Skip to content

Políticas de Estado: Bildu y Bin Laden

mayo 2, 2011

Unas veces nos gustan, otras no, pero siempre y sin excepción, representan la antijuridicidad elevada a la enésima potencia. Ilegalizar las listas de Bildu, pretender la muerte de Bin Laden y no su captura para que se someta a los tribunales competentes, son ejemplos muy de actualidad que nos ayudan a comprender la naturaleza de las “políticas de Estado”. La principal diferencia entre ambas es el carácter interior o exterior de su práctica, ya que en España, cuando el compromiso de PP y PSOE por excluir de las instituciones democráticas al “entorno de ETA”, se trata de una cuestión doméstica en la que se trata de implicar a autoridades y organizaciones políticas nacionales. Que los EE.UU. consigan el placet pakistaní para actuar en su territorio sin someterse a ley de ningún tipo o fuero, es una cuestión de entera arbitrariedad merced de quien ejerce las funciones de política internacional y defensa en la primera potencia. Compromiso, no legalidad, es lo que habilita los dos resultados alcanzados. Si las candidaturas de Bildu son hoy, tras pasar por el TS, ilegales, no se debe a que en nuestros ordenamiento exista tipificada tal posibilidad con todas las garantías que si imperan en la persecución de cualquier otra conducta ilícita. Nadie ha podido demostrar que en las listas de Bildu haya terroristas, que su objetivo sea colaborar con el terrorismo, ni que lo haya hecho, o que una vez en las instituciones tengan un plan conocido para amparar actos terroristas, financiarlos y demás. Es decir, nada, nos guste o no, debería permitir a un sistema jurídico de libertades y garantías individuales, privar de un derecho como es el de representación política a miles de personas que se postulan como candidatos a cargos públicos, y a decenas de miles de potenciales y claros votantes de esa formación. Por tanto, no es la ley, si no la coartada legislativa o la excusa judicial que inventa el compromiso político entre PP y PSOE para conseguir semejante exclusión. Cuanto este compromiso se debilitó, los abertzales se colaron en algunos ayuntamientos gracias a ANV. Misma ley, mismas facultades, pero distinto momento político, diferente sintonía entre las organizaciones que vertebran nuestra partidocracia.

Bin Laden se ha enfrentado a la impunidad de que la gozan los grandes países en sus intervenciones internacionales. Política de guerra, aliados sumisos y fuerzas especiales dispuestas a cumplir las órdenes de su comandante en jefe. Que celebremos la desaparición de este psicópata no quiere decir que debamos conformarnos con la explicación de un presidente norteamericano orgulloso de haber promovido la muerte del terrorista, como objetivo, no como consecuencia del intento de su captura. ¿Por qué existe Guantánamo entonces? Si se trataba de coger terroristas, ubicarlos en un limbo jurídico, y conseguir información, qué mejor presa que el malvado cerebro de tantos actos de terror. Si su captura no era el fin, ¿por qué no cerrar de una vez por todas el centro de reclusión, tirando al mar a quienes ahora la habitan? Si se trata de eliminar terroristas sin supervisión judicial, montando un espectáculo mediático sin par, no entiendo cómo un sistema jurídico supuestamente liberal como el americano tolera situaciones así.

Pero repito, en ambos casos, o en cualquiera, podremos estar o no de acuerdo con los resultados, la estrategia o los fines perseguidos, pero siendo mínimamente coherentes e íntegros en nuestras ideas y valores fundamentales, en las dos situaciones estamos ante el aplauso de la arbitrariedad sin límites del poder político. Desgraciadamente, con Bildu fuera de los ayuntamientos, o Bin Laden en el fondo del mar, todos nosotros somos hoy un poco menos libres que ayer.

Saludos y Libertad!

Anuncios
25 comentarios leave one →
  1. mayo 2, 2011 8:20 pm

    No puedo estar más de acuerdo. Volví a caer en esta página, y volvía a ver coherencia y honestidad, dos de los valores más firmes de un interlocutor para creer en sus palabras. un saludo!

  2. mayo 3, 2011 6:07 am

    Discrepo por completo, tanto de lo de Bildu como de lo de Bin Laden.

    Bildu es una tapadera para que ETA entre en los ayuntamientos, y eso no se puede permitir. En democracia todas las opciones son legítimas, absolutamente todas, menos las que defienden la violencia, y menos cuando la están practicando.

    Sobre Bin Laden, los estadounidenses querían capturarlo vivo, pero el tipo se resistió. Lo que se pretendía era detenerlo, pero en el intento murió, ya que estaba armado y usó sus armas contra los americanos. Ahora bien, ¿cuál era la alternativa? ¿Confíar en las autoridades paquistaníes, que hubieran permitido con toda probabilidad su fuga? Me gustaría leer algo al respecto.

    Un saludo.

    • mayo 3, 2011 7:33 am

      El objetivo era matarlo… Pero da igual, me temo que no habéis entendido el argumento, es mucho menos burdo que la simpleza de los vuestros (incluyo a JFM). Hablo de políticas de Estado, de arbitrariedad, oportunidad política, estrategia… Y esto, os guste o no, es intrínsecamente opuesto a la vigencia de un orden jurídico liberal. Es poder indiscriminado, habitual de cara al exterior, en guerras por ejemplo, pero también frecuente en el exterior. Pakistán o el TS están amparando ese tipo de acciones, por parte del compromiso PP-PSOE o de EEUU. El caso español es mucho más preocupante en cuanto a sus consecuencias, la ley de partidos no deja de ser una versión de la Ley de defensa de la República, que permitía idéntica arbitrariedad. Bildu no es ETA, ni la integra ni la ampara financieramente, ni comparte mandos o militantes. Al menos el gobierno no se ha esforzado en demostrarlo, porque con decir que es “la heredera política de Batasuna” basta. Veamos que dice el TC.

      • mayo 3, 2011 11:41 pm

        No, el objetivo no era matar a Bin Laden, el objetivo era capturarlo vivo, porque vivo era muchísimo más valioso que muerto. Vivo se le podía encarcelar, interrogarle, sacarle información, monstrarlo al mundo, y finalmente condenarle a muerte y ejecutarle de inyección letal.

        Sobre Bildu, cada cual es muy libre de creer lo que quiera, pero los informes de la policiía y la guardia civil son los que son. Los apoyos a Bildu también son los que son. Y un Estado que cede ante los que pretenden destruirle está cercano a esa destrucción. Se puede (y hasta se debe, en mi opinión) defender la reforma del actual marco constitucional español, pero de forma pacífica y según las reglas establecidas. Y lo anterior no es lo que quiere Bildu ni de lejos.

        Hay una realidad, y es que cuando no queda otro remedio, porque no quieren entender por las buenas, hay que utilizar la violencia contra los violentos. La violencia de las leyes contra Bildu, la violencia de las armas contra Bin Laden. Eso es el Estado de Derecho. Pretender utilizar los argumentos contra quien está utilizando la violencia es condenarnos a desparecer más tarde o más temprano (me temo que más lo segundo que lo primero); lo podremos ver con el asunto del fanatismo musulmás en Eurpa… pero esa es otra historia.

        Otro saludo.

  3. JFM permalink
    mayo 3, 2011 7:21 am

    Veras guapo. Cuanjdo yo era nño ( y cunaod idgo niño hablo de menos de cuatyro años ) vivia en un pais donde un movimeto terrorista no vacialba en hacer cosas tales como poner bombas en autobuses escolares, ametrallar tiovivos y asesinar de la forma mas salvaje y sadica todos (bebés incluidos de cortjos y ppequeńtilde;os pueblos aisaldos). Eso sinn conatra que de adulto vivi la tension de saber que mi hija iba a viajar en un tren de alta velocidad al que una semana antes unos terroristas habian intendo descarrilar (afortunademnte la bomba no exploto, dte dejo imaginar loq que pasa cuno un tren descarrila a tresciento kilmometros. Asi que perodname que no me lamente por le hecho de que este vivo gracias a que se terrosraistas fueron torturadops o que no me lementé el dia en que el delm tren fue muerto en un tiroteo con la policia y que no vierta lagrimas cocodrilo porque no sel enviara una orden judicial antes de envira la primera bala. Porque el terrorismo, al menos el terrorismo indiscriminado tipo islmista, no es asimilable a la delincuencia sino a la guerra donde se intenta matar la mayor numero posibloe de enemigos. Y la via judicial, que fue hecha para combatir la delincuencia es totalmente inadecuada ppar una guerra (vas a a esperar una orden judicial para disparale al enemigo, pues eo). La logica judicial no tiene por objetivo el evita nuevos atentaos. Y eos de daselas deliberal, de lamantar que se haya matado a Ben Laden en vez de capturalo (que facuil) y llevarlo a un tribunal (sin pena de muerte a ser posible) , felicitandote luego felicitarte po ser tan majo y de ideas tan abiertas me parece repugnante. Es el mpost de alguien que no ha estado nunca en la linea de fuego, de alguien que darselas de avanzado y tolerante esta por encima de el intentar prevenir nuevas victimas

  4. mayo 3, 2011 8:23 am

    Creo Yosoyhayek que tienes que entender que hay una lógica de la Ley, cuando el estado de derecho está en funcionamiento modo “normal, y cuando estamos en la lógica de la Guerra, cuando el Estado de Derecho tiene que ser sometido a la arbitrariedad y la contundencia esperando, en muchas ocasiones, no lo niego, en que quien ejecute dichos actos lo haga con un criterio aceptable por una mayoría.

    Pensar que Bildu no es Eta porque no se ha esforzado el gobierno lo suficiente en demostrarlo es, perdóname, cogérsela con papel de fumar. Pretender que a un terrorista que para combatirlo se ha tenido que realizar una intervención en un país lejano en el que campaba a sus anchas sometiendo a la población a sus dictados, organizando comandos con los que asesinar a los nuestros, con la esperanza que funcione un Estado de Derecho Mundial, que se demuestra que no funciona un día si y otro no, y quizás, si lo piensas deberíamos alegrarnos un poco de ello, no hay aun estado de derecho mundial no puede haber un estado mundial, y que para hacerle pagar por sus crímenes o se le capturaba… o si se resistía, como en cualquier calle de cualquier estado en el que un delincuente se enfrenta a la autoridad que trata de detenerle, matarlo.

    ¿Era el objetivo matarlo?

    Al final si. Pero si hemos de hablar en el marco de la dinámica de poblaciones, de los ideales y de los idearios, de aquellas pequeñas o grandes ideas que hacen que personas anónimas se forren de dinamita y se revienten en un autobús lleno de Israelíes que van a morir simplemente porque son “el enemigo”, aunque debajo del brazo no lleven mas que la Toráh. O entendemos que dicho estado de derecho, el imperio de la ley, tiene sus límites prácticos a la hora de garantizar la convivencia o difícilmente estaremos dando un servicio a la comunidad si defendemos hasta la nausea los derechos de quienes se manifiestan activamente en contra nuestra. No se trata de permitir o no defender ideas, se trata de defendernos de quienes justificados en sus ideas nos toman por objetivos a eliminar en pos de su ideario.

    Eso, a día de hoy, es una guerra.

    • mayo 3, 2011 2:49 pm

      ¿Pakistán existe? ¿qué diríamos si los SEALS interviniesen en algún punto de España para matar a cierto individuo, con la aquiescencia de nuestro gobierno y el mutismo de nuestros fiscales u jueces? EEUU no está en guerra con Pakistán ni en suelo pakistaní, creo yo.
      En cuanto a Bildu, si crees que el ordenamiento jurídico propio de un Estado democráctico y medianamente liberal debe amparar mediante legislación hecha ad hoc la expulsión de las elecciones de organizaciones y personas por sus ideas políticas, sin demostrar ningún grado de autoría o colaboración criminal de las mismas, es que eres un tipo peligroso.
      Saludos!

      • ATR permalink
        mayo 3, 2011 3:51 pm

        Bueno, lo cierto es que Bin Laden nunca se refugiaría en nuestro país con la (posible) aquiescencia de nuestro gobierno.

        Por otro lado, no me llevo las manos a la cabeza con la dudosamente democrática medida contra Bildu. Contra el terrorismo es difícil actuar y sí, es cierto, una guerra sucia no resulta deseable y emponzoña la defensa de determinados valores democráticos (y liberales, como bien dices), aunque sólo hasta cierto punto. En ocasiones se incurre en contradicciones, eso es todo, para luchar contra aquellos que claramente atentan contra nuestra integridad (activa o soterradamente, que es lo mismo).

      • mayo 4, 2011 7:50 am

        El Estado es todopoderoso sin recurrir a la arbitrariedad o el crimen en su nombre. Seríamos unos ingenuos si creyésemos que nuestros gobiernos no tienen a su disposición los medios suficientes como para aniquilar a ETA como organización criminal. El defecto es político, ya que PP y PSOE han sido incapaces de aprovechar esos medios y además deslegitimar por completo el discurso nacionalista y la idea de conflicto. A esos 200.000 radicales, como a los tantos que votan PNV, se les tiene que ganar también por medios estrictamente políticos y morales. Ese ha sido el defecto de nuestra democracia hasta que llegó Aznar al poder. El espíritu de representaba la rebelión cívica contra el dominio nacionalista y etarra. Pero el PSOE, siempre el PSOE, que está en muchas cosas más cerca de los abertzales que del PP, lo ha perjudicado todo. La primera legalización del entorno político de ETA se ajustó a Derecho, se hizo con garantías y dentro de nuestro orden constitucional y legal. Después llegó ZP, su negociación, su claudicación, su estupidez, Garzón, ANV… Y en esas estamos.

      • mayo 3, 2011 3:54 pm

        Vaya,,, no me esperaba esto de ti.

        Tipo peligroso.

        Bueno.

        La cuestión que no respondes es qué hacer cuando hay quien se ampara en la violencia para obtener ventajas políticas.

        Yo soy que los que delinquen son las personas, pero cuando las personas forman grupos, asociaciones, que delinquen o apoyan a quien delinque… la pertenencia de dicha organización debe de calificar a sus miembros como delincuentes. ¿O no?

        Y el calificar si se ha demostrado o no el grado de colaboración, de asociación para el delito o el apoyo en/al delito no soy yo. Para eso están los jueces. Estas llamando peligrosos a los jueces que has dictado sentencia. No sé si te das cuenta.

      • mayo 4, 2011 7:40 am

        Es que el proceso de ilegalización no ha probado colaboración, complicidad con ETA ni pertenencia a ETA de personas u organizaciones que formen parte de Bildu. Son ellos, esos 150.000 o 200.000 radicales que hablan de conflicto y lo someten todo a esa consideración (que Zapatero hizo suya durante la anterior tregua), pero eso no implica que sean todos delincuentes y deba excluírseles del juego electoral. La ley de partidos sirvió para ilegalizar organizaciones que financiaban o integraban ETA. Lo de ahora no tiene nada que ver, me temo.

      • mayo 3, 2011 4:00 pm

        Respecto a lo de Pakistán…. Me parece que ya te he dicho que Pakistán no ha aceptado la intervención. Se la ha encontrado de hecho. Y se la ha encontrado porque ha traicionado la confianza de todos los países que han pedido su colaboración en la captura de este sujeto.

        Si un país interviniera en el mío para matar a alguien. Y lo hace para salvaguardar la libertad, la vida y la propiedad de las personas… lo primero que me preguntaría es que clase de Estado tenemos que no somos capaces de hacerlo por nuestros propios medios. Haya aquiescencia del gobierno y la justicia española o no.

        Pero si lo hace sin su consentimiento, del gobierno, de la justicia, y si se dan esas consideraciones… Creo que, además me alegraría de que lo hicieran. Porque lo más probable es que dicho gobierno y dicha justicia esté amparando a personajes para nada convenientes en un país que quiere libertad y democracia. Y estado de Derecho.

      • mayo 4, 2011 8:11 am

        ¿Estas insinuando que el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia injusta a sabiendas?

  5. ATR permalink
    mayo 3, 2011 10:09 am

    Hace unos años recuerdo que aplaudiste la intervención ( y el refrendo y apoyo de la misma por parte de Aznar) en Irak. Creo que ya no opinas igual (cosa que me alegra), así que sólo te pregunto: crees que la política de un país va a modificarse sustancialmente sólo porque un nuevo presidente haya llegado. El enemigo sigue estando allí y cualquier acción, con tal de eliminarlo, está justificada. Eso es, un poco, lo que se adujo para intervenir en Irak: salvaguardar a occidente, protegerlo frente a posibles ataques (con armas que nunca existieron). Bin Laden era una cuenta pendiente y los Estados poderosos muchas veces se saltan a la torera las leyes, atentan contra la libertad con sus acciones (la libertad como principio) si quieren conseguir su fin. Es un poco, si quieres, maquiavélico.
    En cuanto a lo de Bildu, en el fondo, se parece. A lo mejor lo honesto sería dejar que concurriesen fuerzas políticas que claramente defienden la violencia, pese a que no se haya podido demostrar un lazo entre sus miembros y los de una banda armada. Sería menos hipócrita, desde luego. Pero sería sensato? La hipocresía y el maquiavelismo también forman parte de los resortes par garantizar el progreso humano ( y no lo apliques directamente a este caso, no lo tomes literalmente en el mismo; extrapólalo).
    Un saludo

    • mayo 3, 2011 1:35 pm

      Creo que no lo habéis entendido del todo bien. Primero, lo de BinLaden es secundario, me interesa mucho más la subversión del caso Bildu. Segundo, sólo defino o explico la naturaleza de las acciones, no digo que me parezcan bien o mal, que las apoye o no. En ambos casos no estamos en guerra, por cuanto el terrorismo se somete, como cualquier conducta delictiva individual u organizada al ordenamiento jurídico de un Estado. En Pakistán también hay leyes que los EEUU no han respetado. En España tenemos la ley de partidos, que es una puerta abierta al oportunismo, y la antijuridicidad mas arbitraria. Sirve para que el compromiso de los dos grandes partidos baste para expulsar del sistema democrático a quien deseen. La primera ilegalización de Batasuna fue razonable, por razones penales, probada y demás. En los ulteriores intentos ha tenido más fuerza esa idea de sucesión o entorno etarra, propios de la calidad lógica y argumentativa de jueces como Garzón, más políticos que jurídicos. De eso va el post, de llamar las cosas por su nombre, de diferenciar la justicia del Derecho de la justicia como sentimiento personal más o menos compartido por la mayoría.
      Saludos!

      • mayo 3, 2011 1:57 pm

        Yosoyhayek, no digo que me guste. Pero si algo parece que no ha hecho Pakistán es respetar su propio estado de Derecho. Se comprometió a perseguir a Bin Laden… y todo parece indicar que no ha sido así.

        No digo que me guste esta ley de partidos, pero sí estamos en guerra. No una guerra formal, sino en una guerra por la que una parte de la sociedad, minoritaria, pretende imponer a la mayoría y por la fuerza, amparándose en la violencia, en el asesinato y la extorsión. Una sociedad democrática no puede aceptar que una parte de los que estén en las instituciones ampare y se sirvan de la violencia para sus fines políticos. Eso no es ir en contra de la libertad, eso es defender la libertad de la mayoría. Y eso es lo más correcto que se puede hacer para lograr un sistema en el que todas las opiniones políticas sean aceptadas tanto en cuanto renuncien a la violencia.

        En el fondo, habría de ser considerado todo este proceso como el reforzamiento de la democracia puesto que si de algo debe servir la democracia es de lograr que las distintas posiciones políticas entiendan que la imposición democracia no puede hacerse desde la violencia contra los individuos. De hecho, habría que ir un poco más allá y aceptar la renuncia a imponer a los demás mis ideas por muy democrático que haya sido elegido alguno. Pero eso sería la sublimación de la democracia, el fin de la tiranía ideológica por el que la mayoría impone a las minorías sus postulados.

        Al menos, puesto que no se logra eso, evitemos que quienes no han renunciado al uso de la violencia se sirvan del Estado.

  6. Santamo permalink
    mayo 4, 2011 2:13 am

    En cuanto a Bildu:

    No es verdad que se haya privado del derecho de representación política a nadie. Todos los simpatizantes de la izquierda nacionalista vasca siguen teniendo derecho a voto y opciones políticas dentro de su espectro ideológico, dígase Eusko Alkartasuna, Ezker Batua o Aralar.

    Quien no tiene derecho a concurrir a elecciones democráticas es el brazo político de ETA, se llame como se llame, y adopte la forma que adopte; pues no es lícito que los representantes políticos de una organización terrorista se instalen de nuevo en las instituciones del estado de derecho a dictar normas y gestionar presupuestos.

    En cuanto a Bin Laden:

    Sólo cabe decir que en política internacional, no habiendo una autoridad pública suprema que nos haga iguales a todos ante una misma ley internacional, esas invocaciones fatuas al estado de derecho americano que Ud. realiza carecen de sustento.

    Por otro lado, también habría sido ‘antiliberal’ penetrar en un país soberano para capturar al susodicho y llevarlo a juicio. Pero ¿qué deberíamos haber hecho entonces? ¿Esperar a que el gobierno de Pakistán se dignase a cooperar voluntariamente?

    Respecto a la decisión de matar y no capturar a Bin Laden, tengo entendido que se estimó que lo segundo se habría traducido en una mayor exaltación yihadista y más muertes en los muy probables atentados programados al hilo del proceso judicial.

    • mayo 4, 2011 7:34 am

      Derecho de participación, activa y/o pasiva, te suena?

      • Santamo permalink
        mayo 4, 2011 9:29 am

        Me suena, me suena.

        Por eso lo planteé de forma separada, y por eso se lo repito, para que pueda Ud. leerlo otra vez con más atención: No se le ha quitado a nadie el derecho al voto, sino el derecho a presentarse como candidatos a elecciones democráticas a aquéllos que presumiblemente actuarán como brazo político de una organización terrorista, sea cual sea el nombre y la forma que adopten.

  7. mayo 4, 2011 8:21 am

    Lo que no se logra resolver en todos estos casos es cómo articular la participación política de quienes amparan y justifican la violencia terrorista. Violencia terrorista que tiene un trasfondo político. Si. Que tiene detrás a unos cuantos, no sé si 100.000 o 200.000, pero que desde luego no es un sentimiento mayoritario y pretende imponerse por la fuerza de las armas, con el crimen, el asesinato, el secuestro, la extorsión, la amenaza al disidente político.

    Desde luego que las discrepancias políticas han de dirimirse con las armas de la política, pero para ello las armas que matan tienen que desparecer del debate.

    El problema para garantizar la plena participación política en las Vascongadas es que hay una parte que no quiere abandonar las armas. Son ellos los que se ponen fuera del juego político. NO los ponemos los que queremos hacer política. Son ellos que prefieren la violencia al debate.

    Para aceptar en las instituciones a quienes ejercen la violencia, que renieguen de ella, que sería muy fácil, sería tan fácil como decirle a ETA dejen de matar, condenamos la violencia por parte ETA porque entendemos que eso dificulta el futuro de los vascos y de la libertad de los ciudadanos de esta tierra.

    Pero no es así.

    Consentir su presencia en las instituciones es dar carta de naturaleza a la violencia como arma política.

  8. VivalaPepsi permalink
    mayo 6, 2011 2:11 am

    Hola,

    Yosoyhakek, has dicho en una de las respuestas que “se les tiene que ganar también por medios estrictamente políticos y morales” y más adelante que la primera legalización del entorno político de ETA se ajustó a Derecho. Para el lego en Derecho, ¿puedes explicar por qué las posteriores legalizaciones de ETA no lo fueron? Estoy de acuerdo con tu postura, tanto en el tema de Bildu como en el de Bin Laden, que son el mismo. Respecto a ETA y la derrota moral y política del terrorismo ¿realmente crees que se puede llevar a cabo sin negociar? Es decir, ¿estaba Aznar realmente consiguiéndolo? Llevamos 50 años repitiendo que ETA está más débil que nunca… pero siempre está ahí. Teniendo en cuenta que en España no sólo existe ETA sino el PSOE, yo creo que en el actual escenario el Gobierno está emponzoñando las posibilidades que tiene de atajar el problema del terrorismo, y lo está haciendo por puro oportunismo. En esto me ha vuelto a decepcionar el Ministro del Interior: no es que esperase mucho… pero es lamentable cómo juega a la pelota con Bildu, cuando de hecho debería defender una postura coherente con un entendimiento como defienden otros en el PSE. Todo esto puede no conducir a nada bueno, no hace falta ser un lince para verlo. La presencia de Bildu en las elecciones no iba a ser una sopresa: pero el Gobierno se equivoca si cree que ETA va a dejar de matar a cambio de nada. El Gobierno está esperando que sean Bildu, o ETA, quienes cedan la pelota, pero esperar eso con el poco recorrido que hay tanto en materia de negociaciones o pacificación, como en períodos de tregua, y teniendo en cuenta la mentalidad de estos terroristas es muy arriesgado.

    • mayo 6, 2011 7:31 am

      El problema con ETA es el PSOE, que no sabe exactamente lo q quiere con ella: derrotarla o arrimársela?
      La primera ilegalización probó que Batasuna, como organización, integraba ETA, la financiaba y compartía mandos y dirección estratégica. Luego se sacaron. De la manga lo no condenar, enaltecer y entorno etarra, como baza para amedrentarles según conviniera. Las siguientes listas, sobre todo ANV y Bildu, han sido razonablemente limpias, es decir, sin imputados por terrorismo, sin conexiones ciertas a nivel organizativo… Lo que ha dictado el TC es una opción política, no nos engañemos: han votado en tromba los magistrados iluminados por el PSOE. Pero eso no hace menos razonable la sentencia, en términos jurídicos, pero también políticos. Porque si los 150.000 que previsiblemente votarán esas siglas son realmente unos criminales, no nos quedaría otra que hacer muchas más cárceles para apartarles de la sociedad. Esto no es asumible, ni factible y menos aun cierto, ergo, no puede hacerse nada en contra de su derecho de participación política.
      Saludos!

  9. VivalaPepsi permalink
    mayo 6, 2011 2:13 am

    bueno, no llevamos 50 años, llevamos menos, pero son ya unos cuantos que oímos lo mismo cada vez que ETA mata.

  10. Andreas permalink
    mayo 6, 2011 12:07 pm

    Totalmente de acuerdo!!! Me resulta sumamente desagradable la postura de Bildu y sus secuaces, pero en una sociedad que tiene el mínimo atisbo de liberal no se pueden prohibir las ideas, aunque no estemos de acuerdo con ellas. Incluso si incitan a la violencia o el odio, el delito está en la agresión, no en pensar una u otra cosa. Bildu no mata (una organización literalmente no es capaz de poner una bomba o dispararle a alguien), matan personas y son estas las que deben ser castigadas… axioma de la no agresión. Las ideas no pueden ser prohibidas. “No estoy de acuerdo con lo que dice, pero defendería hasta la muerte su derecho a decirlo.”

  11. Andreas permalink
    mayo 6, 2011 12:08 pm

    sobre el asunto Osama… esta opinión de María Blanco representa mi pensamiento totalmente:

    http://networkedblogs.com/hww0L

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: