Skip to content

El socialismo

marzo 12, 2011

Muchos creen que con el socialismo desaparecen las escandalosas diferencias de riqueza entre los individuos. Que los medios de producción dejan de ser gobernados por la avidez del beneficio y la competencia voraz, para ser dirigidos hacia fines colectivos, “sociales”, que distribuyen equitativamente sus resultados. El socialismo es sinónimo de justicia, mientras que el libre mercado, deliberadamente denominada “capitalismo” con evidente voluntad manipuladora, equivale a violencia, opresión y sacrificio de la mayoría.

Cuando hablamos de capitalismo podemos tomar el término de maneras diferentes. Capitalismo, en sentido estricto, es aquel sistema institucional que favorece un orden económico capaz de acumular capital, conservar el ya existente, y darle, en todo caso, el uso más eficiente de los posibles. En esto deben coincidir liberales y socialistas, en cuanto al fondo y el objetivo de todo sistema económico. Sin embargo, mientras que los primeros saben que el sistema institucional compatible con la mejor producción y el mayor bienestar es aquel que se fundamenta en la propiedad plural y el libre mercado, los socialistas, de todos los partidos, doctrinas, ideologías o religiones, confían en que puedan lograrse mayores resultados mejor distribuidos, siempre y cuando se colectivicen dichos medios de producción y las decisiones económicas sean centralizadas en un órgano director omnisciente.

No es cierto que todos los liberales “sepan” que su opción es en verdad la que mejor se adapta a la realidad del orden social y la naturaleza cognitiva del ser humano. Pero basta con que lo crean para que los resultados de su personal apuesta reviertan en forma de riqueza suficientemente distribuida entre todos los partícipes del mercado. Tampoco es cierto que todos los socialistas “confíen” en estar en lo cierto, porque la historia nos permite afirmar que ha sido la socialdemocracia, basada en la relación entre Estado y Mercado, aquel sistema totalitario de tipo socialista (todos lo son) que mejor ha sabido adaptarse a las miserias intelectuales del hombre contemporáneo, y que ha conseguido una apariencia de bienestar y “justicia social” presuntamente incontestable.

El socialismo no consigue reducir las diferencias de riqueza entre los individuos. La imposición de la dictadura económica genera la igualación desde debajo de la mayor parte de la población, sometida al racionamiento de bienes y la asignación de funciones sin otra expectativa que cumplirlas y conformarse. Son los directores económicos, la casta que decide y gobierna los medios de producción, la minoría que disfruta de todas las ventajas, lujos y dispendios posibles. La ausencia de libertad económica fuerza a que el ascenso social, el enriquecimiento personal, dependa de la participación política, con todo lo que conlleva.

Cuando el orden económico queda supeditado al político, desaparecen las oportunidades que brinda el libre mercado para que cualquiera alcance objetivos diferentes a los que parecían predispuestos para él. Se trata de elegir entre la dictadura de unos pocos, contra el resto, frente a la dictadura de la inmensa mayoría frente a los grandes propietarios de medios de producción. Los ricos en un sistema de libre mercado, en la medida que el orden político no someta al económico, deberán su riqueza al éxito de sus productos en competencia por satisfacer los gustos y deseos de los consumidores. La riqueza dependerá entonces de la herencia, lo cual es perfectamente legítimo, pero mayoritariamente del éxito empresarial, lo cual equivale al gobierno de los consumidores, en definitiva, de todos y cada uno de nosotros.

Dentro del orden social, el Derecho es el único factor trasversal que supera a dos órdenes, el  del mercado y el del gobierno, que, por propia naturaleza, concurren en paralelo y nunca supeditado el uno al otro. Esta estructura piramidal y compartimentada es la que el socialismo pretende subvertir con la excusa de ideas y teorías que en absoluto responden a un estudio científico y certero de la realidad de la sociedad o el ser humano. El estatismo, como herramienta que hace posible la masiva redistribución de la riqueza, o el gobierno económico relativamente centralizado y planificado, representa, por tanto, la quintaesencia del peor error intelectual y moral del que es capaz el Hombre en su intento por comprender su propia condición y el mundo que le rodea. Se trata, visto de esa manera, más allá de la cuestión estrictamente política o económica, de una insalvable tara epistemológica.

Toda opción económica que no sea regresiva o primitivista, tiene en común su carácter “capitalista” (en los términos comentados). El socialismo pretende mayor riqueza, y una distribución más equitativa. Sin embargo, el resultado de su programa político y económico es el de hacer ineficiente al sistema productivo, o lo que es lo mismo, incapaz de incrementar los niveles de riqueza disponibles, y, en todo caso, so pretexto de garantizar una distribución “justa” de esa menor riqueza, consolidar una clase de asalariados enfrentados al racionamiento y la constate frustración de necesidades, y, al mismo tiempo, alzar una clase dirigente que acumula bienes y ventajas inaccesibles para el común de los mortales, salvo que se introduzcan en un elitista y mezquino sistema político. Este principio es común para todo tipo de socialismo, sea cual sea su intensidad o respeto por determinadas parcelas de mercado, propiedad plural o libre iniciativa.

Saludos y libertad!

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. marzo 12, 2011 12:49 pm

    Totalmente de acuerdo con tu post.

    Enlazo un artículo relacionado con la crítica al libre mercado y la desigualdad y pobreza y la falacia al respecto, que creo que será de interés.

    http://valor-crecimiento.blogspot.com/2010/07/la-desigualdad-es-pobreza-economia.html

    Un saludo

  2. marzo 12, 2011 10:47 pm

    Veo un fallo en su argumento, según usted explica las cosas. Dice:

    Se trata de elegir entre la dictadura de unos pocos, contra el resto, frente a la dictadura de la inmensa mayoría frente a los grandes propietarios de medios de producción. Los ricos en un sistema de libre mercado, en la medida que el orden político no someta al económico, deberán su riqueza al éxito de sus productos en competencia por satisfacer los gustos y deseos de los consumidores. La riqueza dependerá entonces de la herencia, lo cual es perfectamente legítimo, pero mayoritariamente del éxito empresarial, lo cual equivale al gobierno de los consumidores, en definitiva, de todos y cada uno de nosotros.

    Pero entonces los que sean propietarios de los medios de producción solo tienen que hacer un cartel y entonces ya no tendrán que molestarse en satisfacer los deseos de los consumidores sino que podrán imponerles lo que quieran como monopolizadores de los medios de producción. Este argumento lo usan los intervencionistas para justificar la regulación del mercado, leyes anti-trust, etc. Regulación, que bajo mi punto de vista simplemente lo que consigue al final es proteger a los grandes propietarios de la competencia.

    Sin embargo, no estoy muy de acuerdo con que tenga que tuviera que pasar todo eso necesariamente. No creo que de existir un mercado libre esté del todo claro que conduzca a una situación final en la que haya unos pocos grandes propietarios y un montón de consumidores, como me parece que sugiere su texto, sino que podría llevar a otra situación de un montón de propietarios-productores-consumidores, en la que no podría darse, o no al menos tan fácilmente, el problema de la formación de carteles.

    • marzo 13, 2011 12:57 am

      Quizá no lo he expresado bien del todo. Quería referirme al mito de la gran desigualdad, de que el capitalismo de mercado tiende a acumular la mayor parte de la riqueza en manos de unos pocos. Esto no sucede así, si bien es cierto que podrían identificarse contadas inmensas fortunas. La idea es que, aun en tal supuesto, siempre que estas grandes acumulaciones de poder económico no procedan de la organización política del orden social, sino de la mera concurrencia en el mercado, su efecto sería irrelevante en términos de libertad y prosperidad de cada individuo. Un mercado libre hace que incluso los grandes capitalistas se hallen sometidos al mandato del común de los consumidores.

    • marzo 18, 2011 7:53 am

      En Roma, el poder político estaba asociado a la casta de los patricios. Que en el proceso de devenir un imperio, entró en el negocio del comercio internacional.
      En la Edad Media el poder político llevaba aparejado un control de las tierras de cultivo, por tanto económico también. Y en aquellas área más burguesas, por un consejo de notables que normalmente eran los más pudientes.
      En el absolutismo, las grandes empresas solían ser patronazgo real. Precisamente en esta época vemos lo que la empresa es capaz de hacer sin regulaciones, como el tráfico de esclavos.
      En el colonialismo más de lo mismo, creando normas ex profeso para mantener privilegios a una parte de la sociedad, incluyendo las compañías comerciales amparadas por la corona.
      Nunca, nunca, el poder político ha estado desligado del económico. Ni siquiera cuando la usura estaba prohibida.
      Se podrá discutir la idoneidad de un modelo u otro. Pero de entrada hay que tener claro que cualquier diferencia de rentas que exceda cierta proporción (en Suecia suele ser de 1 a 7, en España de 1 a 200), tiene como consecuencia un poder político, aunque este no esté respaldado por cargo público alguno. Y a la inversa, un poder político siempre tiene su traducción económica. Y esto es especialmente cierto en nuestros días, en los que la monetización de la economía permite hacer muchas más cosas con dinero que, pongamos por ejemplo, en tiempos de los mayas, con todo su oro.
      Colegio con que la aplicación de “eso” que llaman socialismo no ha servido para demostrar nada más que hay que andar con cuidado con las atribuciones que se arroga el aparato estatal. Pero eso no debe hacernos perder de vista que la finalidad última de la vida no es crear riqueza, si no vivirla.
      Del mismo modo el estado no ha de ser entendido como un agente económico cuya perentoria necesidad de superávit lo equipare a cualquier empresa privada. Como tampoco hay que creerse que la libre concurrencia da como resultado el mejor servicio al consumidor. Un ejemplo, la sanidad yanqui, en la que colisionan los intereses encontrados de empresas y consumidores.
      Es difícil encontrar una ecuación que favorezca el desarrollo de iniciativas individuales y colectivas, al tiempo que se garantizan unos derechos mínimos. Un ejemplo de las contradicciones de nuestro sistema capitalista es el energúmeno legal llamado ACTA (http://es.wikipedia.org/wiki/Anti-Counterfeiting_Trade_Agreement). Puesto que desde una óptica liberal es una herramienta intrusiva en la vida privada de las personas y un intento de proteger intereses corporativos.
      Resumiendo, el problema no es tanto ideológico como el de la realidad factual. El socialismo ha llegado a nuestros días como una sombra de lo que pudo haber sido. Se puede discutir acerca de si tratar de establecer un modelo de sociedad es perjudicial, tal como intentaron las izquierdas hegelianas. Pero no se puede pretender quitarle una pata a una mesa sin proponer otro sustento. De lo que estoy convencido es de que cualquier propósito para mejorar la vida del ciudadano es una cuestión política.
      En este sentido, sería deseable que las empresas se implicaran a fondo ampliado su cómputo de inputs al mero ejercicio contable. Incluyendo el bienestar de sus miembros así como los efectos de su actividad en el medio ambiente. Esto supondría una revolución no sólo económica, también social. Pero como de momento esto no tiene visos de suceder, es necesario establecer un marco legal, a veces coercitivo, que impida que se oprima a los individuos. Es aquí dónde el socialismo hace acto de presencia, aunque haya fracasado estrepitosamente. El ejemplo más esperpéntico es China, que suma lo peor del capitalismo feroz y de la dictadura política. ¿Es éste el modelo a seguir? No, y mil veces no.
      En todo caso, es en el campo de la política, del estado, dónde se ha de empezar a hacer limpieza. Un estado corrupto como España no garantiza esa ecuanimidad, ni si quiera la libre competencia. Es una cuestión de madurez ética, de principios. Sin ellos no hay fórmula que valga y alguien ha de asumir ese rol. Si no lo hace la empresa, lo tendrá que hacer el estado, y si el estado tampoco lo hace… entonces pasa lo que pasa en Túnez.

  3. julio 27, 2012 9:28 pm

    Excelente descripción que haces del socialismo, me encuentro totalmente de acuerdo pero quiero agregar unos elementos que en mi concepto hay que tratara.

    1.- En los sistemas socialistas donde los medios de producción estan controlados por el estado, en realidad no hay una verdadera libertad de cada ciudadano por cuanto como dices, estan sometidos. La causa, se basa en los fundamentos teoricos que el marxismo tiene y como leí en una ocasion a una entrevista a Mikail Gorvachov donde le cuestionaron porque fracaso la revolución sovietica. Cuya respuesta fue que iba en contra de la naturaleza humana. Esto tiene para extenderse pero lo resumo en que la pretensión del marxismo de ver al SER HUMANO como un SER PURAMENTE SOCIAL, es un error. Muchos otros intelectuales de esa doctrina hablan del NUEVO HOMBRE, lo cual niega al individuo y su LIBRE ALBERDRIO. Es por eso que un sistema socialista requiere aparatos represivos que dominen al INDIVIDUO. Producto de esta negación que el MARXISMO IMPONE, es que la productividad decae, porque destruye en los individuos la motivación. Pro eso en casi 70 años la revolución socialista no avanzo y finalmente sucumbio.

    2.- Al contrario en el capitalismo, con el manejo del mercado con la oferta y la demanda, claramente se genera fracturas en la sociedad porque se pierde el sentido de las proporciones, ya que afloran los egoismos y avaricias de los individuos. Esta teoria es sin duda, la teoria de especulación y la valoración no objetiva del trabajo con lo cual con los modelos neoliberales hacen que el capital se concentre en pocas manos. Esto sumado a que el poder economico financie el poder político, gracias a la avaricia anteriormente mencionada, hace que se presenten fenomenos conocidos por todo el mundo como la corrupción, la desigualdad social, etc.

    Como comente esto es extenso, pero mi invitación es que cada uno de nosotros como seres humanos aportemos en la sociedad, en buscar remedios ante esta situación y es siendo realmente criticos al sistema de la oferta y la demanda, ya que de este modo podemos rescatar lo bueno del capitalismo y quizas hallar el camino en que estos dos sistemas que son como el agua y el aceite, lleguen a complementarse. Y es ahí que aunque suene absurdo, desligar al marxismo del socialismo, porque si bien fue la doctrina pionera no es la verdad absoluta, y ese es el reto de los sociologos e intelectuales en la materia, ver al hombre como verdaderamente es, un individuo con caracteristicas sociales y no un exclavo para hacer dinero ni para obedecer a los intereses de un estado que le decide por el.

    Muchas gracias.

    • Bastiat permalink
      agosto 14, 2012 7:52 am

      Nelson, en tus críticas al capitalismo te dejas arrastrar por los conceptos manidos del socialismo mas rancio. La oferta y la demanda no es la característica del capitalismo, sino la esencia de la acción humana en su forma fundamental que es la libertad de elegir.

      La oferta no obliga a uno a elegir por lo que se ofrece, sino que te da la posibilidad de elegir entre lo que se ofrece…. o no.

      Por tanto, si negamos la parte fundamental de la libertad, el poder elegir, y lo ceñimos, lo constreñimos a un concepto marxista como el del capitalismo como forma de organización social impuesta desde el poder estaremos negando lo fundamental en todo análisis de la sociedad… La realidad.

      Y la realidad es que el poder político se impone a las sociedades porque las sociedades quieren negar esa realidad. Quieren establecer mecanismos que les liberen de su propia realidad individual de tal manera que sean los demás los que logren sacarlos de ella o, al menos, liberarlos de algunas de las consecuencias de su propio obrar o existir.

      Una sociedad que comprenda los principios de libertad individual, de respeto a la vida y, sobre todo, en el aspecto económico más fundamental, de respeto a la propiedad privada no consentirá en que se creen estructuras de poder, normas, leyes, que favorezca a unos frente a otros.

      El hecho de que existan ricos, no debe ser nunca mas que consecuencia de su buen hacer, de ofrecer a la sociedad productos que la sociedad demande y que le procuren beneficios, pero nunca que esos beneficios le sirvan, gracias a la acción del poder azuzado por él, para limitar la capacidad de los demás en ofrecer esos mismos productos, o en lograr que esa riqueza le sirva para lograr objetivos personales o imponer los criterios morales, religiosos o sociales que el crea convenientes para todos. Ni si quiera eso.

      Por eso no es que tengamos que ligar o desligar conceptos de ideologías varias, simplemente hay que hacer valer la idea de que el hombre es un individuo que vive en sociedad, no un ser social. Y que su vivir en sociedad lleva aparejado la creación de instituciones que garanticen la convivencia basada en acuerdos voluntarios libres.

      Eso es todo.

      • noviembre 4, 2012 9:41 pm

        Excelente respuesta Bastiat, concuerdo totalmente con tus argumentos, especialmente con el de la oferta y la demanda.

        Excelente artículo de Jcherran.

        Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: