Skip to content

Dejarlo morir: los toros y el catalán

julio 30, 2010

Al Toreo, que cada vez es más minoritario, en caso de no ser partidario, habría que dejarlo morir sin más. Las tradiciones no siempre son eternas, como tampoco las instituciones, sean del tipo que sean, sobre todo cuando no se trata de instituciones en abstracto, como el dinero, el lenguaje o el Derecho, sino concretas dentro de éstas, como cierto tipo de dinero, una lengua determinada o sistemas normativos identificables. Curiosamente ha sido en Cataluña donde la prohibición de los toros no sólo es que haya sido extraordinariamente polémica (lo de Canarias no provocó apenas revuelo, al menos en la península), sino que además se ha visto entrelazada con los temas recurrentes propios de la crispación catalana. Lo que parece claro es que el catalanismo no ha obrado en conciencia, por su sincero apego a la integridad y respeto a cierto tipo de animales (entre ellos, el toro), sino que se ha dejado llevar por el resentimiento y el asco que todo lo que suena a español les produce. El toreo en Cataluña, sin subvención, habría muerto en pocos años. Sin embargo, en vez de dejarlo morir, han revivido pasiones en busca de las contradicciones que sirven de alimento al odio enconado que caracteriza el tipo de nacionalismo practicado por los llamados, catalanistas.

Dejarlo morir, como podría también dejarse morir al Catalán, lengua en claro retroceso, que si bien no tendría por qué dejarse de hablar, lejos de lo familiar y poco más, es una lengua minoritaria y condenada a la marginalidad. Luchar por su pervivencia es legítimo, pero hacerlo a través de la imposición que encarna el estatismo, es un crimen contra la libertad individual. En Cataluña se ha practicado el “no me obligue a hablar español, que ya obligo yo a parlar catalán”. Nunca una lengua ha sido tan perseguida, maltratada y estigmatizada como muestra de impureza y traición, como lo es el español en Cataluña. Una cosa es que las administraciones hablen en una determinada lengua, y otra que se utilice la fuerza del Estado (llámese Generalitat) para que fuera de las administraciones, cierta lengua sea también consigna y requisito para obrar dentro de la “legalidad”. Ese es el panorama catalán, intervencionista donde los haya, una forma de fascismo obsesionado por aniquilar o mantener artificialmente con vida, según qué, y de la forma que mejor le parezca.

Con el toreo han cometido un error, porque ya se sabe que de las prohibiciones sólo se recoge mayor afición. Y con el catalán, que no sabemos lo que el destino le depararía en un escenario de libertad, también han desatinado: mantener con vida lo que se sabe gangrenado, puede que provoque una sensación de falsa vitalidad, pero al mismo tiempo contribuye a que la cosa degenere y se descomponga más rápido. El catalán no es difícil de comprender desde el español, y eso le salva. Pero según las últimas encuestas, no llega al 35% del total de catalanes, el número de personas que lo utilizan como lengua habitual. Si realmente se quisiera proteger y conservar esta lengua, debería de hacerse al margen de la imposición y la persecución. Bastaría con aprenderlo, hablarlo, utilizarlo en periodismo, literatura o espectáculos. Esto se está haciendo, y celebro que por esta vía se consiga conservar el catalán vivo en la sociedad. Lamentablemente para quienes hayan optado por la versión libre, aquellos que prefieren la versión no libre, provocan con sus escaramuzas el efecto contrario al que ambos se proponen. Y esa es la mejor lección que podemos concluir tanto del tema de los toros, como del de la persecución lingüística: la imposición o el prohibicionismo nunca conquistan los efectos deseados, si no todo lo contrario.

Saludos y Libertad!

Anuncios
14 comentarios leave one →
  1. atr permalink
    julio 30, 2010 1:40 pm

    Me contaba mi madre, que vivió en la Barcelona de finales de los 50 durante 3 años, que allí se hablaba catalán. Es decir, la lengua catalana, debido al impulso voluntario de sus hablantes, siguió viva, aunque dudo que su extensión fuera tan grande como la actual si no hubiese sido por las medidas impositivas que se han tomado en Cataluña.
    El catalán, después de los Reyes Católicos (y, no nos confundamos, no por acción prohibicionista de los mismos, pues Don Fernando hablaba aragonés) fue perdiendo vigor en beneficio de una lengua más innovadora, el castellano, que se impuso de un modo totalmente natural. Incluso el lenguaje de la poesía, que había sido tradicionalmente el gallego-portugués, dejo de serlo, cediendo el puesto al castellano.
    El catalán quedó reducido al ámbito familiar y en las áreas más remotas, siguió siendo la lengua de expresión.
    Tan maltrecho se hallaba el catalán, tan pobre era la capacidad expresiva del mismo, que a un maravilloso escritor, como lo fue Josep Plá, le costó horrores escribir en él. Sin embargo, lo hizo.
    Ahora bien, la persecución de lo español, del español mismo, a golpe de prohibición tal vez contribuya a crear la ficticia identidad catalana por la que suspiran los políticos nacionalistas, pero no dejará de ser eso: una ficción. Y además, habrá medrado a fuerza de oprimir , que es lo peor que puede suceder.

  2. JJ.Mercado permalink
    julio 30, 2010 4:49 pm

    Yo sería mucho más cauto a la hora de dar por sentado sin más lo que que los toros son cada vez más minoritarios y que sin subvenciones ya estarían acabados… No creo que haya datos, y menos datos evidentísimos, de ninguna de las dos cosas… No obstante, soy partidario de quitar subvenciones, por supuesto -y aunque en este caso concreto parece que los ingresos públicos son desproporcionadamente mayores a los gastos que supone-, y de que si tienen que morir, que mueran, claro, pero no a golpe de ley…
    Ala, a descansar y disfrutar del verano, que ya toca!

  3. atroma permalink
    julio 30, 2010 5:45 pm

    J.J.Mercado.

    En enlace sobre las subvenciones para abrir boca. No hay datos precisos porque no hay un informe económico consecuente, donde surja un debate. No como por ejemplo con el cine, donde si lo hay. Pero el cine es incuestionable, donde también acarrea el herir sensibilidades según qué director.

    Otro punto, y al tema. Dicen las malas lenguas que el empresario que gestiona el coso de Barcelona, el mismo que va a pedir 300 millones de euros por indemnización, que se manifestó en contra de la sentencia sobre el estatut. Acompañado por el apoderado de José tomas en la misma manifestación, son los primeros beneficiarios de esta escenificación sobre la abolición de las corridas en Cataluña. Un terreno precioso, una indemnización suculenta, y amigo de los nacionalistas. Luego estos votan en bloque. Pero nada, casualidades de la vida. Golpes de fortuna.

  4. atroma permalink
    julio 30, 2010 5:46 pm

    el enlace.

    http://www.burladero.com/opinion/enelsitio/012886/subvenciones

    3que despiste.

  5. julio 30, 2010 11:13 pm

    Ciertamente en todo lo descrito el artículo hay algo de verdad. Pero no es toda la verdad.
    Yo he trabajado como periodista en catalán y en castellano. En castellano en España, y en catalán en mi país de origen, Andorra, donde es la única lengua oficial.
    Posturas intransigentes hay en todos lados. Yo no tengo inconveniente alguno en expresarme en castellano si es necesario para mejorar la comunicación, caso como este post. Pero parece ser que hay reticencias tanto de un lado como del otro. En Andorra tenemos un problema con los castellanoparlantes, porque muchos simplemente desprecian el catalán y se niegan a aprenderlo. No olviden que siempre ha sido nuestra lengua oficial, Y en mi propio país he escuchado aseveraciones despreciativas del catalán.
    Con esto no pretendo justificar actitudes xenófobas, al contrario, entiendo que conocer y aceptar otras culturas enriquece. Pero visto el caso de Andorra puedo afirmar sin que me tiemble la mano que muchos piensan que el catalán es inferior, por minoritario, periferico, por la razón que sea. Y aunque ambos países sean democracias, en ambos perviven prejuicios propios de otras épocas.
    Lo cierto es, que a gusto o a disgusto, en Catalunya hay un bilingüismo, y me merecen todos los respetos los esfuerzos para mantener la lengua propia de los catalanes viva.

    Sobre los toros estoy de acuerdo que por encima de tanta polémica instrumentalizada, por nacionalistas de uno y otro lado, lo mejor hubiese sido dejar de subvencionar la actividad y dejar que las cosas cayesen por su propio peso.
    Y aquí es donde debo emplazar inmediatamente una cuña. No se puede comparar los toros con una lengua. No es ni de lejos lo mismo. En lo único que se parecen es que ambas son simbólicas, nada más. Fuera de esto, nos queda un elemento de comunicación y un festejo más o menos bárbaro, que en última instancia es la razón por la cual se debería haber votado en el Parlament.

  6. atroma permalink
    julio 31, 2010 7:14 am

    Gekokujo, dices; en andorra tenemos un problema con los castellanoparlantes, porque muchos se niegan a aprenderlo.

    Yo que suelo viajar mucho, sobretodo fuera de nuestras fronteras, me encuentro con situaciones menos comprometidas a cuando viajo a Reus por motivos de negocio. Y mi negocio está rodeado de catalanes profesionales en su trabajo, y unos intransigentes en cuanto a querer entendernos en la lengua que nos une. Porque yo también soy bilingüe, mi madre es nacida en carlet, valencia. Se desplazo a alicante, y allí acometí la empresa que nos da de comer. Cuando me expreso en ingles con un proveedor nacido en Inglaterra, o en francés con un francés, o marroquí con uno de Marrakech, al final terminamos hablando en ingles. Con lo justo que voy en ingles, me defiendo mejor que hacerlo en francés, en árabe, en catalán o en valenciano. Y no me siento por ello que estoy perdiendo identidad alguna por no utilizar mi lengua para comunicarme. Es más, noto que el esfuerzo por todas las partes es de intención. Es la misma intención que ha traído este falso patriotismo localista.

    Primero, le doy más infinito valor a poder comunicarme, que al cómo hacerlo. Nadie que viaja a Londres despreciaría la lengua inglesa. Si por lo mismo ocurre en andorra, siendo la sensación que describes cierta, entonces deberéis profundizar en el porqué, y no en un simple; por la razón que sea ¿algo de culpa tendréis, o no?

    Segundo, si una lengua, después de ser subvencionada hasta el aborrecer, promovida e inculcada como el eje de un sentimiento de arraigo, tiene las dificultades más que evidentes para subsistir, entonces es que debe desaparecer. Y será una lástima. Pero no pasa res, Cataluña y los catalanes seguirán siendo catalanes viviendo en Cataluña. Mantener el idioma catalán sale por un pico.

    Tercero, las relaciones entre individuos se caracterizan fundamentalmente en conseguir un grado mutuo de satisfacción. Ya sean comerciales, sentimentales, de colaboración, ayuda, o de protección. Dentro de esas categorías, están el parasitismo, la predación, competencia, interés, y dentro de este el mutualismo. Los factores se modifican por causas determinadas, como puede ser el interés. El conjunto de esos individuos hacen la población. Los que viven en el mismo lugar hacen la comunidad. Cada individuo de esa comunidad, es decir la parte primaria, ocupa en lugar físico, y no son estables. El parasitismo junto con la competencia luchan por adueñarse de un determinado recurso, en este caso es la lengua. Por lo que, si la parte primaria no es estable, el parasitismo tampoco lo es. Pero ¿Qué son las lenguas en este proceder de bio-diversidad? Las lenguas son una parte comercial del individuo, por lo que debe estar arraigada al individuo, y no a la comunidad. Cuando los mutualistas, los charnegos, parasitan al ente social que representa al conjunto de individuos, en competencia con otros parásitos, CIU, ERC, PSC…, ocurre la predación. Porque es vago pensar que si el catalán es de los individuos, su parte primaria, nunca se puede adueñar por su parte parasitaria, Cataluña. Y ese es vuestro problema. ¿Cuál es el motivo? Pues con esta sencilla ecuación, a mi entender, sólo se me ocurre una intención, la fuga de cerebros. Mientras os mantengan engañados con el falso arraigo, crearan a individuos dependientes del entorno. Por lo que la subsistencia será más difícil fuera de ese entorno.

    • yosoyhayek permalink*
      julio 31, 2010 10:53 am

      Un comentario muy bueno

    • adicinarit permalink
      octubre 20, 2010 4:30 pm

      ¿Como que algo de culpa tendremos? Aquí lo único que pasa es que España pretende presentarse al mundo con un mercado nacional interior competidor en la forma de estado-nación.
      Esto ya se inició en el s.XVII sin conseguirse.
      Por fin, gracias a la guerra de sucesión(finalizada el 11/09/1714), se consiguió suprimir los fueros o leyes de la Corona de Aragón (y de la de Navarra) con los decretos de Nueva Planta de 1715.
      Allí se prohibió hablar catalán con leyes como éstas que siguen:

      “Que en las escuelas no se permitan libros en lengua catalana, escribir ni hablar en ella dentro de las escuelas y que la doctrina cristiana sea y la aprendan en castellano…”
      José Patiño, “Consulta del Consejo de Castilla sobre el Nuevo Gobierno que se debe establecer en Cataluña”. 1715

      “(…) pero como a cada nación parece que señaló la Naturaleza su idioma particular, tiene en esto mucho que vencer al arte y se necesita de algún tiempo para lograrlo, y más cuando el genio de la Nación como el de los Catalanes es tenaz, altivo y amante de las cosas de su País, y por esto parece conveniente dar sobre el castellano instrucciones y providencias muy templadas y disimuladas, de manera que se consiga el efecto sin que se note el cuidado…”
      De la “Instrucción Secreta” que el fiscal del Consejo de Castilla, don José Rodrigo Villalpando, tramitó a los Corregidores del Principado de Catalunya el 29 de Enero de 1716.

      “Con la sola diferencia que como antes todo lo judicial se actuaba en Lengua Catalana, se escriba en adelante en idioma Castellano o Latín.”
      De la “Instrucción Secreta” que el fiscal del Consejo de Castilla, don José Rodrigo Villalpando, tramitó a los corregidores del Principado de Catalunya el 29 de Enero de 1716 .

      “Nos complacemos mucho en que (conforme al Capítulo Provincial) todos nuestros religiosos entre sí hablen en castellano y a todos mandamos hablen entre sí y con los demás, o en latín o en castellano, so pena de pan y agua por cada vez que tuviesen con los nuestros conversación tirada en catalán”.
      Artículo 10 del Decreto de Visita del Provincial de los Escolapios, pare Jorge Caputi de Mataró. 1755

      • adicinarit permalink
        octubre 20, 2010 4:53 pm

        Más dinero se ha gatado el estado español en inculcar por la fuerza de las armas y de la violencia la lengua castellana (alias española desde su bautizo como española en 1713) sin conseguirlo.

        El catalán no se puede considerar una lengua minoritaria:
        • Por su estatuto jurídico. Es oficial en un Estado soberano (Andorra) y, junto con
        el castellano, en tres comunidades autónomas españolas, lo que comporta una presencia significativa en la Administración pública y su enseñanza obligatoria en el sistema educativo.
        • Por su demografía. El número de personas que hablan catalán es superior al de las
        que hablan finés o danés, y equiparable al de las que hablan sueco o checo en Europa.
        • Por su situación sociolingüística. No ha sido abandonado por sus hablantes a pesar de las prohibiciones españolas y se transmite de manera intergeneracional
        con normalidad.
        • Por su equipamiento lingüístico. Es un idioma plenamente codificado, normativizado
        y estandarizado, con un total consenso académico y ciudadano, tiene una autoridad
        lingüística reconocida y su historia de la lengua prueba que es una de las grandes lenguas latinas.
        El catalán es la novena lengua de Unión Europea con más parlantes que:
        LENGUA/HABLANTES
        Catalán 13.716.059
        Griego 11.950.424
        Portugués 10.599.095
        Checo 10.287.189
        Húngaro 10.066.158
        Sueco 9.404.028
        Búlgaro 7.679.290
        Gaélico irlandés 6.056.234
        Danés 5.447.084
        Eslovaco 5.393.637
        Finés 5.276.955
        Lituano 3.384.879
        Letón 2.281.305
        Esloveno 2.010.377
        Estonio 1.342.409
        Maltés 407.810

    • adicinarit permalink
      octubre 20, 2010 5:05 pm

      Todas las lenguas del mundo merecen ser respetadas (por increíble que les parezca a los imperialistas españoles) independientemente del número de parlantes que tengan.

      Aquéllas personas que aman la cultura aman a todas las culturas del mundo (Como Cervantes que salvó de las llamas del fuego “Tirant lo Blanch de Joanot Martorell” escrita en catalán en “El Quijote”).

      Aquéllas personas que aman a una cultura sí (como tú que amas la castellana “alias española”) y otras culturas no (como la catalana de la que deseas su extinción) no amáis la cultura,… amáis la política (la dominación cultural).

  7. agosto 1, 2010 6:38 pm

    Soy catalán y hablo en castellano generalmente. No veo imposición alguna del catalán, quizá usted sienta esa sensación pero yo no, por lo que no generalice. Parece como si le apuntaran con una pistola y eso que sepa sólo ocurrió en caso inverso.

    Menciona la lengua española. Craso error: lengua castellana. El catalán es tan lengua española como el castellano. Quizá la intolerancia empieza cuando se niega la realidad de “algo” como hace usted al decir que el catalán no es lengua española.

    Sobre encuestas, mejor añada una fuente a esas encuestas. Podría hacer lo mismo y decir que en Cataluña el 80% no habla castellano… según encuestas.

    Saludos.

    • adicinarit permalink
      octubre 20, 2010 5:10 pm

      En realidad la lengua catalana es la lengua de Catalunya pero si quieres decir que es una lengua española porque se habla en el estado español deberíamos decir que la lengua catalana es una lengua española, francesa, italiana (puesto que lo hablan en la ciudad sarda del Alguer) y una lengua andorrana donde allí es la oficial del estado.
      Es decir que, siguendo éste razonamiento, la lengua catalana es más andorrana que española.

  8. adicinarit permalink
    octubre 20, 2010 5:17 pm

    El hecho que algunos españoles (los imperialistas, que no lo son todos ni mucho menos) no quieren hablar catalán ni en Andorra, donde es la lengua oficial del estado se debe, obviamente a su lucha contra la realidad social y científica.
    Es decir, la existencia real de la lengua catalana porque eso supone una negación no solo de haber conseguido someternos sino de la propia existencia de la nación española.
    Puesto que es evidente la existencia de la nación castellana, catalana, vasca, gallega, occitana, etc. dentro del estado español pero no es cierta la existencia de la nación española a pesar de lo que diga la constitución heredada del régimen fascista de Franco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: