Skip to content

Haciendo cuentas en Irak

septiembre 1, 2010

No hay otro igual a Zapatero. Hasta Obama, su principal aprendiz de brujo, ha sabido ser aparentemente responsable respecto a Irak. Nuestro presidente se fue antes de lo asegurado, quizá bajo el terror psicológico que le produjo la amenaza de un nuevo 11-m, ya bajo su mandato. Su debilidad supuso el ridículo internacional de España. De Irak nos marchamos a Afganistán, esa guerra justa, calificada como misión humanitaria orientada a la liberación de la mujer, la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, el amor infinito del progresismo internacional… Esa fue la compensación de Zapatero, mientras que Obama, atado de pies y manos en esta cuestión, lo único que puede tratar de vender es que “la guerra”, ahora sí, ha concluido. Pero claro, dejar 50.000 soldados americanos en labores de mera tutoría y asesoramiento, suena raro. El ejército español, todo él, cuenta con unos 70.000 efectivos, que no son pocos, pero teniendo en cuenta que la población iraquí representa poco más de la mitad de la española, las cuentas no salen, si a los miles de soldados del amor yanqui sumamos otros tantos autóctonos uniformados y armados, en forma de milicia, policía o lo que sea.

Irak continua en la misma situación de control, tutela y apoyo por parte de los EE.UU que reinaba hasta hace unas semanas. Propaganda demócrata y poco más. Los americanos tienen destacados en la zona más maquinaria bélica y efectivos que todos los ejércitos de la Europa occidental sumados en casita o en labores humanitarias por otros lares. El ¿y ahora qué?, carece de sentido práctico, si bien lo cierto es que las consecuencias colaterales del teatro obamita son cuanto menos inquietantes. Zapatero contribuyó a debilitar la posición occidental en Irak, y con ello se dio alas al terrorismo. Zapatero animó a todos los países que tuvieran tropas en la zona a abandonarla de inmediato, y con ello contribuyó a inflamar la delicada situación de la zona. Ahora le ha tocado a Obama, y de sus decisiones, poses y propaganda, llegarán más ataúdes a los EE.UU y explotarán muchos más mártires en mercados y plazas públicas de Bagdad. Ese es el favor que estos dos líderes están haciéndole al pueblo de Irak. Curiosa forma de apuntarse un tanto en la lucha contra el terror.

Saludos y Libertad!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. septiembre 2, 2010 12:38 am

    Yo creo que los dos son igualmente irresponsables y narcisistas.

  2. Juano permalink
    septiembre 2, 2010 2:39 am

    Nunca debió iniciarse la guerra en Irak. La retirada española fue correcta en fondo, errónea en formas.

    Tanto la actuación en Irak como en Afganistán han causado más muertes que las que se pretendía supuestamente evitar. El gasto económico es una sangría sin precedentes con ninguna rentabilidad, de ningún tipo. Ni en lo económico, ni en lo social, ni en seguridad.
    Se entró sin un plan definido, por lo que no puede haber éxito al no haber nada que lograr. Se ha incentivado la radicalización islamista haciendo realidad los augurios extremistas. Se ha destrozado todo orden social sin lograr implantar ninguna alternativa viable. Se le ha dado (en Irak) el poder a los chiís, que es lo que más le conviene a Iran (y menos a nosotros). De haber elecciones el candidato mejor colocado es un nacionalista radical…

    Además la última acción de Obama es una pantomima. Las fuerzas que quedan destacadas y las infraestructuras burocráticas son enormes. Gran parte de las tropas se derivan a otros escenarios aledaños (Afganistán, Pakistán, puede que desgraciadamente Irán…). El vacío que dejan las tropas lo ocuparan mercenarios que salen más caros y sobre los que habrá menos control.

    Por si todo esto fuera poco, al estar comprometido el gendarme mundial hasta las cejas en esa locura, los candidatos y los trepas van ganando terreno y actúan sabiendo que no habrá reacción posible.

    La opción de conquista y colonización es inviable. Por lo tanto sólo queda salir de ahí. Y cuanto antes mejor para todos. Es lo que acabará pasando a la fuerza.
    Mejor que sea antes de que nos arruinemos y, entre otras cosas, aún queden fondos para apoyar a la facción que más nos interese en la guerra civil que se desencadenará en la lucha por el poder.

    En la situación actual nada puede ir mejor, sólo puede empeorar todo. No sólo está el riesgo de ampliar el escenario de operaciones a Irán como muchos piden (Israel vehementemente), sino que, entre otras complicaciones, si el Kurdistán se levanta en armas (cosa bastante probable según Irak degenere) Turquía puede entrar a enmierdar todo mucho más…

    No se está luchando contra el terrorismo. Se está potenciando haciendo el gilipollas y arruinándonos de paso.

    Cuando se proclama que interviniendo se está frenando el avance terrorista es lo mismo que cuando se proclama que con el plan de estímulo de Obama se ha evitado la destrucción de empleo. Es un sinsentido, no hay fundamentos para tales afirmaciones. Con plan de estímulo EEUU tiene más parados que los previstos sin plan. Con la guerra hay más muertos y terroristas que los que había y se estimaban antes de inventarnos las “guerras preventivas”. Menudo invento. Menuda pifia. Menudo crimen.

  3. Ashigaru permalink
    septiembre 2, 2010 5:52 am

    Estoy totalmente de acuerdo con Juano. Vivimos en un mundo dónde la lógica del dinero y del poder prevalece sobre todo lo demás, como ya era en tiempos de Maquiavelo.

    A las razones del fiasco en Oriente Medio añadiría que en realidad sólo se podría haber conseguido resultados positivos con una férrea ocupación militar, en la que pocos países estaban dispuestos a comprometerse, entre ellos España, por el coste económico y de muertos.

    Pero hay otras no menos importantes. En Irak no había armas de destrucción masiva. Lo que ha convertido a las potencias occidentales en meros saqueadores de petróleo a ojos de las naciones musulmanas, independientemente de lo sanguinario que fuese el régimen de Saddam. Lo que ha dado alas a Al-Qaeda en el mundo musulmán. Efectivamente, esta falta clara de superioridad moral ha sido clave en el desastre. Estados Unidos ha perdido en pocos años los réditos políticos de dos siglos de lucha por la libertad. Aunque sabemos que esto no es del todo cierto, como la propia España pudo comprobar con dolor en la guerra de Cuba (1898).

    Tampoco en Afghanistan la cosa va muy bien. Allí se estrellaron los ingleses, los rusos y ahora los yanquis y el resto de aliados. Volvemos a la relativa importancia que tiene la lucha para occidente y el precio que se está dispuesto a pagar. Y no hablo solamente de pecunia, también de vidas humanas. En realidad, me temo que el desgaste de Irak ha perjudicado enormemente la lucha en Afghamistán, que debería haber sido el objetivo desde el principio. En dónde esa superioridad moral se podía asentar ante la barbarie de los talibanes, su apoyo a Al-Qaeda, el trato a las mujeres, el cultivo masivo de opiáceos… y como no, la voladura de aquellos estupendos budas milenarios, esculpidos en la montaña al grito de “Allah Akbar!”.

    La torpeza estratégica de la era Bush simplemente ha dejado un embrollo de difícil solución a la administración Obama. Lo cierto es que la carrera por la últimas reservas de petróleo solamente acaba de comenzar. Veremos lo que sucede en el Ártico, allí EEUU, Rusia y Noruega ya se miran sobre el hielo. Y curiosamente, mientras la venta de aviación comercial desciende, naciones como Argelia, Venezuela o Irán consiguen aumentar las de aviación militar… Por qué será?

    No me malinterpren, no estoy a favor de un régimen tan antitético a los principios de nuestras democracias como el de Irán. Solamente afirmo que hay que dar una buena razón por la que luchar, con verdades y con sentimientos, si no, un fanático dispuesto a morir accionando su cinturón de explosivos nos ganará la mano, y más si lo hace en su tierra matando extranjeros.

  4. JHermo permalink
    septiembre 7, 2010 1:21 pm

    Por supuesto, Zapatero es culpable…
    Culpable de no saber arreglar los sinsentidos a los que nos arrastró la derecha irresponsable. No se porqué, no puedo dejar de recordar esas palabras del pequeño Aznar “¿Quien me dice a mi las copas de vino que puedo beber?” Un claro ejemplo de responsabilidad y sobriedad.
    Culpable de una crisis económica global que se fue gestando durante los últimos 15 años y que, como bomba de relojería, le tocó a el que le explotara en la cara.
    En fin, lo que hay que oir…

    p.d. Aclararé desde ya que no soy votante del PSOE. Pero es que tampoco soy tonto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: