Skip to content

Los mejores según Aguirre

abril 6, 2011

Mérito y capacidad, así se selecciona al funcionariado español. Competencia y éxito, de ese modo alcanzan los deportistas records y medallas. La propuesta de Aguirre de crear un bachillerato para cerebritos ha sentado muy mal en la izquierda. Nazi, elitista, clasista… Ya se habla de guetos y exclusión social, como si la Presidenta madrileña hubiera hablado de fundar centros sólo para pelirrojos. El centro de la discusión es eminentemente pedagógico, me temo, y no tanto político como pretenden embarrar desde el izquierdismo más recalcitrante.

La medida es compleja, y posiblemente no tenga una traducción inmediata en el modelo educativo madrileño. Primero debería explicarse bien, o rebatir al menos las falacias vertidas sobre la cuestión. Se trata de ofrecer a los alumnos de bachillerato más aventajados, en función de sus notas y dotes demostrables, una atención que se ajuste a sus necesidades y proyección académica. Esto ya sucede con los superdotados, que son tan excepcionales como poco numerosos. Ahora se pretende poner el límite en una media de 8, lo que dejaría fuera al 80 o 90% de los alumnos. Una élite que obtiene su especial consideración en virtud de los talentos demostrados, tras 13 años de escolarización satisfactoria. Excelencia cuasi objetiva, sin discriminar por sexo, poder adquisitivo de la familia, religión, cultura…

Otro factor que blinda la propuesta frente a las denuncias de inconstitucionalidad es que se dirige a alumnos de la educación NO obligatoria, es decir, mayores de 16 años con la ESO terminada. El bachillerato, tomado como previo a la formación universitaria, es un periodo voluntario en el que debe primarse la superación, la especialización y la excelencia. Los centros de alto rendimiento serían una inmejorable oportunidad “pública” al alcance de cualquiera. Para hacerla más completa debería ir acompañada de un programa de detección precoz de cerebritos, que hiciera todo lo posible porque éstos no se perdieran por el camino antes de completar la educación obligatoria.

El gobierno de la Comunidad de Madrid aspira, a través de políticas imaginativas y más liberales, a consolidar una sociedad abierta, dinámica, floreciente y próspera. Los resultados son evidentes. La educación bilingüe en centros públicos merece atención y respeto internacional. Las notas de nuestros alumnos superan la media española. Dentro de lo malo y calamitoso que tiene la educación pública, podemos decir que en Madrid la excelencia genera estimables logros que revierten  en el común de los ciudadanos.

La propaganda izquierdista es repugnante, sobre todo porque se afana en defender un modelo de mediocridad y degeneración que ya casi nadie desconoce. Los inventos del PSOE y los principios pedagógicos y morales sobre los que se sostienen, han producido un deterioro completo de nuestro sistema educativo. El estatismo se demuestra fallido con una claridad pasmosa. Si algo puede atacarse en Aguirre es su ingenuidad, o su voluntarista pretensión de dirigir los servicios públicos hacia resultados que sólo un mercado libre podría proporcionar a un nivel muy superior del que cualquier modelo de intervención será capaz jamás.

Cualquier padre debería querer que sus hijos lograsen el honor de cursar sus estudios bajo los programas de un bachillerato para cerebritos. Siguiendo la lógica izquierdista, deberían desaparecer las notas de corte, los notables, sobresalientes y matrículas de honor, los títulos que exijan aprobar un examen, completar un curso o presentar un trabajo de investigación. La educación como una una amalgama de horas muertas, propaganda e incúlcación de valores atávicos y colectivistas, desprovista de todo reconocimiento . Del tuteo sesentayochista hemos pasado a ningunear la inteligencia, a convertir al mediocre o haragán en el único patrón de referencia.

Saludos y libertad!

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. ATR permalink
    abril 7, 2011 8:53 am

    Qué medida más estupenda si realmente se implantase. Tratar de homogeneizar el nivel educativo es bueno, pero no quedarse ahí: allá donde se pueda, explotar el filón que haya. Es decir, aquellos que tengan una capacidad intelectual mayor (o que sobresalgan en algún área), por qué no han de gozar de la posibilidad de explotar ese talento? Sería bueno para todos: para ellos y para el país. No todos somos iguales, eso lo sabemos. Los hay más listos, más tontos, más vagos, más trabajadores. La Educación ha de hacerse cargo, también, de la diferencia. Me parece excelente. Ojalá se implantara un sistema similar al de las Grammar Schools `(por desgracia, debido a la demagogia de aquellos que abogan por una igualdad vertical, estalinista y horrenda, en proceso de desaparición) británicas, que eran escuelas secundarias (aún existen unas pocas) públicas a las que sólo entraban los mejores..
    Un saludo

    • abril 7, 2011 3:00 pm

      Sabía que esta medida te iba a gustar… Desgraciadamente para ti no creo que llegue a ver la luz. Tiene una aplicación muy complicada. De todas formas, para cuando tus hijos hagan el bachillerato (que entonces ya será a los 32 años y obligatorio), habrán vuelto los socialistas al poder en Madrid. Todo esto ha sucedido antes, y volverá a suceder de nuevo, es una máxima cylon, me temo 😉

      • abril 7, 2011 9:37 pm

        Saludos,

        Puede que el problema educativo español no sea el lastre de los “mediocres”, sino los bandazos constantes en el sistema educativo cada vez que el gobierno cambia de color, o incluso, podríamos plantearnos para qué buscar la excelencia estudiantil, cuando acaban habiendo fugas de cerebros hacia el extranjero… ¿Gastamos los impuestos en formar talentos que luego enriquecen a otras naciones?

        Por cierto, un diez por la referencia cylon! 🙂

      • ATR permalink
        abril 8, 2011 7:31 am

        Qué pena da todo ésto!

        Realmente espero que cuaje y que los estajanovistas de la educación vean los frutos de tan magnífica medida.

        Si los socialistas llegan al poder en Madrid me temo que desmantelarán todo lo que se ha logrado durante estos años. Es un ejemplo de como se pueden hacer bien las cosas (el PP no siempre lo hizo bien en Madrid, todo hay que decirlo; han sido estos dos señores, Aguirre y Gallardón, los que han impulsado nuestra ciudad y nuestra comunidad; los que, como bien dicen, con imaginación y creatividad, han lograro que despegase de su provincianismo).
        Un saludo

  2. Bastiat permalink
    abril 7, 2011 12:42 pm

    Lo verdaderamente interesante de la propuesta es que incide en las diferencias fundamentales entre lo que significa el liberalismo y lo que significa el socialismo.

    Aquellos que pretenden el igualitarismo no pueden aceptar que se escoja a los mejores como se hace en la vida real. Si Ronaldo, el de ahora o el de antes, se le paga el dinero que se le paga es porque es mejor que el resto. La vida real es así. Pero el igualitarismo no quiere eso, no quiere que haya buenos y menos buenos quiere que todos seamos iguales si o si. Y eso desincentiva a los buenos y sólo beneficia a los malos.

    Es inteligente, dependiendo del cómo se lleve a cabo el debate, porque al fin alguien promueve debate ideológico frente a la Izquierda, y éste lo es.

    El igualitarismo cercena la excelencia. Habrá que desenmascarar ya de una vez a esta ideología tan totalitaria.

    • Álvaro García permalink
      abril 11, 2011 10:50 pm

      Se ve que Usted no alberga retruécanos e inversión de términos, de esos de intereses invertidos, de proyecciones psicológicas y tal. Se ve que es Usted una persona sana que toma las palabras de los demás como su verdadera opinión y no hacer cálculos timbísticos, pokerísticos, musísticos … tendemos a pensar – bueno … – tiene a pensar la buena gente que la propaganda, que las dispensas, – la ideología – son sentidas y que se afirman tal y como son sentidas. Tienden a pensar que la propaganda político-ideológica es honradamente asentida y proferida, divulgada. Nada más alejado de la realidad. De mi realidad cuanto menos. El socialismo y el liberalismo aquí tienen poca cosa que ver, otra cosa sería aplicar los criterios lógicos que enseñan la economía y la sociología para organizar la educación. Este es un problema de sentido común y no de ideologías. Pero se equivoca con eso del igualitarismo. No son tan tontos los del ogt, el coco y el psoviet como para creer en tales falacias. Al igual que Usted tampoco se las cree, y es que no es una cuestión de creencias o de fe, es una cuestión de datos, de hechos. Y los hechos están claros. En esa defensa del igualitarismo no hay ni siquiera un oportunismo legalista, sino un puro cálculo de mangancia, un cálculo para propiciar la estabulación de la juventud en las cuadras y corrales de la casta política y sus sicarios sindicales. La educación pública está concebida para analfabetizar a la población y no para igualar nada. Así se puede comprender la organización del personal, de los centros, de la disciplina, de los contenidos y currículos, de la movilidad, de la libertad de elección de centro, de la normalización lingüística – sic – que se aplica en los suburbios nacionalistas. Sabe perfectamente que no promueve la igualdad, sino todo lo contrario. No obstante interesa que la sociedad encomienda a sus hijos al Estado – esto es, a ellos -, y que ellos puedan hacer con los chavales lo que les salga del puño y de la rosa, de la hoz y del martillo. Aquí la política concernida de las clases populares es la de Aguirre – lástima que no alcance a todos, sino a una minoría –, mientras que la política socialista y sindical al respecto tan sólo pretende conservar la ascendencia e influencia ideológica sobre la juventud, especialmente de las clases populares, y sobre el profesorado. Nada más. No hay pugna ideológica alguna. Tal vez una batallita de cosmovisiones, pero más que nada porque la educación pública es un magnitud vectorial del pensamiento relativista y masónico, estatalista y dogmático.
      Salud,

      • Bastiat permalink
        abril 13, 2011 7:33 am

        Yo creo, Don Álvaro García, que el igualitarismo es el soporte ideológico que ellos manejan para hacer creer a la sociedad la bondad de su programa. Un programa en el que creen una gran mayoría de la militancia a-racional que los sostiene, pero un programa que, como usted muy bien describe, con ese ímpetu narrativo y discursivo que le adorna, no tiene por objeto que laminar a la sociedad para contener a la masa en una felicidad inane de la que difícilmente saldrán porque no se les está dando los medios y, lo que es peor, no se les está dejando elegir.

        Yo, de todas formas, me quedo en el análisis de su discurso porque lo principal a la hora de hacer cambiar las cosas es reabatir ese discurso. Y decir que el igualitarismo es la base de la dictadura hay que hacerlo si o si porque, entre otras cosas, es cierto. No somos iguales y no podemos serlo por obligación, lo diga Dios o la Portera de César Vidal.

        Y pretender eso es ir contra la razón y contra la naturaleza. El quererse empecinar en ello no puede llevar mas que a las disgregación de la sociedad por desistimiento y desengaño. No puede llevar mas que a la desidia de aquellos que pudiendo haber llegado han desistido por no encontrar aliciente en su esfuerzo, no puede llevar mas que a la molicie a aquellos que sin hacer nada, ni lo mínimo, han tenido una recompensa mayor de la merecida.

        Dicho lo cual, no puedo negarle ni una coma a lo que dice en este comentario al que respondo ni al otro en el que se explaya en sus argumentos. De todas formas, una cosa es saber lo que hay, saber lo que puede haber y otra cosa es saber lo que se puede hacer.

  3. Álvaro García permalink
    abril 11, 2011 10:30 pm

    Ni tanto ni tan calvo. Por partes …
    La educación pública contribuye a perpetuar las diferencias socio-económicas y culturales. En primer lugar las clases pudientes huyen del invento como de la peste. En segundo lugar existe la educación concertada que libra a buena parte de las clases medias de la condena de la pedagogía progre y nacionalista. Y en tercer lugar afloran una interminable, sino infinita, sucesión de factores sociales y culturales, familiares y psicológicos, entre otros, que hacen que alumnos de ciertos sectores socio-económicos se vean favorecidos en relación a otros alumnos que no disfrutan de esos contextos sociales, culturales o familiares tan propicios para el aprendizaje. La igualdad de oportunidad en educación es por tanto una falacia, … en educación y en todo lo demás. Pretender que la educación sea una forma de atajar las diferencias socio-económicas es una equivocación; pretender que las diferencias socio-económicas y familiares y culturales no afecten el rendimiento de los alumnos es una entelequia. La clave para estrechar las diferencias económicas no está en la educación, sino en el sistema monetario y económico, y mientras éste – junto con nuestro sistema laboral – establezca claramente la preeminencia inmutable de unas élites estólidas y miserables, mientras tengamos tal organización estatal, tal sistema fiscal, tal sistema legal, tal clase política y sindical … es virtual y metafísicamente imposible que por muy inteligente y estudioso que uno sea pueda alcanzar cualquier objetivo académico o profesional. La educación pública sólo sirve para que los hijos de los pobres – no necesariamente ignorantes – y de los ignorantes – no necesariamente pobres – sean todos pobres e ignorantes en un futuro. Así se protegen las élites y sus vástagos de la afluencia de competencia y de inteligencia capaz de desembarcarles de su holgada y privilegiada posición económica y social – sino también política -, así se evitan tener que reformar los múltiples sistemas legales extraídos de la alta edad media que rigen en España, heredados de otra dictadura y de otra religión, especialmente en los quebrados y masónicos suburbios nacionalistas. El mejor ejemplo, la catalización de los hijos de los curritos mientras los vástagos de los que imponen el catalán prohibiendo a españoles educarse en español en España llevan a sus hijos a los liceos alemanes y colegios internacionales. Es por ello rigurosamente cierto que la pretensión real del modelo educativo público es la analfabetización funcional y social de la clases menos favorecidas y ello es un hecho demostrado, siquiera sea por la reticencia, la fatal contumacia de la casta política a cargarse el presente sistema educativo pese a su estrepitoso fracaso. De hecho la consigna masónica es que el sistema educativo es bueno, y lo malo son los alumnos y sus familias: lo dicho que los hijos de los pobres y de los ignorantes sean todos pobres e ignorantes, y además … apaleaos que diría el castizo.
    En segundo lugar, su error amigo Hayek. El “cerebrito”. No hay cerebro que no pueda ser “cerebrito”. Bueno rectifico; tal vez alguno haya. No hay desde luego una proporción de un 20% de cerebritos y 80% de sindicados de la molicie. Siempre habrá un 1%, o un 2% y un 5% y un 99% de mejores alumnos; siempre habrá el primero de la clase, el repetidor y el chaval espabilado e inteligente que saca cincos sin escuchar en clase, sin hacer deberes, sin estudiar y que por no hacer, ya ni copia en los exámenes. Por ello la política de Aguirre es equivocada, o incompleta en el mejor de los casos, pero no deriva tal error de su exclusiva responsabilidad – ignorando que la señora fuera Ministra de Educación –. El error está en no salvar a un mayor número de chavales de las fauces de la analfabetización conveniente a las élites. Esto es, el error está en no aplicar un criterio lógico a todo el sistema educativo, además de no hacer otras muchas cosas. Todos los chavales – quitando oligofrenias y otras leches – pueden alcanzar un nivel de 8 en la ESO sin demasiados problemas y sin demasiado esfuerzo. Sólo necesitan los profesionales adecuados, los familiares adecuados y unos referentes adecuados. Deme un chaval seis meses y saca un 8 en la ESO aunque prácticamente no sepa escribir. Por ello, las criticas a la medida de Aguirre por parte de los docentes del ogt y de los cocos y de toda esa tropa, suponen el reconocimiento de su fracaso profesional y la complacencia con éste. El error de Aguirre está en no echar a la putacalle a toda esa tropa. Yo lo haría.
    En tercer lugar, la enseñanza bilingüe es un experimento atroz y un método inaceptable. Pretender que un chaval aprenda historia dándole la clase en inglés sin saber inglés demasiado bien es una atrocidad, una atrocidad para su nivel de inglés – que será por fuerza españolizado – y para sus conocimientos de historia. Si no le gusta la historia le gustará menos, y si no le gusta o no se le da bien el inglés – o se le da peor que otros compañeros – el chaval estará bien arreglado. La única técnica viable para aprender un idioma – incluso uno gramaticalmente tan sencillo como el inglés – está en la inmersión – no en la inmersión lingüística – sino en la inmersión a secas. Si el contexto general del alumno usa el idioma es altamente recomendable introducir materias en ese idioma, pero si el idioma, la lengua, no se práctica extraacadémicamente es imposible aprenderlo bien, y si se adquiere exclusivamente en un contexto docente el grado de aprovechamiento que hará de las clases será prácticamente nulo. Los idiomas se aprenden más en familia, con amigos, en la calle, leyendo periódicos, socializándose en ese idioma, que memorizando verbos irregulares y frasales. El bilingüismo anglófono le encanta a la propaganda yankie e imperial, y la política internacional de las potencias anglosajonas, igual que a nosotros nos gusta presumir de lengua internacional y técnicamente más desarrollada de francés, inglés o alemán, no obstante la base del desarrollo intelectual y académico está en saber leer, leer rápido, en la inteligencia lectora, capacidad de síntesis, memoria, exposición y composición, expoliatio y amplificatio y tal y tal. Cuanto mejor dominen su lengua materna, mejor y más rápido aprenderán otra lengua. Hay por tanto prioridades mucho más prioritarias – valga la redundancia – que aprender un idioma que se aprende en seis meses en el extranjero. A leer y a estudiar no se aprende en seis meses … normalmente. Habrá que ver hasta qué punto la incorporación de una lengua extranjera en la docencia de contenidos sustantivos no es contraproducente para ese nivel de contenidos sustantivos, y habrá que ver cuál es el nivel de razonamiento, de lectura, de memoria … de esos chavales para que realmente puedan hacer un aprovechamiento óptimo de sacrificar nivel de conocimientos en pro de aprender una lengua extranjera. Yo, que soy mallorquín, e hijo de castellanos viejos, hablo mallorquín mucho mejor que muchos de mis compañeros del colegio de familia y apellidos mallorquines. ¿Por qué?, pues porque mi padrino era mallorquín y en ese idioma me hablaba desde que nací. Porque he vivido en un pueblo de la Sierra de Tramontana toda mi santa vida, y porque suspendía catalán – que no mallorquín –, además de la religión, en el colegio siempre, y siempre es siempre. Hoy tengo el nivel D de la Generalitat de Cataluña, título que me saque para poder reírme en la puñetera cara de los fundamentalistas del idioma, y para contribuir con mí discurrir a la bella xerra mallorquina en su defensa de la absorción gramatical infame de la que es objeto. Hablo inglés hasta el extremo de que los extranjeros no se creen que sea español hasta que enseño el DNI y lo hago, yo así lo creo, por hablar desde pequeño dos idiomas con registros fonéticos radicalmente dispares y por haber leído varios cientos de libros en inglés, también hablo alemán porque me sale de la bratwurst … ala. Sé cómo se aprenden idiomas, y le puedo asegurar que la pizarra y la gramática son esenciales, pero no son lo más esencial “nidelejos” que poner el práctica el idioma, que pensar en ese idioma, que vivir en ese idioma. Si no piensas en el idioma es que no lo sabes. Así que yo, particularmente, agradecería que dejarán de experimentar con los chavales y que les enseñen a leer, a memorizar, a sintetizar, a razonar y la escribir, EN ESPAÑOL, y déjenlos en paz y no se preocupen, que ellos solitos y sus familias ya se encargarán de estudiar y aprender lo que les dé la gana, lo que les convenga o lo que necesiten.
    Por lo demás, sus razonamientos son correctos y por ello respetables.
    Yo voy más lejos. Prohibamos constitucionalmente la educación pública y obligatoria y limitemos radicalmente las potestades legislativas de los parlamentos y de las Cortes – que tanto monta – sobre materia educativa.
    Una apostilla. La medida de Aguirre va claramente a favor de los chavales de clase media que no tendrían de otro modo acceso a sistemas de impartición del bachillerato de alto rendimiento por carecer de recurso económicos bastantes. Lo que me hace pensar que la iniquidad sirve rebosando es que el invento, la novísima parida educativa, va destinada a cuatro gatos mal contados, y por ello la mejora que entraña será imperceptible. Yo no me considero un siervo de la gleba, ni un proletario, ni un paria, si una víctima de la casta política, financiera y sindical, como todos los que no somos ni políticos, ni banqueros o plutócratas o sindicalistas, pero hay una convencía clara de las elites – más aún de las españolas por su ácido grado de estupidez y de mediocridad, por sus privilegios injustificables y por sus disparatas ideas y conductas, de que las clases populares sean analfabetas hasta la náusea. Una chica búlgara que pude ayudar hace poco tiempo me dijo que habiendo llegado a España con 14 su nivel de física y de matemáticas correspondía al de un alumno de selectividad español. La educación pública es nitrógeno líquido en términos socio-económicos. Es más fácil que Botín y Zapatero, que los inventores del Euro, y que los etarras en pleno vayan todos al cielo que que un porcentaje, digamos, del 25-45% de los españolitos de clase baja lleguen a tener una profesión cualificada y escasa gracias al sistema público de enseñanza. Los votantes inmigrantes deberían tener esto muy presente y valorar quien está en condiciones de ofrecerles unos mejores servicios educativos, y es que los celtiberos ácratas y liberales ya no votamos, como esperamos que sus hijos tampoco voten llegado el momento.

    Salud,

    • ATR permalink
      abril 13, 2011 8:09 am

      Ha desbarrado usted, señor García, en lo de la Educación Bilingüe (que, dicho sea de paso, no se practica en nuestro país, pues nadie tiene ni idea de inglés y los docentes no pueden impartir clases en este idioma). Es factible y deseable. Factible, como se ha demostrado en el ejemplo de países que la han practicado exitosamente: Holanda, Noruega, Suecia. Deseable, pues nos facilitaría grandemente las cosas.
      En cuanto a su discurso, ha sido divertido, no le falta razón y tampoco verborrea.

      Un saludo

      • Bastiat permalink
        abril 13, 2011 10:06 am

        ATR, no es cierto. Mi hija sí da muchas clases en inglés, y a veces me pregunto si estará aprendiendo los conocimientos adecuadamente. Claro que los conocimientos que ahora se imparten no tienen nada que ver con los que yo daba en mi añorado BUP.

        Y de lo que no te tiene que caber ninguna duda es que la mejor manera de aprender bien un idioma es viviendo una temporadita inmerso en un país que lo hable. Porque en esto estoy contigo… el inglés de muchos de sus profesores es manifiestamente mejorable. Con decirte que en algún momento los alumnos que ya llevan desde primaria en bilingüe han tenido que corregir en mas de una ocasión a algún profesor.

  4. ATR permalink
    abril 13, 2011 10:34 am

    La inmersión ha de comenzar a una edad temprana y ha de contar con profesionales competentes en la lengua en la que se imparte la asignatura. Obviamente, si la expresión es deficiente la explicación (y recepción por parte del alumnado) también. Pero con docentes capacitados para expresarse en inglés y alumnos acostumbrados desde muy pequeños a esta lengua, no debería haber tanto problema. Los niños son esponjas, literalmente. Y para los idiomas, aún más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: