Skip to content

El estado científico

octubre 3, 2010

Esta semana salieron a la luz los experimentos llevados a cabos por científicos estadounidenses en Guatemala que infectaron intencionadamente y sin su consentimiento a presos y enfermos mentales con sífilis y gonorrea entre los años 1946 y 1948. Estas investigaciones no fueron dirigidas por malvadas empresas privadas por la falta de regulación estatal, sino promovidas directamente por el propio Servicio de Salud Pública de los EEUU. El mismo Presidente Obama en persona ya ha pedido disculpas a su homólogo guatemalteco por este crimen cometido en nombre de la medicina.

El caso de Guatemala no es el único, muchos antes que este han sido descubiertos y otros tantos que aún quedan encerrados en oscuros archivadores que poco tendrían que envidiar a los experimentos del Dr. Mengele. Todos ellos, seguramente, contribuyeron al avance de la medicina pero desbordando la básica barrera bioética que es el consentimiento del sujeto del experimento.

¿Pero hasta qué punto este consentimiento es suficiente para las investigaciones en humanos? No es lo mismo probar ciertos medicamentos que puedan causar efectos secundarios leves y transitorios a probar vacunas que necesariamente requieran la inoculación de algún microorganismo infeccioso. Traigo al caso el descubrimiento de lo que podría ser la futura vacuna del VIH que fue revelado el año pasado. Esta investigación, llevada a cabo en dos regiones del sudeste de Tailandia, financiada por el Gobierno estadounidense, fue calificada como una gran noticia por la comunidad científica internacional, y razón no les falta, a pesar de que individuos previamente sanos vayan a tener que convivir con el VIH durante el resto de sus vidas, a cambio, sólo sabemos que recibirán todo el tratamiento y terapia necesaria de forma gratuita. En principio, nada puede reprochárseles a los encargados de esta investigación, han sido transparentes y los sujetos cobayas parece que eran conscientes de las repercusiones de la investigación y dieron su consentimiento a cambio de algo; ni siquiera el virus se les inoculó directamente, sino que fueron ellos mismos quienes lo contrajeron incurriendo en prácticas de riesgo.

Casos como el de Tailandia y Guatemala, similares en sus consecuencias pero opuestos en su forma de llevarse a cabo. Esperemos que casos como el del país centroamericano no vuelvan a ocurrir, pero no olvidemos que fue llevado a cabo por un organismo público con todo lo que ello implica, empezando que dispone de todo el dinero de los ciudadanos para hacer frente a las repercusiones de sus actos.

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. octubre 3, 2010 8:38 pm

    Es curioso dónde ponemos los límites, porque hay quien piensa que otros fines son muy superiores al respeto de la integridad, la vida, la dignidad o la libertad humanas. No sólo los nazis y Mengele lo tenían tan claro, porque las bioideologías que hoy nos gobiernan priman la consecución de concretos avances científicos, anteponiéndolos al respeto a la vida, por ejemplo. Es muy fácil producir vacunas y tratamientos efectivos cuando nos saltamos todo eso. Basta con mirar para otro lado, despojar a un pueblo de su dignidad o defender la no humanidad de un embrión. Es fácil y muy rentamble, tanto que ese principio manejado por los totalitarismos violentos, ha sido adaptado y trasladado al totalitarismo dulce en el que vivimos.
    Saludos!

    • Pablo el herrero permalink
      octubre 4, 2010 1:12 pm

      Que razón tienes yosoyhayek. Las ideologías colectivistas, es decir aquellas que tratan a las personas en función de cómo definen a su colectivo de pertenencia, se caracterizan sobre todo por su obediencia ciega al estado. Estado al cual le otorgan todos los poderes sobre las personas. Y ello al margen de si la ideología en el poder es de izquierdas o de derechas.

      Por ejemplo en el caso del feminismo, al respecto de cómo éste define a los hombres y a las mujeres, sin lugar a dudas nos encontramos ante una de estas ideologías colectivistas. Conviene no olvidarlo, pues más pronto que tarde acaban actuando (por el bien de las mujeres, dicen) pero sin el consentimiento de las mujeres (y yo añado,y del resto de la sociedad en general).

      Así por ejemplo, los hombres sabemos muy bien como las feministas desde su perspectiva bioideológica tratan el tema de los hijos (de los no-nacidos y, de los nacidos en el caso de los matrimonios separados). Por supuesto todo lo hacen por el bien de los hijos, pero sin la voz de los hijos y negando los derechos a los padres que ellas se autootorgan de manera exclusiva sobre los hijos de ambos.

      Ya sabes como funciona el extendido concepto de igualdad feminista de una tal Aidolf… presente en todos los partidos de derechas e izquierdas.

      Un saludo,

      Pablo el herrero

  2. Anna permalink
    octubre 4, 2010 5:25 pm

    O el conocido caso de eugenesia (matar o esterilizar a los individuos “defectuosos”) en paises europeos “democráticos”:
    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9965

  3. Ashigaru permalink
    octubre 5, 2010 7:28 pm

    Pues yo voy a poner una pica en Flandes.

    La eugenesia, que tan de moda estuvo en la Alemania nazi, en las naciones escandinavas o en la Norteamérica de los años 30 va a ser sin embargo una buena alternativa para la contención de la creciente población mundial. Alármense si quieren, pero los hechos son los hechos. El crecimiento demográfico descontrolado, especialmente en el tercer mundo, más pronto que tarde nos pondrá contra las cuerdas, y las habituales pateras van a dejar paso a migraciones mucho más masivas. Especialmente considerando que acabamos de empezar a intuir lo que va a significar el trajinado cambio climático.

    Los espartanos ya la practicaban, sacrificando a los recién nacidos no sanos. Pero no estoy hablando de esto, que sin duda ya no es necesario ni aceptable. El control de natalidad es una necesidad imperiosa, puesto que nuestro crecimiento demográfico ya apunta a un horizonte cercano de problemas. Obviamente alguien argumentará que en occidente van a ser necesarios reemplazos para las generaciones que se jubilan… pero eso es tan sólo una fracción del tema global. El problema está en quién, dónde, cuando y cómo se limita ese crecimiento.

    Las experiencias pasadas nos muestran un uso poco justificable de políticas eugenistas. Así que el dilema está servido.

    Por otra parte, y respecto a los que ponen trabas al progreso científico quisiera rememorar a Tales, Aristarco, Demócrito, Sócrates, Servet, Copérnico, Galileo, Bacon, Newton, Mill, Darwin, Einstein y otros tantos que en su día pusieron en duda lo que todo el mundo daba por sentado. Algunos de ellos pagaron con su vida el atrevimiento.

    Pienso, que ahora que sabemos que el mundo es finito, y que cada vez necesitamos más y más espacio vital, resulta mucho más justificable tratar de moldear a la humanidad según las circunstancias que no amoldar el planeta a nuestros deseos. El dominio de facto darwiniano sobre el planeta no significa necesariamente carta blanca para hacer de él un estercolero superpoblado.

    Entiendo que mi opinión roza lo tolerable para una sensibilidad al uso. Pero los hechos son estos, y es mi deseo que sufra el menor número de personas y que la humanidad al menos supere este bache hasta que sea capaz de saltar a las estrellas… y cito a Carl Sagan.

    Un saludo cordial

    • octubre 5, 2010 7:55 pm

      Hablas en unos términos que asustan, como la utilización de la idea de “espacio vital” o la referencia a las prácticas eugenésicas de los nazis. Te equivocas cuando crees que “el mundo es finito”, porque si bien lo es en apariencia, las apariencias no son nada, y es del conocimiento de lo que vivimos, y no tanto de la cuantificación que hagamos de ciertos recursos naturales. En Atapuerca vivían pocos y de forma precaria, ahora en toda la provincia de Burgos, por ejemplo, viven “muchos” y con acceso a bienes y servicios que los hombres prehistóricos no habrían podido ni soñar. La explosión demográfica tiene efectos perniciosos para todos cuando al mismo tiempo se contiene la explosión del conocimiento que debe acompañarla, porque el hecho de que sea en el tercer mundo donde más crezca la población no quiere decir más que algo interrumpe el proceso social, algo lo perturba, generando defectos institucionales capaces de comprometer la calidad de vida de un pueblo y aun así, éste siga creciendo en número sin límite. Analiza esta circunstancia y olvídate de la selección eugenésica o las teorías malthusianas.
      Decía Hayek que podemos ser pocos y pobres, o muchos y ricos. Hacía referencia a nuestra innata capacidad de generar conocimiento, de descubrir oportunidades de ganancia, de coordinar las acciones particulares logrando así un resultado que nos beneficia a todos sin que nadie pudiera haberlo predecido o planificado con anterioridad. El Big Bang social, como lo llama Huerta de Soto, es expansivo e ilimitado. Desconozco si acabaremos viviendo en ciudades verticales, en asentamientos lunares, bases espaciales o mundos submarinos, o sí efectivamente nuestra población tenderá a estancarse de forma espontánea y sin comprometer nuestro bienestar, pero te aseguro que ni tú ni nadie está en disposición de preveer las circunstancias que provocarán uno u otro resultado. Es más, el mero hecho de que plantees la eugenesia indiscriminada como una opción me parece despreciable. Háztelo mirar!

      • anveger permalink
        febrero 9, 2011 1:06 am

        Dios santo, qué razón llevas, precisamente yo tng un artículo “No son necesarios los recursos, sino el conocimiento”. No sabia que Huerta de Soto lo llamaba así, o que Hayek lo defendía.

        Es claro, que el conocimiento multiplica exponencialmente los recursos, véase la fusión nuclear.

  4. Ashigaru permalink
    octubre 5, 2010 9:04 pm

    Yo me remito a las cifras que muestran un crecimiento demográfico en forma de curva exponencial. Dicho de otro modo, en tiempos pasados el hambre era habitual dados los rudimentos técnicos. Pero el número de hambrientos desde luego era mucho menor que hoy día. Curiosamente, los mismos avances científicos que han permitido que hoy casi siete mil millones de seres humanos habiten la Tierra, han alargado la longevidad de la especie… esos beneficios que provienen básicamente de la medicina desarrollada los dos últimos siglos tienen un reverso. Al no haber freno natural al crecimiento vegetativo estamos sumergidos en una explosión demográfica, como las de las langostas en África o los Lemmings en Europa. Para una mente financiera entenderá que se trata de una burbuja demográfica, cuyos cimientos son inciertos. Ya que avances científicos suman, pero el ecosistema que la alimenta retrocede.

    Yo trato de no prejuzgar en este caso, entiendo que un mejor reparto de las riquezas permitiría vivir en condiciones dignas a muchas personas que hoy día mueren desamparadas. Curiosamente quisiera preguntar a los defensores de la propiedad privada si ambas cosas no son ahora mismo incompatibles. En todo caso, mejorar las condiciones de vida no garantiza nada más que futuros problemas de no poner un límite tanto a la propiedad privada como al número de habitantes que deben poblar la Tierra. En todo caso, si no somos nosotros quienes toman dichas decisiones, serán la guerra, el hambre y la discordia por flagrantes desigualdades las que nos pondrán en cintura, y esto sí es una ley natural que no se podrá esquivar.

    La tecnología ha mejorado y mucho, pero para sustentar a una población es necesario un ecosistema que la respalde. Nosotros lo estamos esquilmando y las consecuencias se empiezan a notar. Por ejemplo, en los niveles de metales tóxicos en el metabolismo de los habitantes de las zonas polares. Evidentemente se habla de una reconversión energética, de mejoras en la agricultura, etc… Pero de facto el crecimiento demográfico es muy desigual, con bolsas de pobreza nunca vistas antes. El consumo energético lejos de reducirse, se dispara, y hoy dia se contamina más que nunca, se pesca más que nunca, y se tala más que nunca… Una nación tan inofensiva desde el punto de vista industrial como Indonesia fue responsable, el año pasado, de gran parte de las emisiones de CO2 por la tala de sus bosques, a causa de qué, de la necesidad de tierras cultivables.

    Entiendo que el ser humano sólo reacciona cuando ve los problemas en la puerta de su casa. Y el asunto de la superpoblación es uno de los más graves a los que ya mismo se debería estar dando respuesta. Y visto lo visto, creo que se hace poco y mal, por tanto no va a haber de momento ningún programa global para reorientar las cosas. Como expusieron en otros términos Popper y también Hayek, serán las acuciantes circunstancias las que nos harán buscar soluciones no menos acuciantes. Y es por esto que temo que seguramente van a ser más dolorosas que un plan eugenista.

    Efectivamente, hay una diferencia en el espacio vital, término que empleo si ningún sesgo político, más en lo que atañe al impacto ecológico. Un habitante de Atapuerca tenía unas necesidades materiales ínfimas comparadas con cualquier occidental medio. En ese sentido el incremento del impacto no sólo ha sido cuantitativo, también cualitativo. Sabemos a ciencia cierta, que JAMÁS los chinos podrán vivir como un norteamericano medio, es del todo inviable a causa de estas necesidades y de las limitaciones físicas y técnicas a fecha de hoy. Lo que no es obstáculo para que ellos lo intenten, cosa totalmente lícita según las reglas actuales.

    Lo temible sería que si los problemas se agravan, que se agravarán, algún descerebrado vuelva a emplear este término para justificar una agresión. Bush no la empleó, faltaba más, pero a todos nos quedó claro que de alguna manera ese “espacio vital” era el control de las áreas con reservas petrolíferas. Lo siento señores, pero temo que los hechos van a sobreponerse a los discursos y nos espera un siglo XXI muy movidito.

    Saludos!

    • octubre 5, 2010 9:23 pm

      No has entendido nada, y ese “jamás” en mayúsculas lo resume todo. No te voy a pedir que te esfuerces, pero en serio que deberías porque si para recitar sofismas tan cascados y antiguos necesitas tanto espacio, es porque no ves más allá ni planteas las cosas desde una perspectivas científica. Todo es mucho más sencillo, y sí bien es cierto que existen problemas, no los atribuyas a la inevitabilidad de la teoría de escasez irremisible, sino a taras institucionales y políticas públicas que impiden que la creatividad humana encuentre y pruebe soluciones.
      Saludos!

  5. Marta permalink
    octubre 7, 2010 9:21 am

    Respecto al tema de los experimentos científicos en humanos se lleva a cabo a diario. Al final, todos los ensayos de laboratorio tienen que pasar por una fase clínica y necesitan seres humanos para tal fin. Últimamente se prestan como voluntarios personas que tienen una enfermedad, a veces incurable y que se dejarían hacer cualquier cosa que les ofreciera un resquicio de esperanza. Pero también hay gente sana, joven y que simplemente quiere ganar dinero (normalmente hay una remuneración económica). Hace un par de años en Francia 7 chicos murieron o quedaron seriamente dañados después de probar una nueva vacuna en humanos. Sí que es cierto que antes estos ensayos se hacían sobre países más débiles y sobre población más desprotegida. Me gustaría pensar que ahora no se hace lo mismo, pero las grandes farmaceúticas no son precisamente hermanitas de la caridad.
    Y el crecimiento demográfico sí podría llegar a ser un problema, pero no precisamente por los países en vías de desarrollo que son los que se expanden más demográficamente. Me gustaría saber cuantos recursos utiliza una familia media española y compararlos con los que gestiona una familia media de la India. Es decir, ¿cuanto gastan más en proporción los países ricos? Lo que le asusta a la gente, no nos engañemos es que los que ahora son pobres queiran vivir tan bien como nosotros y entonces sí que no habrá para todos.

    • octubre 7, 2010 9:42 pm

      Sólo una economía libre, dinámica, sin ataduras y regulaciones arbitrarias, especulativa y con precios de mercado reales, puede aminorar la incertidumbre sobre ese futuro que tú pintas tan negro, Marta. Hacer la cuenta de la vieja, multiplicar y echar mano de las estadísticas no sirve para prever el comportamiento que tendrá el proceso social en un futuro próximo, cuando afortunamente más y más seres humanos tengan acceso a los bienes y servicios, y el bienestar que esto comporta, que ahora disfrutamos en occidente. Ojalá así sea, y ojalá sigamos descubriendo oportunidades de ganancia, incluido el uso más eficiente de los recursos, porque he de recordar que es eso lo que ha venido sucediendo desde que el hombre es hombre. Vaya, que si la alimentación de 6.000 millones de personas dependiera de las artes de caza o de recolección habituales en la prehistoria, obviamente habríamos destruido el planeta hace varios siglos. Es decir, que seamos más y vivamos mejor no quiere decir otra cosa que el conocimiento relevante del que nos servimos para lograrlo es exponencialmente superior al que había, por ejemplo, hace 1000 años en Europa. Un aladea de 400 almas consumía muchos más recursos, y con peores resultados, que los que hoy consumimos para tener la misma calidad de vida de entonces, que era ínfima. Hoy consumimos más, es obvio, pero para vivir mejor. Y gracias a que somos seres que especulamos, logramos aminorar la incertidumbre sobre el futuro tratando de generar nuevo conocimiento sobre lo que sucederá pasados unos días, algunos meses, años o décadas enteras. Un mercado libre tiende a ser sostenible, no sucediendo lo mismo con un sistema intervenido, que tiende no sólo a desangrar los recursos disponibles, sino a lo que es peor, impedir que se genere nuevo conocimiento con el que poder ser mucho más eficientes en términos dinámicos. Quizá en juicios como el tuyo falle eso: es demasiado estático. En lo social, sin una análisis dinámico eficiente se pierden perspectiva y buenas conclusiones.
      Saludos!

Trackbacks

  1. El estado científico | Noticias de política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: