Skip to content

A vueltas con la década

diciembre 28, 2010

Si el próximo 1 de enero de 2011 comenzase una nueva década, de nada nos servirá el sistema de coordenadas cartesianas lineal para calcular el número de años transcurridos entre dos acontecimientos ubicados antes y después del comienzo de nuestra era. Sin aceptar la exactitud lógica que proporciona el calendario astronómico, que sí incluye el 0 en su cómputo lineal del tiempo, sólo nos queda corregir cada cálculo matemático restando al resultado una unidad.

Lo cierto es que el Hombre ha cometido varias incongruencias en su manera convencional de datar o medir el transcurso del tiempo. Al nivel más preciso, el de segundos, minutos y horas, rige la numeración cardinal: existen las 00:00, y al decir “es la una” o “son las diez”, se afirma que ya han transcurrido dichas unidades, hallándose en el intervalo de la siguiente. Cuando indicamos la edad de algo o de alguien, durante el primer año hablamos de días, meses, trimestres o semestres, y sólo después de transcurrido dicho primer año, afirmamos la unidad completa más el tiempo añadido de la que sigue. Es decir, si algo tiene 2010 años, quiere decir eso mismo: 2010 años enteros, y lo que se vaya acumulando de la siguiente unidad (de la 2011, en este caso).

Como decíamos, el Hombre varía la forma en que denomina a las distintas unidades de tiempo, y tanto los días, como los meses o los siglos, son considerados ordinalmente. Existe el Lunes, que es el primer día de la semana desde el punto de inicio de la misma, hasta que éste se consume y comienza la segunda unidad (el martes). Sucede lo mismo con los siglos: cuando se habla del siglo I, V o XIX, se indica la posición o el orden que ocupa la centuria dentro del conjunto de siglos considerados dentro de una era.

Quienes en estas fechas opinan estar en lo cierto cuando afirman que el 1 de enero de 2011 comenzará una nueva década, reproducen este mismo sistema ordinal. Lo hacen porque creen históricamente riguroso atenerse a un calendario que prefiguró Dionisio El Exiguo bajo el criterio ordinal del anno Dómini, por el que decidió considerar al año primero (año “1”) equivalente al año 753 desde la fundación de Roma. Esto implica que el año 1 de la era Romana fue ordinal, como el de la era Cristiana, por lo que si el año 753 se considera equivalente al 1 de la nueva era, no fue hasta el año 2 cuando habrían transcurrido 753 años desde la fundación de la vetusta ciudad. De igual manera, Jesucristo, naciendo el 25 de diciembre del año “1”, habría cumplido un año a finales del año “2” de su propia era, es decir, que hasta el 25 de diciembre de 2011 no se cumplirían los 2010 años exactos desde su supuesto nacimiento… (un lío de números, verdad?)

Sea como fuere, para solventar este engorro, disponemos de la lógica matemática que, en virtud del año cardinal en el que convencionalmente decimos encontrarnos, nos permite realizar cálculos precisos, sin necesidad de corrección (en nuestro caso, el año 2010, es decir, la unidad que se encuentra entre los puntos 2010 (1 de enero de 2010 a las 00:00 horas) y 2011 (1 de enero de 2011 a las 00:00 horas). El calendario astronómico huye de los quebraderos de cabeza y ofrece una alternativa precisa, lógica y universal que no depende de los arbitrios o errores convencionales del pasado.

El año pasado se mantuvo en este blog una intensa y fructífera discusión en la que quedaron claramente definidas las preferencias, antojos y argumentos de cada postura al respecto. Lo cierto es que la RAE, en la definición que hace de “década”, admite la versión ordinalista de los años, considerando que toda década comienza en un año acabado en 1 para terminar en el siguiente con terminación en 0. Sin embargo, para la Iglesia Católica, los años Jubileos seguirán siendo cada 25 años contados desde el doble o triple 00… caprichos de cada institución.

El 1 de enero de 2000 se recibió el año, la década, el siglo y el milenio con fiestas multitudinarias a lo largo y ancho del planeta. El Time nombró a Albert Einstein el personaje del siglo (XX)… ¿Qué más necesitan?

El sentido común de la inmensa mayoría de los mortales juega en contra de todos aquellos que siguen obcecados en blandir los errores, imprecisiones o torpezas de un monje del siglo V-VI de nuestra era, en vez de acogerse a la rotundidad de la lógica matemática utilizada por la ciencia para sus cálculos. Nadie dijo estar en los 80 durante el año 90, como tampoco nadie admitiría que cierta canción, película o acontecimiento relevante pertenece a la década de los 90 una vez alcanzado en el calendario el ansiado 2000. Por mucho que se esfuercen en apuntillar, corregir y petulantear, el 2011 pertenecerá a los 10s y nunca a los 2000s, 0s, o como se prefiera.

Saludos y Libertad!

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. diciembre 28, 2010 9:41 pm

    ¿Otra vez lamentando la “torpeza” de no confundir las millas con las piedras miliares que las delimitan y de llamar “primera” a la primera unidad de una cuenta?

    Porque es eso exactamente; la cuestión no tiene nada que ver con el nacimiento de Jesús ni con el cálculo de Dionisio el Diminuto, y meterlo en danza no viene a cuento. Habrá el mismo probelma siempre que se empiece a contar el tiempo desde cualquier momento posterior a la Creación.

    Pero bueno, ya está todo dicho de antes.

    • diciembre 28, 2010 11:39 pm

      Hombre, creo que está perfectamente expresado que las dos posiciones son legítimas, pero que solamente una de ellas permite un cálculo ágil y sencillo. De hecho uno de los medios más obsesionados con remarcar que es ahora, y no hace un año, cuando toca cambiar de década, es la Sexta. Aunque se ha permitido la licencia de colar la proclamación de ZP como Secretario General del PSOE en su repaso de los acontecimiento más célebres de estos 10 años. Esto sucedió en 2000, que de acuerdo con su criterio pertenecería a la década anterior, no crees?
      Pero no bueno, no se trata de polemizar. Creo que está bastante claro y que el sentido común ávala mi posición, como lo hizo en la noche vieja de 1999 cuando todos celebramos el cambio de siglo y milenio. Todo lo demás, y lo digo con todos los respetos, no son sino pedanterías que entorpecen el pensamiento preciso.
      Saludos!

    • yosoyhayek permalink
      diciembre 29, 2010 9:25 am

      Es más, si se dijese que estamos en vamos a comenzar el año “dumilésimo undécimo” del Señor, o de nuestra Era (como se prefiera), quizá la cosa estaría más clara. Pero lo cierto es que cuando cumplimos años afirmamos tener los acumulados, y nunca en el número ordinal del año en el que nos hallamos. Sucede lo mismo cuando decimos la hora. Con los siglos está claro. Y si el problema es que no existió un año “0”, la solución más razonable sería considerar que la primera década de nuestra Era estuvo compuesta por 9 años, y no 10. Lo digo, entre otras cosas, porque si pensamos en cómo se dice en inglés los años, la cosa nos parecería mucho más sencilla. Por ejemplo, 1992, sería diecinueve noventa y dos, es decir, 19 siglos y 92 años, 19,92 cardinales que en ordinal sería el “siglo XX”, sirviéndose de números romanos para diferenciar el carácter distinto de cada tipo de numeración. Los años son cardinales, bien sean los que una persona cumple, o los que va cumpliendo nuestra Era. Cardinales y decimales, si se prefiere. Es decir, comienzan en un punto 0 (las 00:00 del 1 de enero). Mantener una artificiosa distinción entre “décadas” y “decenios” en este sentido, genera demasiada confusión como para conformarse en términos institucionales. Los 80s, los 60s o los felices 20s, siempre comenzarán en el comienzo de la unidad terminada en 0, guste o no guste a los puristas de la cronometafísica.
      Saludos!

    • diciembre 29, 2010 4:38 pm

      En efecto, los años transcurridos ente dos momentos son un cardinal; por ejemplo, mi edad expresada en años cumplidos, como solemos, corresponde al cardinal (truncado) de los años que median entre mi nacimiento y el presente.

      Pero ya me contarás por qué decreto no puede uno referirse en ordinales a los elementos de una sucesión necesariamente ordenada. No es como si los años pudiesen transcurrir en un orden aleatorio, vamos.

      Y te falta perspectiva. Sí, en inglés dirán los números de los años como nosotros los números de teléfono, partiéndolos en trocitos manejables; pero en latín se dicen enteritos y en ordinal (en efecto, tal como pides, en latín estamos “en el año dosmilésimo décimo”). Al dar la hora decimos la cumplida, sí; pero en ruso se dice la hora en curso y en ordinal (cuando para nosotros es “la una y media”, en ruso es “media de la segunda”). La edad la decimos por años cumplidos… nosotros, pero en Extremo Oriente la convención inmemorial es por años en curso (y, además, años de calendario: el día que uno nace su edad es “un año” y el próximo día de Año Nuevo pasa a ser “dos años”, así sea el día siguiente).

      E incluso lógica: si fuese por lógica y no por pereza, en inglés se diría “año dos cero uno cero” en lugar de “año veinte diez”.

      Y lo de facilitar los cálculos, con matices. El único cálculo que te facilita es el de cuántos años hay entre *el mismo momento* de un año anterior al origen y de un año posterior al origen (por cierto, ¿ves cómo sí son inherentemente ordinales? ¡Ni tú dirás “entre un año menor que cero y un año mayor que cero”! Vamos, espero). Pero para decir en una sola operación “cuántos días hay entre el -753.10.20 y el +2010.05.13” no sirve, porque, ay, los años antes de Cristo no empiezan en el 31 del 12 y terminan en el 1 del 1. Que, además, por consistencia (ya que la pedís tanto), deberían ser respectivamnte el día 30 del mes 11 y el 0 del 0.

      Respecto a “los años veinte” y tal no tengo problemas. Con lo que sí tengo problemas es con decir que “los años [mil novecientos] veinte son la segunda década del siglo veinte”, o incluso que “son la tercera década del siglo veinte”: porque “los años [mil novecientos] veinte” son un decenio (= período de diez años, no hace falta más para serlo) que incluye el último año (el décimo) del segundo decenio del vigésimo siglo y los nueve primeros de su tercer decenio.

      Esto es, sí tengo problemas con que o bien un supuesto subconjunto no esté incluido en su supuesto superconjunto (como ocurrirá si llamamos a “los años cero” la “primera década” de su siglo), o bien un conjunto no responda a su definición (el primer milenio sólo tendrá 999 años, etcétera), o bien haya que inventarse un ordinal para la nada (un “año nulésimo”, o “cerésimo”) y, además, rompiendo la simetría (para conservarla, o bien ese “año cerésimo” debería estar también incluido en el milenio “menosprimero”, lo que repugna a la exclusividad, o bien debería haber también un “año menos-cerésimo”, lo que ya sería la pera, desbarataría otra vez los cálculos (¡mecachis!) y no me consta que haya propuesto nadie). Por lo que no creo que se me pueda llamar “ilógico”, precisamente. Al menos, no con mucha lógica.

      En resumen: lo que me molesta especialmente es que se intente hacer pasar por Lo Que Exige La Razón algo que no es sino un mero truco contable para simplificar mínimamente un estrecho tipo de cálculo. O que alguien se lo crea.

  2. Perceero permalink
    diciembre 29, 2010 10:55 am

    “Pero lo cierto es que cuando cumplimos años afirmamos tener los acumulados, y nunca en el número ordinal del año en el que nos hallamos. ”

    Lo que contradice todo lo que has escrito. Si naces en el INSTANTE CERO AÑOS, cumples 10 años en el INSTANTE 11 AÑOS. Es decir, el 1, 2, 3… de Enero, etc. próximos podremos decir que han pasado 2010 años desde el inicio de la era cristiana. Hoy no podemos decir lo mismo.

    Por otra parte, la gente se confunde de vez en cuando con eso de la edad y dice que está viviendo su año 30 cuando a la vez dice que tiene 30 años. Si tienes 30 años estás viviendo tu año 31.

    La realmente extraño es que la numeración de los meses y los días del mes es exactamente como la de los años, pero nadie se lía diciendo, por ejemplo, que estando en el mes segundo han transcurrido dos meses o que estando en el día 10 de tal mes han transcurrido los primeros 10 días de ese mes. Si estamos en el años 2011º es evidente que han transcurrido 2010 años completos y parte del siguiente, si estamos en el año 2010º, han transcurrido sólo 2009 años completos.

    La manera de referirse a las décadas según el penúltimo dígito, por ejemplo “década de los 20”, tiene un inconveniente, nada serio, pero matemáticamente curioso: la primera década de la era cristiana tenía nueve años.

    • diciembre 29, 2010 4:14 pm

      No cumples 10 años en el “instante” 11 años, sino en el punto 10 del eje temporal lineal de coordenadas cartesianas. El intervalo décimo (ordinal) transcurre entre el punto 9 y el punto 10. Es decir, se completan 10 unidades después del 9,999999… Siendo así, no veo mi contradicción.
      Te has hecho un lío entre cardinales y ordinales, me temo. El problema de considerar numéricamente a los años como ordinales (como se hace con los siglos, por ejemplo) es que perdemos agilidad en los cálculos, lo cual es de todo menos recomendable. Que los conjuntos de 100 años se denominen siglo y se consideren ordinalmente, no es tan grave como que esto mismo se haga con los años.
      El siglo XX, numéricamente, se inicia en el 1900 y concluye en el 1999. Es decir, en todos sus años no aparece nunca otro comienzo que no sea el número inmediatamente anterior al que define su ordinal. Cuando uno dice que tiene 20 años, o habla de “estar en los 20”, en realidad lo que acepta es que ya ha cumplido 20 años, por lo que ha comenzado a consumir el ordinal 21. Si lo aplicamos a los años, si numéricamente decimos estar en 2000, en realidad estamos en el ordinal 2001, hasta que el 31 de diciembre de ese año acabemos por consumirlo y tengamos ya 2001 años.
      Considerar los años ordinalmente es contradictorio, dificulta el cálculo y además no se ajusta al sentido común de la mayoría, que al ver en el calendario 1920 se supo en el decenio de los 20, que fue ordinalmente el segundo decenio del siglo XX. Si no se entiende el juego entre ordinales y cardinales, nada de lo que aquí se ha escrito adquiere su verdadero significado.
      Sea como fuere, la RAE considera década al decenio que transcurre entre un año terminado en 1 y el siguiente año que acabe en 0. Mientras siga viva esta distinción entre “década” y “decenio”, o se pretenda inculcar a la gente que el año 1990 perteneció a la “década” de los 80 (!!!), seguiremos con este lío. Con lo fácil que es servirse de los números de acuerdo con una lógica formal estricta, y no bajo la cronometafísica más confusa que se nos pueda ocurrir.
      Saludos!

      • Perceero permalink
        diciembre 29, 2010 11:24 pm

        “Te has hecho un lío entre cardinales y ordinales, me temo.”

        Ninguno. El ejemplo de los meses y el de los días del mes son definitivos. En realidad no crees en lo que dices: lo demuestra que en cuanto a los meses y los días del mes usas con preferencia el sistema de los ordinales (no te he oído hablar nunca, pero serías el primero que dijera “hoy día diez de Marzo empezamos la segunda decena de este mes”).

        La regularidad que propones es falsa: eres irregular en el uso de los periodos de tiempo largos (con los años fuerzas la definición de década, con los meses, los días del mes y de la semana vuelves al uso propio y con medidas menores vuelves, como todo el mundo, al uso “métrico”)

        Lo que tienes que explicar es por qué es admisible un sistema en el que la primera década de la era cristiana tiene nueve años.

        Con toda cordialidad, los argumentos de los que, con todo el desparpajo de lo que no es sino arbitrariedad, proponen que el milenio tercero empezó en el año 2 000 tiene el mismo valor que el del director de un centro de enseñanza que un día propone que la clase de los mejores sea el grupo C, la de los medianos el grupo B y la de los menos listos el grupo A. ¿Es que las letras del abecedario sufren de discriminación y hay que corregirla? Lo mismo para los que, presumiendo de que los demás NO saben qué es un cardinal y un ordinal, sufren por la terrible discriminación de las cifras acabadas en cero que supone el sistema ordinal.

      • Perceero permalink
        diciembre 29, 2010 11:31 pm

        La distinción entre década y decenio durará un güevo. Al fin y al cabo es una manera breve de referirse a un periodo de diez años,empiece este en 2001, 2000 o 1714

      • diciembre 30, 2010 3:58 pm

        La distinción entre década y decenio es que una década es un conjunto de diez cosas cualesquiera (también años, pero no sólo; por ejemplo, en el calendario republicano francés se sustituyeron las semanas por décadas de días; y con toda justificación, pues “década” es de la serie de compuestos de origen griego mónada, díada, tríada, tétrada, etc. ), mientras que un decenio (latín decennium, de decem + annus) lo es necesariamente de años. Empiece donde empiece la década o el decenio.

      • diciembre 30, 2010 6:46 pm

        Los días tienen nombres, son ordinales; los meses tienen nombres, son ordinales; los siglos son en números romanos, son ordinales; pero los años, los años son números cardinales. Esa es la cuestión. Que cada cual ajuste las dataciones como crea o pueda, pero el común de los mortales, al decir Feliz 2000, o feliz 2010, no se resignará a pensar que aún no ha comenzado la siguiente década, siglo o milenio, cualquiera que sea el caso. El año 90 seguirá siendo de los “noventa”, como el 80 de los “ochenta”. Porque en realidad, los años, como sucede con nuestra propia edad (en la treintena se está desde que uno cumple 30), se expresan cardinalmente, sirven para hacer cáculos (los siglos no tanto, menos aún en astrofísica o geología), y de este modo, son necesariamente cardinales. La fuerza de esta idea resulta irresistible. Lo siento por los puristas.
        Un saludo!

  3. diciembre 31, 2010 7:38 pm

    Estamos a 31 de diciembre y nadie habla de la nueva década… Qué le vamos a hacer? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: