Skip to content

No crearás inteligencia artificial

septiembre 2, 2010

Inteligencia consciente, se supone. Es una de las muchas lecciones de Battlestar Galactica 2003, extraordinaria serie épica con la que he disfrutado durante semanas. Cuatro temporadas con un desenlace de nada menos que 3 capítulos: el preludio, la batalla y un final de esos que acongojan, sorprendente y quizá algo tendencioso.

Deus ex Cylon: los Cinco Últimos aparecen para cerrar una historia que se creía destinada a explicarlo casi todo, y tristemente nos dejó nuevos flecos, contradicciones y un personaje trascendente con el que hacer cábalas hasta el infinito. Aun así, se trata de una de las mejores series de ciencia ficción que he visto, la colocaría entre las grandes, y por esa razón la recomiendo con entusiasmo.

Por si alguien no sabe de qué va la cosa, se la presento y resumo sin desvelar nada importante: El hombre crea a los cylon, los cylon se rebelan, sorprendentemente firman un armisticio, y 40 años después, infiltrados y por sorpresa, lanzan un ataque masivo y apocalíptico contra los mundos; una vetusta nave de combate encabeza la flota de supervivientes; el comandante Adama, la Presidenta de las Colonias, Laura Roslin, Apolo, Sturbuck, N.º 6, 8, 1, 2, 4, 3 y 5, Tight, Gaeta, Gaius Baltar, Tom Zarek… política, religión, golpes de Estado, insubordinaciones, angustia, esperanza. En definitiva, lo humano, lo divino y lo cylon, marcan el ritmo de una trama que pretende abarcarlo todo, desnudarnos en nuestras miserias y virtudes, denunciando quizá dos de los más peligrosos factores autodestructivos que aguardan a la humanidad en el infierno: el fundamentalismo religioso y la obsesión humana por crear consciencia artificial en cuerpos que se nos asemejen, bípedos, con cabeza, brazos e incluso rostros amables y simpáticos. No sólo se procura facilitarnos la vida, porque eso ya se hace con máquinas, que son cosas a nuestro servicio que hacen más productivo nuestro trabajo. Se trata de crear esclavos humanoides y creerse Dios concediéndoles la luz de la consciencia. Battlestar Galactica puede parecernos la típica proclama simplona contra la tecnología, pero en realidad intenta ser una advertencia clara de que todas las ventajas de la tecnología pueden perderse indistintamente por culpa de nuestra arrogante disposición a cruzar peligrosos límites. Aunque, quién sabe…

Saludos y Libertad!

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Liberand permalink
    septiembre 2, 2010 9:02 pm

    Y tienen un plan… Sí, yo también recomiendo la serie, disfrute bastante las dos últimas temporadas y el final más que emocionante. Los cabos sueltos, incógnitas o ciertas resoluciones algo forzadas son la constante de las series actuales de este tipo, vease Lost, a pesar de lo cual ambas series están bastante bien resueltas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: