Skip to content

El discurso del odio

enero 16, 2011

Público demanda una Gabrielle Giffords para la causa de Zapatero 2012. A Obama le ha venido de perlas que un loco con alopecia se decidiera a cometer la fechoría de asesinar a 6 personas, herir a otras tantas, y plantarle una bala en el cráneo a la congresista demócrata. El Tea Party es un demonio a combatir. Poco importa que en los EE.UU las contradicciones y excesos en el discurso político abunden en todas las facciones. Gabrielle Giffords, según cuentan, es una defensora del derecho a portar armas. El discurso bronco, las campañas exageradas y el juego peligroso en lenguaje y símbolos no pertenecen exclusivamente al bando republicano, sino que es una constante en un país donde la política es un espectáculo y la propaganda adquiere tintes de campaña publicitaria.  

Yo entiendo que a Obama le haya sentado fenomenal la desgracia, y trate de servirse de ella para elevar su maltrecha popularidad. Mejor que un funeral sobrio o una misa sentida, organicemos también un espectáculo de masas encendidas agitando banderines y adorando a un líder emotivo y cargado de solemnidad.

La izquierda es especialista en ver la paja en el ojo ajeno. Denunciar la crispación, el discurso del odio, los peligros que acechan a la democracia por culpa de la derecha… Lo que sucede en realidad no es que ninguno esté libre de pecado, sino que unos lo camuflan con mucha más habilidad que otros. La derecha, admitámoslo, no sabe hacerlo, no sabe venderlo, es incapaz de deshacerse de los tópicos y acaba sirviendo en bandeja una imagen estereotipada y fácilmente caricaturizable.

Si el Tea Party español son los de la conferencia episcopal, las familias numerosas unidas y Hazte oír, apaga y vámonos. Aunque muchas de las cosas que defienden tienen su lógica y merecen ser apoyadas, me temo que el trasfondo real sigue siendo ese espíritu ultramontano, carca y reaccionario que se mantiene encendido entre tantos y tantos que no pueden negar su apego franquista. Suena extremo, pero es cierto, y si no que cada uno analice su propio fondo y espere unos segundos antes de opinar. Detrás de gran parte de la derechona mediática, las congregaciones de familias felices y demás, se esconde un sesgo tan rancio que asusta.

Pero esto mismo sucede en la izquierda, incluso con mayor intensidad y felonía. Porque su habilidad para envolverlo de progresismo y sensiblería, esconde la malababa y el odio contenido más temible y peligroso que existe. Cuando Marcelino Iglesias acusa a Aznar y al PP de ser un enemigo de la democracia, de la patria, de la recuperación económica, o de lo que sea, también se está reviviendo el tono bronco y radical de los peores años de la II República. Cuando la izquierda manipula la realidad, persigue ideas y personas, o trata de destrozar la imagen pública de quienes piensan de manera distinta a ella, aprovechando la coartada del humor, el arte cinematográfico, o la aparente seriedad de la investigación periodística, también se alimenta un discurso del odio. En esto, como en todo, no cabe diferenciar entre unos y otros.

A Público le asusta, o le acongoja, que desde la derecha, aquí o en los EE.UU, se esté plantando cara al fundamentalismo izquierdista mediante estrategias y armas que le son bien conocidas. Quizá resulte sencillo combatirlos aprovechando su mal gusto y su falta de capacidad para envolver y ocultar un discurso radical bajo un halo sentimental y agradable, pero se trata, y de eso no hay duda, del mismo odio y las mismas ganas de llevarlo todo hasta sus últimas consecuencias que domina en el discurso fiero y envilecido que la izquierda practica tan cómodamente y con tanto desparpajo.

Saludos y Libertad!

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. asstomouthforher permalink
    enero 16, 2011 4:03 pm

    A mi tambien se me cae el pelo y no voy por las sedes del partido nazi de Rodriguez Majadero a cargarme a estos liberticidas.
    En cuanto a lo que sucede con la matanza,es verdaderamente increible que se pueda caer en la propaganda de esta gentuza y su insistencia.
    Por supuesto,lo que ha ocurrido en Murcia no acaparara en los medios de intoxicacion del regimen ni un solo parrafo.

  2. Hiel permalink
    enero 16, 2011 4:42 pm

    Por eso, en cuanto la “Ley Pajín” entre en vigor, Público te demandará por llamar alopécico a Jared Loughner; así son.
    Saludos.
    YO NO LE VOTÉ: ^^ (pero lo haré desde el consulado en 2012; mientras tanto, testaré a favor de quien me dé la gana, contrataré en mi empresa a quien me dé la gana y, aunque me deje seco el ataque de tos, me fumaré un cigarro donde me dé la gana)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: