Skip to content

Coconut

diciembre 17, 2010

Humor cultureta, aunque en apariencia huya precisamente de ese estigma. El cambio de formato apunta en esa dirección: entre “testimonios” y “celebrities” los chicos de La Hora Chanante (después Muchacha nui) se habían hecho demasiado populares… No son de primera línea y quizá sea esa una de las razones que más contribuye a mantenerlos relativamente fieles a sus orígenes. Lo cierto es que han cambiado, en algunas cosas para peor, pero su humor es más limpio y afilado, sus recursos técnicos y estilísticos mucho más amplios, y en definitiva, el producto que nos venden ha mejorado sustancialmente.

Museo Coconut, en Neox, corre el riesgo de acabar como todo, o casi todo, lo que toca el grupo Antena 3. Sin embargo, cada capítulo que veo me gusta más que el anterior, y sin saber exactamente los favores de la audiencia (yo lo veo en internet), espero que la aventura dure. El grupo formado por Raúl Cimas, Joaquín Reyes, Carlos Areces y Julián López parece estar dejando de lado a Ernesto Sevilla, quien aparece poco o nada. La trama discurre en un museo de arte contemporáneo, propiedad de Miss Coconut, una suerte de Baronesa Thyssen encarnada  por el siempre genial Carlos Areces, y cuyas breves pero espectaculares apariciones son de lo mejorcito del programa. Los vigilantes, Emilio y Onofre, el decadente director del museo, Jaime Walter y el guía, Rosario (que también puede ser nombre masculino), reciben visitas de rostro conocido, como Arturo Vals, Guille Mostaza (Ellos), Unax Ugalde, Kira Miró, entre otros. Los peores defectos, taras y vicios morales conviven en este ramillete de singulares personajes que hacen de lo común, de lo que todos hemos pensado alguna vez, con ese acento entre manchego y maño tan característico en estos humoristas, una manera genial de crítica sin tapujos y políticamente incorrecta. Maricón y Tontico es la cuñita de animación que sustituye a los célebres Súper Ñoño o Enjuto Mojamuto. Estereotipos y burlas que no se le permiten a nadie salvo a ellos, lo cual resulta cuanto menos llamativo.

Os recomiendo vivamente que sigáis la serie. Cuesta hacerse a ellos, es cierto, pero una vez aceptas su originalidad, su humor se convierte en pura adicción. Un activo a su favor: no son sectarios, no se pronuncian en clave política ni dedican su tiempo y esfuerzo a servir de correa de transmisión de concretos intereses o una determinada ideología. Por eso me gustan.

Saludos y Libertad!

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Marimari permalink
    diciembre 18, 2010 12:59 pm

    Ernesto Sevilla es el director de Museo coconut, por eso no le ves tanto… esta dirigiendo, no le estan dando de lado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: