Skip to content

La “unidad” europea

diciembre 15, 2010

Merkel ha hablado: Nadie en Europa se quedará solo. Nadie en Europa será dejado caer. Europa se realiza en unidad y yo querría añadir que solamente en unidad”. Se trata de una declaración compleja, y para muchos, ejemplo de una cierta moderación en las exigencias políticas que ha venido planteando el gobierno alemán con respecto a sus socios en apuros. La excepcionalidad por la que atraviesa la economía alemana no impide a su Canciller que vea más allá de las aparentes ganancias a corto plazo. El Euro no se va a dejar caer. La capacidad del BCE es amplia y mantiene importantes recursos a su discreción. La Comisión Europea abandona, por el momento, la idea de los bonos, pero advierte que según vengan las circunstancias, el Euro podría ser víctima de un proceso integral de monetización de deuda de los Estados en apuros. Si cae Portugal, la siguiente sería España, y detrás de nosotros, la propia Alemania sufriría un duro golpe de consecuencias impredecibles para todos. Se trata, por tanto, de dos mensajes consecutivos en el día en que la deuda pública española se halla en uno de sus peores momentos. No habrá quiebras formales, pero sí salvamentos prácticos, con o sin expresa declaración.

Vivimos la crisis de los Estados. Fueron sus políticas monetarias expansivas y su intervención financiera lo que desencadenó la tormenta perfecta que supuso el estallido de esta crisis. Fueron sus errores de diagnósticos y sus políticas keynesianas fiscales y presupuestarias las que agudizaron las condiciones que le han llevado al borde del acantilado. El estatismo encarna violencia, el socialismo supone la reasignación patrimonial y el manejo mafioso de lo que previamente es expoliado. Cuando el Estado se tambalea resultando incapaz de hacer frente a sus compromisos en forma de subvenciones, gasto y privilegios, los ánimos se encienden y comienza el desorden. Sucede en Grecia, Portugal, Italia, Francia, Reino Unido… poco importa la causa evidente, porque en realidad se trata de una crisis de intervención con ramificaciones en todos las direcciones. La violencia que relatan los medios de comunicación, la que estalla en nuestras calles, a manos de sindicatos, trabajadores, anarquistas o estudiantes, no es la suya propia, sino que se manifiesta en forma de escape de presión desde un todo agitado y revuelto en que se han transformado nuestras sociedades.

Salvar al Euro a toda costa no es un bien que deba obnubilar el sano juicio de Merkel. La moneda única aún tiene posibilidades. Pero esto ha de hacerse compatible con la contracción paulatina del ámbito de intervención, del espectro estatal. Austeridad, liberalización, privatización y menos impuestos es la única fórmula que garantizará no sólo la prosperidad y la paz social, sino también la mera supervivencia de los propios Estados. Curiosa paradoja que a todos beneficia, incluidos los malos, pero que exige de nuestros gobernantes liderazgos fuertes, decisiones audaces y alta política. Me temo que no es tiempo de Zapateros, y tampoco de Obamas. Los próximos años serán los más duros para la clase política occidental, inmersa en una suerte de cuasi suicidio asistido en medio de la peor crisis popular que se ha visto en los últimos 80 años.

Saludos y Libertad!

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. diciembre 15, 2010 6:51 pm

    Los próximos años serán los más duros para la clase política occidental, inmersa en una suerte de cuasi suicidio asistido en medio de la peor crisis popular que se ha visto en los últimos 80 años.

    Estoy de acuerdo. Pero, ¿quién se atreverá a poner el cascabel al gato? Porque aquí, la deuda del Estado es ya menor que la de las Comunidades Autónomas y el Estado no tiene competencias (en principio, porque dudo mucho que se pudiera aplicar el artículo 155 de la Constitución para esto, salvo que se interprete a este respecto lo de “atente contra los intereses generales”) para exigirles que moderen su derroche o, ya puestos, lo eliminen.

    Eso se me antoja muy difícil, porque precisamente se han acostumbrado a lo contrario y a pensar que el Estado “se lo debe”. Con ello, no me estoy refiriendo principalmente a la comunidad catalana si no también a otras como Andalucía o Extremadura, en las que el gasto público está completamente disparado (¿por qué no se ha suprimido el PER?).

    • diciembre 15, 2010 10:38 pm

      Nuestro sistema de intervención es insostenible, como lo es también el tipo de organización administrativa y política que tenemos. Sin embargo, España no tiene un gran problema de deuda pública: el Estado, en sentido amplio, se tambalea porque el sector privado está fuertemente endeudado y siguen vigente una presión intervencionista que impedirá la recuperación económica. Ante semejante panorama la etiqueta España suena a paro, destrucción de tejido productivo (como dicen los finos), estancamiento y una deuda global que no admite ulteriores incrementos. Los agentes privados que pretenden endeudarse se enfrentan con las restricciones del mercado de crédito y pasan una criba feroz. Sin embargo, los Estados tienen un acceso privilegiado al crédito, compitiendo con el sector privado a cambio de ofrecer un interés elevadísimo que por muy mal que se den las subastas de deuda, rara vez dejará sin colocar una emisión. Esto es gracias al imperio estatal, bien desde su capacidad política para monetizar deuda a través de los bancos centrales, o bien a través de sus políticas fiscales y presupuestarias.
      Saludos!

      • diciembre 15, 2010 10:59 pm

        Entiendo tu razonamiento pero eso también ocurre en otros estados (no creo que Francia o Italia sean menos intervencionistas que España). En nuestro caso, eso que dices, se ve agravado por la deuda de los entes territoriales no estatales. De hecho, Moody’s precisamente ha puesto en cuarentena la deuda del España, entre otras razones, por la que apuntaba: porque el Estado no tiene poder para controlar el gasto público de las Comunidades Autónomas, algo que no le pasa a ningún otro país europeo según tengo entendido.
        Saludos!

  2. Juano permalink
    diciembre 16, 2010 3:50 pm

    Si bien el problema es general, nuestras particularidades lo hacen mucho más grave. No creo que ningún país del continente -y puede que del mundo- tenga una hiperinflación regulativa como la que sufrimos aquí. Sólo las comunidades autónomas publican en torno a 700.000 páginas anuales de nueva legislación. Si sumamos las aportaciones europeas, nacionales, cabildicias y consistoriales la cifra supera holgadamente el millón de páginas anuales.

    Somos el único país en el que con la crisis los salarios han subido. Con la rigidez de la normativa y en un entorno cada vez más competitivo en costes y precios la burocracia y los salarios no es que dificulten, impiden el florecimiento de miles de negocios que darían empleo y generarían riqueza.

    La paz social por el momento la mantiene la economía sumergida a la que cada vez más gente se ve abocada. Y dentro de esa economía sumergida el tráfico de droga tiene un peso enorme en muchos barrios -conozco alguno donde es la actividad principal-.

    Por si todo esto fuera poco, las declaraciones de ciertos líderes europeos amenazando a los inversores en bonos públicos con repercutirles parte de la factura de la fiesta que están financiando, no harán más que asfixiar más rápido el modelo actual (de eso no sé si hasta alegrarme).

    Si la clase dirigente hiciera lo correcto, antes de empezar a crecer tendríamos que enfrentarnos a un reajuste bastante duro. Por desgracia seguirán haciendo lo que más convenga a su interés -que nunca es el nuestro-, por lo que habrá reajustes gradualmente más duros. Pero reajustes que no nos conducirán a un crecimiento, sino a intentar mantener tanto como sea posible de la entelequia en la que nos mantienen a la fuerza.
    Este camino históricamente nos lleva a más socialismo, más intervención y más pobreza. En fin, ya se sabe que nadie aprende en cabeza ajena…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: