Skip to content

Madre Andalucía

noviembre 3, 2010

No, Dragó no es el padre. La famosa niña rumana, y sin rostro, que dicen ha parido con apenas 10 años de vida, corre el riesgo de convertirse, por partida doble (con hijo incluido) en un nuevo miembro de la Gran familia de la Gran madre Andalucía. Servicios sociales de la Junta y la fiscalía de menores preparan su irrupción ante el pasmo que ha provocado la noticia. Los medios han dado con un filón, y no es raro que por ahora no concedan la importancia debida a las informaciones sobre la auténtica edad de la infantil madre. No sería raro que la niña en cuestión contara con más de 13 años, incluso 16 dicen algunos. Pero vende más convertirla en un pequeño monstruito capaz de tener un embarazo sin problemas y un parto natural que muchas treintañeras o cuarentañeras nacionales pagarían por disfrutar.

Resulta que la niña es un prodigio de la naturaleza, y como todo lo espontáneo molesta, qué mejor que dejar meter sus hocicos al Estado (en este caso la Junta de Andalucía). Porque en esa autonomía son miles los niños que viven al cobijo de su administración, arrancados de sus familias con la excusa de darles una vida mejor. Padre de acogida y centros de menores representan la maquinaria al servicio de la Junta para garantizarles a “sus hijos” una infancia digna y un futuro mejor que el que tendrían con sus padres. Digamos que dentro del ámbito de experimentación social mediante el que se pretende una sociedad “más justa”, son dos las vías de actuación: primero, alojar familias y subvencionarlas en barriadas marginales que viven de la paguita, el mercado negro e incluso la delincuencia de diversa consideración; segundo, expropiar los derechos de patria potestad y hacerse directamente con el destino de los menores.

En Antena 3 han recurrido a una psicóloga jovenzuela para que diga una vulgaridad sin paliativos: “la niña madre va a perder su infancia”. Probablemente en su familia rumana estén destrozados ante la noticia, quizá tenían intención de que la niña tuviera una típica adolescencia española, de esas que se prolongan hasta los 32 años y que no es sino una infancia aletargada y extensiva en la que todas las formas espontáneas de maduración y crecimiento mental, se topan con los efectos de esta sociedad en que vivimos. Van a salvar a la niña, la niña tiene derecho a una segunda oportunidad, librada de su carga maternal, apartada de esa familia tan arcaica que le ha tocado. La Junta de Andalucía se hará cargo de ella y de su hijo, puede incluso que busque sancionar a sus padres, y con un expediente bien instruido, con cientos de folios repletos de… nada, la jovencísima madre acabará algún día trabajando para la administración autonómica, cumpliendo el sueño de todo andaluz de pro, y dando gracias a su nueva e impersonal madre por haber dispuesto de ella, haberla introducido en nuevo hábitat y proporcionado seguridad y alimento. Esperemos que no suceda como con los linces, y tanto cariño no acabe matando a las criaturitas.

Saludos y Libertad!

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. Don Bernardino permalink
    noviembre 4, 2010 12:47 am

    ¿Te has quedado a gusto con la gilipollez supina que has escrito? ¿Este suceso no suscita ninguna reflexión más profunda en tu meningítico cerebro?

  2. atr permalink
    noviembre 4, 2010 8:51 pm

    Ya sé que es muy bonito afirmar que nadie tiene que meter su hocico en los asuntos ajenos pero estamos hablando de una niña de 10 años y realmente no se halla capacitada para cuidar de su hijo. Su entorno familiar, que afirma que es práctica habitual en el estrato socio-cultural en que se mueve en Rumanía, puede decir misa, pero lo cierto es que poco más que un fracaso doble puede esperarse de semejante parto si no hay una intervención (que no implique necesariamente la pérdida de la custodia) de los Servicios Sociales. Hay otros ámbitos en los que tampoco, teóricamente, sería precisa su presencia: el de los ancianos. Total, que se deterioren y mueran sin ayuda estatal o que se sirvan de la privada (si pueden o si se han garantizado su vejez a fuerza de ahorros),no? No resulta tan sencillo, pero este tipo de actuaciones que, es cierto, engullen el peso individual en nombre del Estado, son un reflejo de la existencia de una suerte de valores comunes tácitamente aceptados por todos, óptimos ( o así entendidos) acerca de lo que se debe esperar de los progenitores. Poner en peligro éso significa exponernos a denigrar nuestra dignidad (mejor dicho, la de aquellos que han de sufrir una mala acción materna o paterna9. Con todo ésto no quiero decir que potencialmente esta niña de diez años no vaya a ser , o que no pueda ser, una madre estupenda, sino que es preciso y deseable que cuente con el apoyo d los servicios sociales, puesto qe no le ha dado tiempo a alcanzar la madurez en su corta vida.
    Un saludo

    • noviembre 4, 2010 10:59 pm

      Ya cuenta con el apoyo de su familia, de una risueña abuela y una tropa de tíos para cuidar a la criatura. Servicios Sociales, si quiere ayudar, que le de pañales, una lista de pediatras y un poco de nutriben de ese, pero que se abstenga de apropiarse de la niña y de su hijo (suena raro, pero es, ha sucedido, de manera natural, sin inseminaciones o preselección de embriones). Es más, tiene toda la pinta de que la famosa niña tiene algunos añitos más, no muchos, pero seguro que cuando se sepa nos deja de sorprender tanto la hazaña biológica.
      Creo que desconfías, y mucho, de la generosidad y el altruismo de la gente, para creer que tiene que obligársenos a sufragar unos servicios sociales que, además, cuentan con patente de corso, junto con la fiscalía, para incoar raptos legales, redistribución de prole, o lo que prefieras. Repito, seguro que hay multitud de organizaciones, vecinos, gente conmovida al verlo por televisión, que está dispuesta a, voluntariamente, ayudar en lo que esté en su mano a la familia rumana. A esa criatura le ha tocado esa vida, y mientras que nadie esté cometiendo un abuso o un crimen contra su persona, lo razonable es que se la deje en paz, a ella y al resto de su familia.
      Es que no entiendo porque para unos temas, que también son morales, u otros que algunos os empeñáis en considerarlos de ese modo (el aborto no es sólo una cuestión moral, sino también ética, de ahí el conflicto entre derechos) debe primar la voluntariedad y la libertad de acción, y sin embargo para otros, caprichosamente seleccionados, se legitima la presencia de una estructura de dominación, expolio y redistribución que no es sino una gran maquinaria moral que dice hacer lo que los individuos no harían. Bonita presunción. Ya dijo Popper que el individualismo se contrapone al colectivismo, pero no al altruismo.
      Saludos!

  3. José Antonio permalink
    noviembre 5, 2010 11:09 am

    A ver que me aclare: sugieres, poco más o menos, que el servicio de protección de menores andaluz es en realidad una especie de máquina de reeducación? Es que pensaba que tu blog era sobre economía, no un blog conspiranoico.

    • noviembre 5, 2010 2:29 pm

      Solo sobre economía? Eso es que no lo has leído demasiado. No soy conspiranoico, descuida, lo que critico es la naturalidad con que se acepta que el Estado separe a los menores de sus padres con argumentos tan pobres y pueriles como que la niña-madre se va a perder su adolescencia. Si para conseguirlo hay que particionar una familia en la que, por lo que sabemos, no se ha producido ninguna agresión o abuso, comprenderás que ponga el grito en el cielo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: