Skip to content

Pijoflauta

junio 1, 2011

España puede congratularse a día de hoy. A nuestros múltiples males, a la reciente crisis del pepino y a los extraños eventos acontecidos en el seno del PSOE se suma el nacimiento oficial de un nuevo tipo humano: El Pijoflauta (léase pijaflauta allá donde se encuentre, en adelante, este término, pues este ideal humano es encarnado tanto por varones como por hembras)..

Qué o quién es el pijoflauta. No tengo ganas de frivolizar, aunque lo parezca, pero a veces es necesario, para tratar de comprender determinados eventos, hacer un ejercicio de síntesis. Y lo que aprecio al sintetizar y comprimir las características de estos contestones del 15M (tanto desde la ocupación de espacios públicos como desde su defensa en la red) es, como he señalado, un tipo humano, a grandes rasgos.

Empezaré por decir que el pijoflauta no es exactamente pijo. Pero sí privilegiado. Permítaseme pues, semejante despropósito en el uso del vocablo. Hijo de la clase media, digamos progre, por lo general, ha crecido entre los mimos de un ambiente que no le ha exigido mucho y unos progenitores que le han exigido menos. Es un tipo simpático, más o menos formado (con ese aguachirle educativo con el que el instituto y la universidad nos barnizan), vagamente comprometido con los intangibles y hasta ahora nunca materializados ideales de sus padres (bueno, de los contemporáneos sesentayocheros extranjeros de sus padres, que de eso aquí hubo poco). Hasta hace nada, su actividad vital se había reducido a la de la mayoría de los mortales: aparte de las funciones vitales el pijoflauta solía llevar una existencia regalada, vivía en casa de sus padres, o acaso luchaba duramente por encontrar un trabajo que nunca excedía los mil euros. Eso es cierto, para qué lo vamos a negar. El pijoflauta viajaba mucho. Pero nuestro pequeño héroe tenía motivos para frustrarse: a su comprensible (aquí no hay ironía) desilusión salarial, si es que todavía no seguía estudiando, se unía una frustración profunda que no hallaba exactamente un blanco. Frustración porque un muchacho o muchacha tan formado (la universidad es siempre cita obligada para estos mozalbetes) merece algo más, y esa sensación de vacío que otorga no poder acceder a la compra de un piso (nunca!!!), a la independencia (cómo, con mil euros!!), a la jubilación… en fin, a todas esas cosas que sus padres sí obtuvieron. Pijoflauta entonces empezó a comprender que su ira estaba justificada y que había más de un motivo de lucha. Su enemigo era, por supuesto, el sistema, que tras el estallido de la crisis había mostrado su cara más amarga, más negra. Había que buscar el cáncer del sistema, y derribarlo, por supuesto. Pero no se debía uno esforzar demasiado. Para qué. Era evidente la causa de los males de la sociedad (es decir, del pijoflauta como clase) y también que se hacía preciso cambiarla por otra mejor, en la que el pijoflauta pudiera materializar al héroe, a la heroína, que lleva dentro. Pues todo ser humano tiene un ser extraordinario en su más recóndito yo… Pijoflauta identificó, con sus compinches, como se ha dicho, la causa última a la que atribuir su justa frustración y creyó que tenía derecho a denunciarla, y a proponer una mejora de la sociedad….. Pijoflauta es altruista, por supuesto.

Así surgió el 15M, como una solidaridad hispánica (aunque con voluntad ecuménica, como el comunismo) de pijosflauta a la que se sumaron nostálgicos e indignados reales. Así surgieron sus asambleas y sus lemas, para los que decidieron recurrir a su particular Biblia del pasado: los años 60 fueron ricos en consignas revolucionarias que casaban de perlas con sus aspiraciones. Y, en el fondo, no eran acaso las mismas? Las cosas, en occidente, no habían cambiado para nada. No se vive mejor y la sociedad no da a cada cual lo que merece. Es un sueño, y hay que soñar, y convertir en sueños la realidad. Los pijoflautas tenían, por fin, su momento de gloria. Y los papás y mamás de ellos los miraban con orgullo: finalmente salía esa vena contestataria que parecía adormilada en su retoño.

A nuestra España le faltaba su sal y ya la tiene. Y qué ensalada más rica! Pijoflauta, bienvenido al club de las tribus urbanas.

Un saludo.

16 comentarios leave one →
  1. junio 1, 2011 3:20 pm

    Francamente bueno. Todos tenemos algo de pijoflauta, me temo. Pero existe una diferencia fundamental: mientras que unos piden que el gobierno les solucione la vida, les de trabajo, o haga que otros les proporcionen la vida que creen merecer, estamos los que sólo aspiramos a que no nos pongan la zancadilla, a que no nos digan cómo vivir nuestra vida, a que no nos den trabajo, sino que nos dejen trabajar.
    Unos se lamentan, otros actúan. También los hay que actúan mientras se lamentan. Estos últimos son la savia del sistema. Son ellos los futuros reaccionarios, los futuros acomodados, los funcionarios, los subsidiados, los subvencionados o privilegiados. Los padres de los perroflauta del mañana.
    Gran post ATR!

    • ATR permalink
      junio 1, 2011 4:01 pm

      Yo tengo mucho de pijaflauta, por formación, porque en el fondo he crecido un poco mimada por las circunstancias y con ciertas expectativas…Ahora bien, ante los palos de la realidad he tratado de sacarme las castañas del fuego y, a la hora de hallar culpables, he pretendido no caer en la lamentación continua y en esa actitud de quien espera que le lluevan las cosas. No se puede ser pasota, ni pasivo pero, como bien dices, tampoco caer en lo fácil y dañar al país (en el fondo, adoptar una crítica destructiva implica dañarlo) con esa pereza intelectual y vital…..

  2. junio 1, 2011 3:50 pm

    No creo que en todos los casos venga de unos padres progres. Están los ejemplos de “rebeldía contra el conservadurismo de los padres”. Es decir, ese impulso primario que impide al pijoflauta abandonar la adolescencia (aunque tenga 30 palos).

    Me ha gustado!

    • ATR permalink
      junio 1, 2011 4:02 pm

      Pablo,

      he señalado que es en la mayoría de los casos. En efecto, has apuntado bien lo de la rebeldía y, de hecho, conozco a gente así.

  3. JFM permalink
    junio 1, 2011 5:16 pm

    Eso de formado lo vamos a dejar: con la posible excepcion del derecho deniego la apelacion de formado a todo lo que esta “a la izquierda” o sea con menos matematicas de la economia. ES le reino de las disciplinas sin ningun contenido cientifico verdadero lo cual permite las teorias mas disparatadas. Y generelmente no tienen ninguna salida laboral real ( o sea en el sector privado) y las que tienen son mas bien debidas a que tambien hay tontos entre los empresarios.

  4. Bastiat permalink
    junio 1, 2011 5:45 pm

    Hace tiempo que acuñe la siguiente frase: “anteriormente la adolescencia duraba más o menos hasta los veinte, a día de hoy, a muchos no se les pasa hasta los cuarenta”. La Adolescencia es un momento de rebeldía pero de dependencia del padre que se acaba cuando uno alcanza la madurez y empieza a valerse por sí mismo. Y como colofón a esta adolescentica llega la especie peor de todas, el de la adolescencia extendida que piensa que papá estado existe y que le debe algo para poderse realizar.

    La adolescencia política se ha asentado en sol. ¿Alcanzarán la madurez?

    Buen comentario ATR.

  5. junio 1, 2011 10:06 pm

    Lo crean o no, yo, hasta hace 15 días no sabía lo que era un “perroflauta”. Como le comenté a una de mis sobrinas en su muro de Facebook, tuve que teclear la palabreja en Google y en la Wikipedia para enterarme de qué iba la cosa. Igual también es porque yo soy un carroza, un pureta o un clásico. Cuando lo del Mayo del 68 francés, era yo un niño de sólo 6 años. Sí viví de refilón toda aquella cultura hippie de los 70 porque fuí un niño precoz: cuando estudiaba en el colegio, siempre me procuraba la compañía y la amistad de los que estaban tres o cuatro cursos por delante. En él útimo curso de la EGB salía en una pandilla de gente que estaba en 3º de BUP o COU del Instituto de Enseñanza Media que había enfrente. Ahora, la mujer de uno de mis jefes me llama bohemio, porque en las distancias cortas voy en bici y siempre llevo el portátil o un libro para leer.

    Los sistemáticos intentos de desprestigiar a este movimiento juvenil llegan hasta límites un tanto estúpidos, hasta el punto de querer desprestigiar a personas más mayores y formadas que les apoyan. Por ejemplo: el apoyo público que les dió el divulgador científico Eduard Punset, cuando estuvo en Oviedo. Los comentarios en los medios digitales que se hicieron eco, fueron de los más elocuentes. Lo más suave que algunos de decían a Punset era “perroflauta” y lo más fuerte cosas tan delirantes como viejo que chochea dando apoyo a delincuentes, adictos al botellón, drogadictos y pro-etarras.

    Cuando el Consejero de Interior mandó a los Mossos a cargar contra ellos en Barcelona, hasta gente que era crítica con ellos, acabaron uniéndose al movimiento y solidarizándose con ellos llenando las plazas. He oido y leído a más de uno que tenía la siguente tesis: Aznar, el PP y sus voceros y tarados a su servicio en sus tanques mediáticos consiguen convertir a más independentistas en Cataluña y el País Vasco que cualquier partido radical pro-independencia de esos territorios. Esquerra Republicana de Cataluya subió como la espuma y tuvo sus días de gloria no por las payasadas de Carod Rovira, sino por las obseciones de Aznar y el PP con Cataluña.

    A mi Zapatero siempre me pareció un mediocre líder y dirigente político, pero mientras más lo insultaba Rajoy y otros dirigentes del PP y sus voceros afines en esta larga campaña mediática de acoso y derribo desde que ganó unas elecciones en 2004, más simpatía y solidaridad me despertaba. No sé por qué pero cada vez más me caen mejor los perroflautas (y los pijoflutas), a pesar de la animadversión que les tenía antes de saber lo que son.

    • ATR permalink
      junio 2, 2011 6:35 am

      Pues nada, Runnaway, intente solicitar la entrada en tan selecto grupo. Yo creo que te admitirán…Lo de Punset, a quién respeto intelectualmente, me parece un patinazo del hombre en el terreno político.No sé, escritores como Ezra Pound y Celine coquetearon con el fascismo y ello no depaupera su calidad literaria, por muy deleznables que fueran sus ideas, e incluso ellos como seres humanos. Con esto no igualo a Punset, pues además, el movimiento 15M es bastante más suavecito (no por ello menos peligroso si se incluyese en otras coordenadas, pongamos año 36 por ejemplo). Lo dicho, siga usted soñando y no despierte, que es más cómodo.

  6. Joan permalink
    junio 2, 2011 4:46 am

    el problema és que tuvimos 40 años de ‘derechas’ si hubieran sido 40 años de comunismo duro como por ejemplo en lituania o txecoslovaquia otros gallos cantarian.

    aquí la gente se declara socialista sin saber ni lo que es, en la mayoria de estos paises del ex-pacto de varsovia levantas una bandera roja alegramente y te parten la cara.

    • junio 2, 2011 7:19 am

      O sea, que estás de acuerdo con que Franco “montó” una dictadura pero no totalitaria…😉

      • junio 20, 2011 4:24 pm

        Más bien yo diría que está hablando del efecto péndulo. En España, se ha odiado tanto algo como es la dictadura Franquista, que al asociársela a la derecha, se ha hecho extensivo este odio a todo lo que suene ligeramente a derecha.

        Por contra, la izquierda en España se ha visto favorecida en cuanto que era lo que se percibía como lo opuesto a esta dictadura para nada querida por los españoles (aunque, ahora y por el bombardeo mediático, a menudo la odien más quien no la vivieron, pero esto no es nada nuevo. En Alemania, mientras que si mencionas a Hitler a alguien de 40 años como mínimo se enfada, porque es un grave tabú; mientras que a un chaval de 20 años no le suele importar, si lo haces desde el respeto). Digamos que es como un estanque: Tiras la piedra y todos los peces se van hacia la otra punta, pero con el tiempo, volverán a seguir tal cual. Ya se normalizará la situación, conforme la emotividad vaya borrándose por el paso del tiempo.

        Nosotros, respecto del franquismo, estamos ahora en la otra punta del movimiento pendular. Poco a poco el tiempo nos irá trayendo al centro de nuevo.

  7. julio permalink
    junio 2, 2011 7:33 am

    Hablando de neologismos, tengo que hacer una propuesta: no me parece adecuada la palabra BIPARTIDISMO, suena demasiado seria para referirse a políticos, esa partida de rufianes; en su lugar propongo el término BICHORICISMO.

    • yosoyhayek permalink
      junio 2, 2011 8:07 am

      El Bipartidismo es consecuencia directa del modelo de Estado que tenemos (en términos de intervención económico y regimentación). Para criticarlo, debemos antes cuestionar cosas que a muchos les resultan inamovibles. Ese es el principal defecto del movimiento 15m.

  8. junio 10, 2011 8:19 am

    Compro lo de “bichoricismo”.

  9. julio permalink
    junio 10, 2011 10:49 am

    Gracias Gekokujo. Ensanchamos el idioma y lo hacemos más expresivo y preciso.

  10. Adicinarit permalink
    junio 11, 2011 4:33 pm

    ¿Ves como eres fascista?, utilizas la censura por motivos políticos y no por nada más. Tú no discutes, tú solo haces propaganda fascista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: