Skip to content

Yo, Bertie (El Discurso del Rey)

enero 1, 2011

Desconocía que Jorge VI había sido tartamudo. La nueva película de Tom Hooper, brillantemente interpretada por Colin Firth (en el papel de Jorge VI, Bertie para los amigos) y Geoffrey Rush (Lionel Lougue, logopeda práctico y muy singular), nos descubre el rostro humano de quien tuvo que afrontar una tremenda responsabilidad durante los peores años del siglo XX. Ser Rey es una carga que no todo el mundo quisiera. Los problemas del habla son menos comunes que el miedo escénico. Combinados, forman un coctel que limita gravemente a quien los sufre. En España tenemos un Rey gangoso que sabe salir airoso a costa de chistes y campechanía. Un príncipe heredero que no tartamudea, pero si desafinaba de vez en cuando, quizá como prueba de cierta timidez.

La película es excelente, un producto hecho para ser galardonado sin mayores miramientos. Tiene ritmo y buenos actores. Helena Bonham Carter, encaja a la perfección en el papel de Reina Isabel, recordándonos a primer golpe de vista a esa anciana adicta a la ginebra tan astuta como longeva. Cabe destacar a Derek Jacobi (como Arzobispo de Canterbury), célebre por su fantástica interpretación de Claudio, el Dios, antes el tonto, siempre el tartaja. Curioso guiño en una película que coloca frente a frente a dos actores que se han visto ante la compleja tesitura de hacer verosímil el tartamudeo de un personaje histórico. Colin Firth suena para el Oscar, y ya va siendo hora, porque el año pasado estuvo a punto de llevárselo por una actuación posiblemente mucho más gris, pero al mismo nivel de calidad que esta.

Es mi recomendación de primero de año, una buena forma de no dejar que esta concatenación de días festivos devore nuestro espíritu cuando aún queda lo mejor de las fiestas: los Reyes Magos.

Saludos, Libertad y Feliz 2011!

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Sainsbury-Seale permalink
    enero 8, 2011 10:29 pm

    Efectivamente, adolecía de serios problemas de tartamudez.
    Mi abuelo tuvo ocasión de conocerlo en 1949, y cuenta, a sus 102
    años (que el próximo 22 de Enero serán 103) que el Rey intentó
    felicitarle por el próximo nacimiento de mi tío. No lo consiguió.
    Se atascó de tal manera que mi abuela, en la recta final de su
    embarazo, se saltó el protocolo y respondió agradeciendo el gesto
    antes de el Rey se dirigiera a ella. Quizá pueda afirmarse de Jorge
    VI que carecía, a priori, del carisma ideal que sería deseable en
    un monarca, pero yo creo que estuvo a la altura de su cargo en las
    dramáticas circunstacias históricas que le tocó vivir. Merece esta
    película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: