Skip to content

14 de Julio

julio 14, 2010

En 1789 no se derrocó a la Monarquía por absoluta, sino por insuficiente. Se abolieron los viejos privilegios para imponer nuevas cortapisas a la libertad. Nació el Estado Nacional, no desde la limitación del poder y la extensión de las libertades individuales, sino sobre la creencia en abstracciones como el Interés o la Voluntad generales. Dice Jouvenel que “la Revolución francesa libera a los campesinos de las corvées feudales, pero les obliga a llevar el fusil y lanza sus columnas móviles a la caza de los rebeldes. Suprime las lettres de cachet, pero levanta guillotinas en las plazas públicas. Denuncia en 1790 el proyecto, que atribuye al rey, de hacer la guerra con la alianza española sólo contra Inglaterra, pero precipita a la nación a una aventura militar contra toda Europa y, por exigencias hasta entonces desconocidas, extrae del país tal cantidad de recursos que puede llevar a cabo el programa de conquistar las fronteras naturales, al que la monarquía había tenido que renunciar” (Sobre el Poder, página 296).

Con la revolución francesa, que hoy se conmemora como fiesta nacional de aquel país, nació el expolio masivo de la riqueza nacional, la leva forzosa del pueblo, las guerras masivas, la intervención de todas las facetas del comercio y la acción humana… comenzó una nueva era donde el poder llegaría a ser total, y en la que los muertos pasarían del campo de batalla perfectamente localizado, a la trinchera perpetua, o la ciudad en llamas bajo las bombas.

Híper racionalismo, positivismo jurídico, constructivismo, socialismo… un lamentable legado que atribuir a esas máximas revolucionarias que hasta el más cuerdo replica complaciente en nuestros días. La Marsellesa suena bien, y la bandera francesa no parece manchada de sangre, tras dos siglos de guerras, invasiones, colonialismo salvaje e incursiones bárbaras. Todo adornado por una cultura espectacular, un ego inabarcable y un acento peculiar. Eso es Francia, el viejo y putrefacto escenario de la arrogancia intelectual. Lo que queda, que es mucho, les sirve para sobrevivir, más que decentemente, a pesar del colapso de su modelo de relaciones entre Estado y Mercado. En crisis desde hace un siglo, heredera de la frustración napoleónica (del I al III), Francia celebra hoy su día nacional como si nada de eso hubiera pasado, como si en el 1918 no fuera ella quien condenara a Europa a vivir, años más tarde, la peor de las guerras. Como si en 1939 no hubiera caído merced de una izquierda irresponsable y detestable, una derecha colaboracionista, un comunismo que no saltó hasta que lo dijo Stalin, y un chovinismo cobarde retrasmitiendo desde el exilio hasta que pudo hacerse de nuevo con el poder y la gloria. Un chiste de País al que sólo le salva su riqueza, que a su vez, representa el estímulo para terminar de convertir su particular cultura del espectáculo en una farsa entre fumadores sesentayochistas y perroflautas antiglobalización.

Viva la Marsellesa!

Saludos y Libertad!

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Holo permalink
    julio 14, 2010 7:51 pm

    Malditos tirafresas!

  2. Fritz permalink
    julio 15, 2010 3:50 am

    Madre mía, no bastaba con que hablaras de todo como si supieras de algo, ahora ya xenofobia intelectualoide. De verdad, no creo que puedas hacer más el imbécil.

    • yosoyhayek permalink*
      julio 15, 2010 7:19 am

      Explícate, porque de lo contrario serás tú quien opine sin demostrar nada de nada. Yo al menos intento argumentar.

  3. alberto.djusto permalink
    julio 15, 2010 11:25 am

    Con Francia te doy la razón. No los soporto, ni a ellos ni a su historia, su política, su ideología… Creo que buena parte de los males socialistas que padecemos son culpa suya. Da grima comparar la pseudo revolución francesa con la americana, y a pesar de ello en los libros de texto se sigue santificando la primera y olvidando la segunda.

    Lo que no entiendo es cómo un país tan fracasado ideológicamente puede seguir siendo un país próspero (o eso parece). Agradecería que un experto en su economía explicara como el socialismo perrofláutico y demás ralea no hayan perjudicado más gravemente su economía.

    • julio 15, 2010 2:30 pm

      Fundamentalmente porque ha basado su riqueza y crecimiento en tres aspectos: la agricultura, la guerra y el imperialismo. Ah, y en el cuento que tienen, claro (eso les vino fenomenal cuanto otros terminaron la II guerra mundial). Y es todo un éxito que creciendo como crece al 1% desde hace 15 años, sigan siendo tan ricos y ostentosos como hace 50.
      Saludos!

  4. Adrián permalink
    julio 15, 2010 12:41 pm

    Un par de cositas.

    Antes de la Revolución Francesa también había ejecuciones en la plaza mayor. Lo único que cambia es que se inventa la guillotina.

    Antes de la Revolución Francesa también se sitiaban y destruían completamente las ciudades. Claro, que no se conocían la pólvora, ni las bombas, ni los misiles nucleares.

    Antes de la Revolución Francesa también se expoliaba al pueblo. El diezmo no lo inventó la revolución.

    Antes de la Revolución Francesa también había reclutamiento obligatorio en el ejército en tiempos de guerra.

    Vaya, me han salido cuatro. A ver si va a ser que no tienes ni puta idea…

  5. atr permalink
    julio 15, 2010 2:26 pm

    La Revolución Americana, mentada por Alberto.djusto, se inspiró en el aparáto ideológico aportado por los intelectuales franceses del siglo XVIII. Me parece que menospreciar a figuras de la talla de Montesquieu o Voltaire (por no hablar de Diderot o de Baylle o de tantos otros que durante un siglo poblaron el fructífero panorama cultural francés) es no hacer honor a la verdad. Fue gente tolerante y abierta, que detestaba la escolástica y que se vio en la necesidad de dotar a una sociedad cambiante de ideas nuevas que pudieran recibir aplicación práctica. La mayoría de ellos eran anglófilos. La mayoría de ellos fueron leídos con fruición por los independentistas americanos…
    Por otro lado, la Revolución se les fue de las manos a los revolucionarios y seguramente muchos de los así llamados ilustrados se hubieran echado las manos a la cabeza si hubieran sido testigos de tan cruentos acontecimientos. No hay cambio sin destrucción, y la sociedad francesa tenía muchos y muy grandes problemas. Se hubieran podido asentar las bases de una nueva era sobre edificios menos racionalistas, es cierto,y quizá la obstinación secular gala les ha convertido en una potencia rancia. Mas el legado francés honra a aquel país y revisar el siglo XVIII francés no sólo es placentero sino necesario.
    Un saludo

    • julio 15, 2010 2:38 pm

      Tienes razón, porque tú misma diferencias entre la revolución y el pensamiento que le sirviera de coartada. El liberalismo de corte racionalista hizo mucho bueno por la liberación del individuo y la modernización de una sociedad anclada en el mercantilismo y el régimen monárquico. Tristemente, de la revolución política no se obtuvo nada bueno, aunque sirviera de acicate y sus consecuencias indirectas no fueran del todo negativas. El mundo ya estaba cambiando antes de que en 1789 estallara el origen del totalitarismo, el Gran Poder, las guerras masivas, la intervención implacable. Ese cambio procedía de los autores que comentas, también de otros, pero sobre todo de la fuerza económica de la libertad, del impulso de tantos individuos que pretendían abrirse paso y alcanzar riqueza. Fue eso lo que forzó los cambios, y no al revés. Un movimiento espontáneo y nunca el diseño inteligente de una sociedad perfecta. La revolución francesa se excuso en ese sueño, como lo han venido haciendo todas las grandes revoluciones.
      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: