Skip to content

El gobierno tiene un problema

diciembre 10, 2010

“El estado de alarma durará lo que tenga que durar, ni un minuto menos ni un minuto más”. Algo así dijo Zapatero, tan solemne como siempre, mostrando su rostro más decidido y valiente. Pero en realidad ninguna de esas virtudes han servido como motivación del estado de alarma: el ejército no tiene controladores suficientes, y los que tiene no poseen la formación adecuada para suplir a los controladores civiles. Reagan despidió a casi 13.000, la plantilla completa dedicada al control del tránsito aéreo, y en su lugar ordenó a militares, si bien tuvo que restringir el tráfico hasta en un 50% en los aeropuertos más importantes del país, entre otras medidas. Disponía de un plan de contingencia previo, así que el trauma fue menor de lo que hubiera sido en España si Zapatero llega a optar por idéntica solución.

Prorrogar el estado de alarma en otros 15 días, se supone, es posible desde el momento en que el Congreso de los Diputados procedió a refrendarlo. Lo que no parece razonable es que por mandato de la cámara legislativa, un estado de alarma pueda prolongarse indefinidamente. ¿Qué sucederá cuando los controladores vuelvan a la normalidad y deje de pender sobre ellos la amenaza disciplinaria y jurisdiccional militar (de dudosa constitucionalidad, como ya vimos)? Visto lo visto, quién sabe. Lo cierto es que no disponemos de profesionales cualificados para renovar el cuerpo de controladores. Quizá no quede otra que “importarlos” bajo el atractivo de mejores sueldos, pero, ¿en qué situación nos dejaría esto? No creo que la integración en lo que ya se conoce como “espacio único europeo” permita un sistema de control del tránsito mixto, es decir, formado por personal sometido a disciplina castrense; una suerte de guardia civil del cielo. No siendo esto factible, los controladores seguirán existiendo, y por algún tiempo su número continuará siendo un obstáculo para los deseos que tiene el gobierno de eliminar sus “privilegios”. Pero, ¿acaso no son también unos privilegiados multitud de trabajadores, por sectores, gracias a sus convenios, o los propios liberados y representantes sindicales, por su estatus? Por más que le pese al Gobierno, el estatismo genera multitud de prebendas, blindajes, abusos y garantías leoninas. Los controladores no son una excepción, aunque su sueldo y sus condiciones de trabajo inspiren tantas envidias. Recuerdo mis clases de Derecho aeronáutico en la universidad, cuando nuestro profesor, abogado de AENA, echaba pestes sobre el USCA y la desfachatez de los controladores… a continuación nos animaba a presentarnos a las pruebas de acceso: si superas el psicotécnico, lo demás es coser y cantar (o eso dicen). Todo el mundo quiere ser controlador, y ni siquiera los principios más sólidos consiguen resistir al atractivo de esta profesión.

Y así es, el gobierno pretende salvar las Navidades y mientras tanto, noquear a los controladores con excesos posiblemente inconstitucionales, y una presión mediática y jurisdiccional que consiga dejarlos suavecitos antes de que el estado de alarma caduque. Si lo consigue, habrá triunfado, aun a costa de incluir en su estrategia el drama que para tantos españoles ha supuesto la cancelación de sus vacaciones. Quién sabe, quizá un sucedáneo de wikileaks se atreva algún día a desvelar los entresijos no novelados de toda esta trama. Por ahora, nos quedaremos con la película de acción que algunos pretenden que nos traguemos.

Saludos y libertad!

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. atroma permalink
    diciembre 11, 2010 8:25 am

    Entre otras cosas, en un estado de alarma, no se permiten huelgas. Y tanto UGT, como comisiones obreras, estaban iniciando los trámites para hacer una sobre la privatización de AENA. Una huelga que no quieren hacer los responsables tanto de UGT como de comisiones. Puede que esté ahí la razón de esta sin razón. Estaremos atentos.

  2. Roberto Anónimo permalink
    diciembre 11, 2010 11:13 am

    No sé si habrá segundas intenciones o no. Creo que puede que no las haya. Lo que sí puede haber son consecuencias indirectas. Me explico:
    No creo que haya una intención oculta en la militarización y declaración del estado de alarma. Me parece que es una consecuencia directa de la incapacidad de este gobierno, es decir, lo que les dijo Rajoy por boca de Rubalcaba “inútil total, con altas dosis de cara dura”. Cosa que no justifica de ningún modo lo que ha hecho el gobierno (por mucho que lo nieguen algunos de LD).
    Sí me parece que hay consecuencias directas. Intentaré explicarlo con un ejemplo, les pido un esfuerzo para salvar las distancias: la militarización y el estado de alarma ilegal es como una persona que siempre llega tarde a todos lados. Seguramente esa persona no quiere llegar tarde, pero como es un inútil sin intención de dejar de serlo, siempre hace lo mismo. Al principio te cabreas un poco, pero si tienes que tratar con frecuencia con él (y con el gobierno tenemos que tratar con demasiada frecuencia), terminas resignándote: es que Fulanito es así. Y así, se termina dando por normal algo que no debería serlo.
    No quiero escribir mucho, espero que se me haya entendido bien.

    Un saludo.

  3. Roberto Anónimo permalink
    diciembre 11, 2010 12:02 pm

    Bueno, a lo mejor me estoy equivocando… yo ya no sé qué pensar…

    18 de noviembre de 2010
    http://www.aerotrastornados.com/2010/11/se-avecinan-problemas-cierres-parciales.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: