Skip to content

Lo que diga Durán

enero 18, 2011

No hay crisis que por bien no venga, y si de algo podemos alegrarnos por la actual es que se ha convertido en un resorte capaz de dejar a la intemperie todas y cada una de las miserias d la socialdemocracia. En el caso concreto de España, varias evidencias deberían servir para demostrar que nuestro modelo de Estado súper intervencionista y omnipresente (en su versión central o en su versión periférica) es un fracaso. La seguridad social, basada en el reparto de las aportaciones, dilapida nuestra riqueza, crea falsas expectativas, siembra el conflicto intergeneracional y está condenado a la continua revisión a la baja de las prestaciones así como un sostenido endurecimiento de los requisitos para ser beneficiario de las mismas (cotizaciones más altas, edad de jubilación postergada, pensiones más bajas). En segundo lugar, el Estado de bienestar ha puesto todos sus recursos a disposición de los que más tienen, los que más han ganado durante la etapa de exuberancia, salvando bancos, constructoras, inmobiliarias, con cargo a los impuestos de una inmensa mayoría de ciudadanos que, sin embargo, sí ha sufrido y sufre los efectos más crudos de la crisis (socialización de las pérdidas). En tercer lugar, nuestros gobernantes, a partir de un erróneo y deficiente diagnóstico de la coyuntura económica, emprendieron políticas de gasto que en pocos meses han dejado a sus Estados al borde de la quiebra. A la mala deuda acumulada por familias y empresas, han añadido nuevos créditos de dudosa consistencia empleados en su mayoría en gastos superfluos de corte keynesiano.

Y fruto de todas estas manifestaciones del fracaso estatista, tanto desde un punto de vista teórico como estrictamente ideológico, se nos plantea ahora la cuestión autonómica y su inmediata pervivencia. Durán establece la causa sine qua non en aquel “café para todos” patrocinado por los socialistas y alimentado sin freno también por populares. Ambos, unidos en una escalada organizativa sin precedentes, han contribuido a la creación del monstruo autonómico. Por supuesto que Durán extrae a Cataluña o El País Vasco de este debate, por considerar a estas autonomías no sólo anteriores, sino también muestra de que el poder regional es viable. Achaca todos los problemas al mal hacer del gobierno central y le pide a éste que adelgace antes siquiera de plantear la reforma del sistema territorial. Lo cierto es que el autonomismo es un fraude y un fracaso en Murcia como en Cataluña, pero debemos admitir que son las autonomías dependientes frente a las menos dependientes, las grandes responsables de que la opinión pública vea con buenos ojos la recentralización de algunas competencia, e incluso, la integración organizativa entre regiones.

No seré yo quien cuestione la legitimidad del autogobierno, e incluso su deseabilidad dentro de estructuras políticas más amplias. Pero si de algo puede uno estar seguro es que la actual crisis justifica ante todo la naturaleza socialdemócrata e intervencionista de nuestra descentralización. Lejos de aproximar la administración de lo público y generar instituciones locales a modo de contrapoder o que sirvan para dinamizar y hacer más eficiente a los gobiernos, nuestro modelo territorial ha generado grandes dependientes obsesionados con gastar y gastar en cualquier cosa que se les plantee. La duplicidad de competencias, las competencias impropias, o las políticas innecesarias frutos del particularismo, la excepción cultural o lo que sea, son las fuentes más visibles de inestabilidad e insostenibilidad presupuestaria y financiera de las autonomías.

Pero que no se equivoque Durán. Cataluña está al mismo nivel que Andalucía o Galicia, aun cuando estas dos últimas dependan de ella para garantizar el ejercicio de sus competencias. Si algo compromete el futuro de los entes territoriales no es su carácter político, sino meramente intervencionista. Para salvar a las autonomías tendrá primero que reconsiderarse el nivel de estatismo que estamos dispuestos a padecer y mantener.

Saludos y Libertad!

Anuncios
One Comment leave one →
  1. enero 19, 2011 4:55 am

    El problema autonómico es indisoluble. A menos que usted esté dispuesto a masacrar a catalanes y vascos.

    Por supuesto que la deuda de las CCAA es grande, pero a su lado la del estado central es monstruosa. No se trata aquí de que la estructura sea más o menos viable. Se trata de que ni siquiera se sabe administrar una taifa. Porque sí, ese es el verdadero espíritu de la península ibérica.

    Un ejemplo de administración verdaderamente descentralizada es la Confederación Helvética. En la que cada miembro es libre de permanecer o de irse. Y en la que cada cantón cuenta con enormes cuotas de autonomía. Por tanto, no me queda entre las manos más que un argumento carpetovetónico cargado de ideología trasnochada para justificar la inviabilidad de CCAA.

    Para obviar el problema nacional, debería usted proponer la secesión de catalanes y vascos. Y entonces quizás podría hacer valer un modelo más centralista. De todas maneras permítame que lo dude. Pregunte a los muy peperos valencianos si desean desprenderse de su Generalitat.

    En consecuencia, de lo que se trata es de racionalizar la administración. Un golpe bajo a esta idea ha sido la marcha atrás del gobierno socialista en la ley de transparencia. Transparencia que necesitamos como el aire. Porque no es de recibo que ni políticos, ni directores de cajas y bancos, ni altos ejecutivos escondan las vergüenzas de nuestra realidad. Con sus gastos injustificados, caprichos, inmuebles invendibles, evasiones, favores y demás tropelías.

    ¿Y aún alguien espera en que se de confianza al reino?

    No, el debate sobre las CCAA es una cortina de humo más. Soez y mezquina, un debate al que la oposición no le va a hacer ascos. Porque parece que aquí nadie quiere bajarse de la burra, y así nos va.

    Cuando Rajoy necesite a Mas, vamos a ver la realidad de estos vendepatrias.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: