Skip to content

La moral del graffitero

febrero 7, 2011

Ayer sucedió algo digno de mención en las calles de Malasaña. Comerciantes, asociaciones de vecinos y graffiteros unidos con el único objetivo de llenar el barrio de arte urbano. Pude ser testigo de ello, topándome con decenas de artistas de diverso estilo y condición, afanados cada uno en su propia persiana metálica. Los comerciantes, encantados. El barrio estaba hecho una porquería, con tanta firma y garabato sin ton ni son, que afeaban las fachadas de los edificios, sin respetar siquiera los escaparates más vistosos o los portales más llamativos de la zona.

Pero no nos engañemos, lo que ayer sucedió en “Tribunal” tiene poco, muy poco que ver con la lógica invasiva del vulgar graffitero de nuestros días. Éste se dedica a estampar su firma, su icono o el dibujo que sea, allí donde le apetece, sin importarle la estética del conjunto, y mucho menos el derecho del propietario a decidir sobre la apariencia de su finca. Ayer los comerciantes y vecinos actuaron como mecenas, interesados al mismo tiempo en levantar una barrera moral que proteja sus edificios y negocios ante futuros ataques indiscriminados de otros “artistas” del espray. Al parecer, y eso está por ver, la “ley” del graffitero impone el respeto por la obra anterior. Un reconocimiento social de tinte tribal que obliga moralmente a todo aquel que se sienta parte de ese torrente de creatividad y egocentrismo que se esconde detrás de artista urbano. Sucede que, como con todo, hay mucho vándalo aficionado cuyo único fin es reproducir conductas de autosignificación aparentemente subversivas. Por desgracia, no creo que los graffitis “legales”, consentidos por los dueños de los cierres o los muros, vayan a frenar por completo la agresión de tanto animalillo callejero.

Sin embargo, creo que la medida es muy beneficiosa para todos. El efecto barrera existe, y puede que de alguna forma llegue incluso a penetrar en las blandas mentes de los firmantes aficionados, compulsivos y sin estilo que hasta el momento dominan el céntrico barrio madrileño. Entre ellos surgirán disputas, se reprocharán el haber mancillado dibujos que otros admiraban, y poco a poco, es posible que el incivismo intergraffitero mengue hasta casi desaparecer. Por otro lado, las calles de Espíritu Santo, Corredera y otras, adquieren un nuevo rasgo de identidad que unir a la reciente explosión comercial y gastronómica que han vivido. Creatividad, arte y genialidad se esconden ahora entre las persianas y los muros de la zona. El arte urbano es positivo siempre y cuando el ejecutor asuma ciertas reglas, interiorice no sólo el respeto quienes estima sus camaradas, sino también por aquellos que, con o sin simpatía por su obra, son propietarios de los lienzos donde la plasman.

Las ciudades son ámbitos de compleja convivencia. En ocasiones, lo que nos pudiera parecer una simple agresión contra los derechos del propietario, es en realidad un hito identitario para la urbe y sus vecinos, un revulsivo estético, la fuente de un movimiento genial y necesario para la que la rigidez y el dogmatismo no puedan frente al carácter creativo del ser humano. La uniformidad enmascara el fracaso de sociedades temerosas de sí mismas, ancladas en cánones artificiosos y securitarios. La libertad exige cierto margen, conflicto, movimiento. Quizá la experiencia vivida ayer en Malasaña sirva para que muchos comprendan que lo incontrolable sólo puede ser ordenado (que no organizado) cuando los agentes que intervienen generan por sí mismos reglas, límites y conductas sociales suficientes como para garantizar la convivencia de todos. No se trata de soluciones completas, sino de propuestas que favorezcan cierto ajuste espontáneo.

La iniciativa, en plan organizada, nació en Barcelona con Persianes Lliures. Al parecer las autoridades no entendieron que los propietarios y comerciantes dando su consentimiento daban legitimidad a todo lo que se estaba haciendo. En un primer momento se reaccionó multan y prohibiendo.

(Este graffiti está en Conde Duque-San Bernardo, y es anterior a la jornada de ayer, pero pionero en esta cuestión)

Saludos y Libertad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: