Skip to content

“Los datos dicen cosas. Pero no las explican”

noviembre 28, 2010
tags:

El título de este post reproduce el comienzo del artículo “El modelo liberal atropella a Irlanda”, publicado hoy en Negocios, del diario El País. Curiosa forma de contradecir el contenido que sigue, porque sin duda se trata de una sucesión de hechos, más o menos bien explicados y en sucesión, pero también de la total ausencia de una teoría mínimamente controlable que los “explique”. Se trata de un artículo místico, que de lo anecdótico trata de respaldar juicios a priori de tipo estrictamente ideológico o moral: el liberalismo es malo y provoca todo tipo de penurias al ser humano.

Lo primero de todo sería preguntarle al redactor qué entiende él por liberalismo, aunque lo cierto es que suena a la versión más trivial del término: la defensa inmoral del interés privado sobre todas las cosas, el aplauso de la depredación económica, el culto a la avaricia y la apuesta política y social por la imposición de una jungla salvaje desprovista de reglas y límites éticos.

Irlanda no está siendo víctima de la libertad, más cuando a pesar de los pesares, en apenas 20 años, como reconoce el artículo, sus ciudadanos han pasado de ser pobres y dependientes, a ser ricos y prósperos como nadie pocos en Europa. La grave situación por la que está atravesando el país celta tiene una “explicación” teórica que el redactor directamente ignora. Menciona los datos, los hechos fundamentales, pero no entiende sus implicaciones ni las relaciona con los efectos que hoy tratan de superarse:

“Con la llegada del EURO (¡!), los bajos tipos de interés y el crecimiento irlandés, el dinero empezó a fluir a raudales y se fue hinchando una burbuja inmobiliaria y crediticia impresionante (..). Los bancos tenían el gatillo fácil: daban créditos por el 120% del valor de la vivienda”.

Y ahí está la causa: dinero fiduciario, banca central, manipulación de la cantidad del dinero y de los tipos de interés, bancos “privados” como correas de transmisión de la política monetaria y financiera de los gobiernos… Teoría del ciclo endógeno, tantas veces explicada y comentada en este blog.

Pero el artículo no va de eso, su vocación es cuasi mística, como decíamos, aunque trate de mostrar una imagen de rigor y exactitud propios del lenguaje científico. El redactor se delata a sí mismo, cuando toma la opinión de un “escritor” irlandés (John Banville), despreciando la de cualquier “gran economista” que pudiera plantear una explicación menos anecdótica, quizá algo más precisa y controlable que la vulgaridad pronunciada por el afamado novelista.

Saludos y Libertad!

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Progrom permalink
    noviembre 28, 2010 7:13 pm

    El articulista no se equivoca lo más mínimo. Lo que se le queda a la gente es la etiqueta y de eso se trata. La ofesiva de la intelectualidad progre está desde hace años en la línea de “explicarle” a la gente que esa clase del intervencionismo es la que proponen los liberales. Este intervencionismo inhumano de connivencia del estado con el empresario sin escrúpulos se opone al intervencionismo sensato de ellos. Si te fijas en todos los articulillos de esta clase, evitan con mucho cuidado relatar el aplauso que la izquierda ofreció en su día a esas políticas ¡y el que le sigue dando o incluso proponiendo!

    Además, esta gente, si le prestas crédito a sus palabras acabas con un lío mental de tres pares de narices. Se lo montan así, para liarla y, si es necesario, mañana decir lo contrario sin que parezca otra cosa que el asunto es complicado.

    A esta gente se la combate mejor yendo a lo que digo, su intención de engañar “por nuestro bien”. Saben que mienten, pero les pasa como a los chiflados que falsifican el movimiento perpetuo, que tienen tanta fe en que a sus ideas “les falta muy poco” para que fructifiquen que eso les hace justificar la mentira como necesaria para “un último impulso”. Están como siempre, con el juntosloarreglamos.com o como fuera, pero por medios más indirectos.

  2. noviembre 30, 2010 8:42 am

    Lo que se debería tener en cuenta es que las entidades financieras que como dices son correa de transmisión. Son también responsables de la valoración de sus inversiones. O dicho de otra manera, son responsables de sus actos. Por resta razón estoy totalmente en contra de cómo se han hecho las cosas en Irlanda.

    Como contrapunto señalar que hay algo más que una letra de diferencia con Islandia (y cito el mismo artículo de El País). En Islandia se ha permitido el desplome del sector financiero y ahora mismo el país está sumido en un proceso constituyente para impedir que en el futuro se vean circunstancias similares. Con un par señores. Y eso que ahora mismo está sometida a una especie de embargo como el de Cuba, pero por parte de otras entidades financieras. Aunque no me cabe duda que llegado el momento, la deuda soberana de Islandia será mucho más apreciada que no la de Irlanda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: