Skip to content

La revolución que nadie esperaba

junio 15, 2011

Cuando empezó todo esto del 15m atisbé la posibilidad de que el movimiento fuera superando fases hasta convertirse en un nuevo tipo de hito revolucionario contra el orden social establecido. Concentrados en el fenómeno campista, de Sol y otras plazas de España, no pudimos apreciar que, una vez celebradas las elecciones, la deriva radical de este fenómeno podía acabar dominándolo e intensificando su impronta. Lo que ahora sucede es que un núcleo duro de subversivos de extrema izquierda, gracias a la aparente vaguedad ideológica, aprovechando el desencanto y la desesperación que provoca la situación económica, ha conseguido impulsar toda esa indignación contra el orden público vigente. Este queda representado principalmente en dos grupos: la clase política, y los empresarios. Por ahora los sindicatos han optado, sabiamente, por apartarse y no querer enarbolar banderas que no les pertenecen. Aunque compartan fines, el carácter radical del 15m, y su gobierno flexible desde organizaciones preexistentes de la extrema izquierda, ha conseguido incluso que ni siquiera IU lo haya patrimonializado. El movimiento camina sólo y, poco a poco, intensifica la gravedad de sus acciones, golpeando allí donde los políticos pueden quedar más en evidencia ante la opinión pública. Crece el temor, por otra parte, entre esa mayoría silenciosa que, si bien en un principio no se alarmó demasiado, e incluso vio con buenos ojos la agitación de los indignados, ahora teme cada vez más los efectos perniciosos que pueda tener su insistencia e impunidad. Hablo de una pérdida de confianza en nuestra solvencia y porvenir económico, los cual nos conduciría hastaa un escenario de intervención exterior. Pero también hago referencia a esa sensación de que, cada vez más, el disenso se traduce en crisis institucionales y sociales que pueden hacer temer que se rompa la paz interior en nuestro país.

El movimiento 15m se proyecta como la traducción de cierta ética durante décadas cultivada por el estatismo practicado por la socialdemocracia. Son sus hijos los que se rebelan, insatisfechos o defraudados por las promesas de ociosidad y realización personal que dan sentido a esta opción política y moral. La crisis económica sólo ha puesto de manifiesto esos males incubados por un modelo social que se sostiene sobre un tipo de individuo que, llegado a este punto, se convierte en el principal enemigo para su mera pervivencia.

Los sucesos de Madrid, frente al Congreso de los Diputados y las alcaldías, o ante el domicilio particular de Gallardón, se unen hoy al golpe civil contra el Parlamento catalán, cuya gravedad es un hecho que puede aumentar en las próximas horas. Poco a poco la indignación se ha convertido en la excusa para desobedecer la ley, desafiar a la autoridad y tomar la calle por la fuerza. Frente a esto poco puede hacer la policía. Cada palo o bola de goma que lesione a estos subversivos, los hará más fuerte y numerosos. La pasividad no es una opción que se le pueda permitir al Poder Público, pero es que aun en el supuesto de que se rindiera al chantaje callejero que plantea el 15m, el efecto sería prácticamente idéntico al comentado. Una vez desbordadas sus plazas y demostrado que la toma de lo público es posible, el movimiento adquiere además un halo de romanticismo y emotividad revolucionaria, que agitará conciencias atrayendo a más y más militantes. Si esto es así, sólo una reacción contundente por parte de esa mayoría silenciosa que ahora asiste impávida a los sucesos de Madrid y Barcelona (fundamentalmente), podrá servir como punto de inflexión que brinde cierta perspectiva para medir el desarrollo futuro de los acontecimientos.

Lo que parece innegable es que algo va a cambiar en España. Que la tragedia puede ser inevitable o que, yendo mal las cosas, siempre hay espacio para que vayan mucho peor. No creo que se produzca un conflicto civil, y supongo que la revuelta acabará enquistada en forma de “breves” conatos revolucionarios. Si quienes nos gobiernan saben graduar su respuesta, quizá consigan devolver el 15m a sus orígenes. La extrema izquierda no representa a la sociedad española, y pronto se empezará a ver que semejantes actos de fuerza no son compatibles con nuestra forma de vida y el sosiego y normalidad al que aspiramos. Aun así, no cabe realizar predicción que nos sirva para aclarar todas las derivaciones. Lo que sí parece lógico es que nuestro orden constitucional, consecuencia de otros muchos factores relevantes, está condenado y a punto de ser sustituido. El 15m no ha hecho sino acelerar su agonía.

Saludos y Libertad!

18 comentarios leave one →
  1. Esporádico permalink
    junio 15, 2011 9:20 pm

    Ná, el golpe de estado preventivo, que se le ha acelerado un poquillo el tempo.

    Pero el malo soy yo, no te quepa la menor duda.

    Saludos. E.

  2. Espectador permalink
    junio 16, 2011 6:07 am

    Durante la segunda guerra mundial, el ejército americano entrenó a perros para desarrollar acciones de guerra. Los volvieron tan violentos que cuando la guerra acabó tuvieron que sacrificarlos porque eran un peligro incluso para sus propios guías.

    Salvando las debidas distancias, aquí se ha jugado al aprendiz de brujo, riendo las gracias de un movimiento en el que, junto a personas de buena fe, había un porcentaje creciente de antisistemas. Y una vez envalentonados al comprobar que la violación de la Ley sale gratis (como en el País vasco, por cierto, y con la complicidad de los mismos políticos del PSOE), es muy difícil reconducirlos. Coincido con Esporádico en que esto ha sido un ensayo general de Golpe de Estado Preventivo para las próximas Elecciones Generales, que se ha escapado de las manos de sus inspiradores (los mismos que convocaron a cercar las sedes del PP la jornada de reflexión del 13M de 2004, también por SMS).

    Resulta ejemplar que incluso los que más directamente han coqueteado con ellos, como los independentistas en Barcelona o los miembros de Izquierda Unida en Madrid, han empezado a sufrir sus agresiones, cada vez más violentas. Creían que podrían dirigirlos, y mientras el blanco de sus insultos verbales fueron los miembros del PP, en particular Esperanza Aguirre, incluso les hacían gracia. Me recuerdan la película Cabaret, en la que uno de los personajes quita importancia a los nazis diciendo que eran simplemente un medio de contrarrestar a los comunistas y que podrían ser detenidos cuando hiciera falta, y en el peor de los casos estaba el Ejército Alemán, que era una institución profesional y muy respetada, no infiltrada por los nazis. Todos sabemos como acabaron las cosas. Cuando las calles se entregan a bandas violentas, es muy difícil recuperarlas. Ojalá aquí no hayamos superado el punto de no retorno, a partir del cual la Democracia muere.

  3. julio permalink
    junio 16, 2011 7:36 am

    ¡Qué manía con poner lo radical como cosa intrínsecamente mala! Pues, señor, si la situación es radicalmente mala, habrá que adoptar posiciones radicales. La degradación de nuestra clase política ya no puede ser mayor, y eso es un problema radical. Desde luego, sin justificar ni por un momento las acciones violentas, que eso supone salir de málaga para entrar en malagón.

  4. junio 16, 2011 8:16 am

    Julio, estoy de acuerdo contigo, mira por donde. La cuestión, sin embargo no es esa.

    La cuestión es, si descontamos la violencia esta que se ha adueñado de un sentimiento de indignación que muchos, muchísimos compartimos, y si lees muchas de las anotaciones que en este mismo sitio, y en otros que comparten, compartimos, sus ideas, verás que el grado de indignación es muy algo y desde hace mucho tiempo.

    E incluso que muchos querríamos un cambio radical….

    La cuestión, por tanto, no es si hace falta un cambio radical sino saber qué cambio, y cómo conseguirlo.

    El método del 15M sólo podía derivar en esto que estamos viendo.

    Pero ¿serías capaz tú explicarnos hacia donde debería ir ese cambio radical?

    Porque ese es el problema.

  5. julio permalink
    junio 16, 2011 8:31 am

    Amigo Bastiat, yo no sé qué va a ser del 15M. De lo que estoy convencido es de que ya nada volverá a ser como antes. Sobre todo por lo que se refiere a la clase política, que ya no inspira el temor reverencial que pudo inspirar en otra época, de hecho ahora vemos a los políticos como si fueran mostrando su ropa inerior, y ésta llena de rotos y golondrinos. Son grotescos y repugnantes. Ya no es posible el respeto, y mucho menos el afecto.
    ¿Hacia dónde debe ir ese cambio radical? Está claro, sencillamente a suprimir a los políticos, cosa que se puede hacer manteniendo la democracia. ¿Cómo? Sustituyendo estos intermediarios obsoletos y parásitos por la informática: con internet se puede votar directamente. Pensadlo.

  6. junio 16, 2011 11:47 am

    Julio, el problema no es el cómo elegir, sino el para qué. Un poco más allá, el elegir el para qué y quien y como se hace.

    Sustituir a un parlamento sería relativamente fácil. Sustituir el estrado del hemiciclo por un sitio web en el que quienes quieran puedan hablar y proponer… en realidad ya se hace. La cuestión, sin embargo, no es esa. La cuestión es quien está capacitado y autorizado para decidir el hacer el qué. Y Luego está el asunto del cómo.

    No sé si has visto la película Zardoz, en ella hay una sociedad conectada vía radiotelepatía, o algo así, por la que todo el mundo proponía votaciones sobre lo que cada uno entendía como bueno o positivo para la comunidad. No es que yo vaya a decir que el fin de la película fuera el consecuente con esa forma de elección, pero lo que tomo como ejemplo es que necesitaríamos no sólo un sistema omnipresente en nuestras vidas, sino tambien tiempo para prestar atención a las distintas opciones que se nos presenten sobre cada caso y tiempo para tomar ese tipo de decisiones.

    No. lo cierto es que hace falta algo más que un sistema informático, hace falta un orden y una reglamentación.

    Pero sobre todo está la cuestión sobre el qué se puede decidir de esa forma ciberasamblearia y qué no y el cómo se lleva a cabo. Y este último asunto es, al final, el verdadero problema. Si se decide que se va a dar una subvención hace falta una estructura administrativa que tome en consideración quienes si y quienes no. Y los políticos, gustosos a la hora de repartir el dinero de los demás, se están peleando por dar subvenciones, de proponer subvenciones y de generar estructuras que llenar con sus amigos para gestionar esas subvenciones. Y eso hablando sólo de las subvenciones, que si hablamos de lo que muchos proponen, el expropiar bancos y montar empresas públicas para todo…. eso significa el que el caldo de la corrupción esté preparado.

    Como digo, el problema es el Qué y el Cómo.

  7. julio permalink
    junio 16, 2011 11:59 am

    Bastiat, ciertamente, la cosa no es tan sencilla, pero hay que encararla, por una sencilla razón: esto ha llegado a su total expresión de degradación. Creo sinceramente que el modelo está agotado. Esta democracia formal está más agotada de lo que estuvo en su momento el Antiguo Régimen, y hay que jubilarla. Para mi, es simplemente una cuestión de supervivencia.

  8. junio 16, 2011 12:12 pm

    Hace un tiempo escribí un artículo proponiendo un experimento que podría ser interesante para calibrar la viabilidad de “internetizar” la Constitución:

    http://loscirculosdeplomo.wordpress.com/2010/12/13/wikileyes-wikidemocracia/

    Saludos

    • Bastiat permalink
      junio 16, 2011 2:59 pm

      Quien elegiría a los expertos legisladores??

      • junio 17, 2011 9:23 am

        El problema principal a resolver no es quién elige a los expertos; lo que se trata de resolver es que los votantes no tengan opción de modificar lo que esos expertos legislen.

      • junio 17, 2011 9:51 am

        No, ese es el principal problema. Porque ¿quien le dice a los expertos lo que el pueblo necesita?

        De todas formas, el sistema suizo ya tiene inventado todo esto. ¿lo has mirado?

      • junio 20, 2011 9:27 am

        La forma de legislar sería la misma, los mismos expertos designados por los partidos políticos. Pero mientras que con el sistema actual es enormemente farragoso llevar adelante una ley de iniciativa popular –aquí y en Suiza–: formular la propuesta, recoger las firmas en la calle, presentarlas en tiempo y forma, etc. etc., un sistema basado en wikis convenientemente adaptados sería, en mi opinión, mucho más sencillo y participativo.

        Me parece una buena idea el sistema suizo (desde luego, mejor que lo que tenemos ahora). Pero, por encima del método de evaluar la viabilidad de un propuesta popular (número de votos necesarios, etc.), me parece indispensable establecer primero una interfaz de participación mucho más directa que una recogida de firmas.

        Saludos

  9. junio 16, 2011 12:48 pm

    Julio, lo que está agotado no es este modelo de democracia. Es imperfecto porque los humanos somos imperfectos. Y no habrá sistema perfecto. Habrá mejores sistemas. Yo te propondría el sistema suizo como alternativa.

    Pero es que el problema no es el cómo elegir a quienes nos gobiernan. El problema es para qué y cómo llevarlo a cabo.

    ¿Queremos una sociedad libre o una sociedad socialista?

    Ese es al final el mensaje. La cuestión.

    Los socialistas quieren sistemas dónde grupos pequeños, elites políticas puedan imponer a la sociedad su sistema, su visión del mundo. Los liberales queremos que las elites puedan hacer poco porque queremos defender nuestra individualidad y sentirnos protegidos por las instituciones ante las agresiones a nuestra libertad y a nuestras propiedades….

    No se trata del cómo elegir a los políticos, sino qué sistema político queremos. Y lo que ha fracasado… Julio, es el Estado de Bienestar.

    Mas allá de consideraciones políticas, ideológicas, éticas y morales ha fracasado la idea de que se puede vivir a expensas de los demás, que eso es lo que significa pedirle al Estado derechos sociales. Eso ha fracasado por algo tan miserable, dirán algunos, como el que hay que pagar la fiesta. Hay que pagar las facturas. Porque el Estado se ha arruinado y nos ha arruinado a todos.

    Y esa es la disyuntiva. No cómo elegir a quienes, sino el parar qué y el cómo hacer ese qué.

  10. junio 16, 2011 4:12 pm

    Estoy de acuerdo con Bastiat en que el problema no es sólo de modelo, si no de que quienes detentan cargos de poder ya sea político y/o económico son los inmodélicos. Sin ir más lejos hoy hemos conocido una parte de los dineros que la familia Botín tiene despistados por el ancho mundo.
    Muchos analistas señalan que la clase media española está despeñándose, eso incluye a miles de PYMES desaparecidas en combate, que cualquiera puede identificar con los millones de parados que eso ha generado.

    Después del fracaso de la especulación neoliberal y del desastre pseudosocialdemócrata me parece que preocuparse de la izquierda radical es mirar a una hormiga mientras un elefante te aplasta. El problema no es que esa izquierda sea fuerte, que lo será. Si no que toma fuerzas a cada fracaso y despropósito orquestado por los genios de la ingeniería social y la economía creativa.

    La puñetera realidad es que con un poder adquisitivo nulo, la masa poblacional de España no puede sostener a una clase media, que necesita que haya dinero en la calle. La política del crédito fácil, en eso estoy de acuerdo con Huerta de Soto, pero también con Vicenç Navarro, ha resultado ser como la falsa moneda, que de mano en mano va y nadie se queda.

    Que se diga que en el IBEX va a ganar peso el sector el financiero con CaixaBank y Bankia es una señal clara del deterioro de la capacidad económica española.

    Lo que estamos viendo no es la causa de problemas, si no la consecuencia.

  11. junio 16, 2011 4:24 pm

    Adicionalmente añadiré que hace tiempo que se está desmontando eso que llaman estado del bienestar. Porque en realidad éste debe asentarse sobre unas bases económicas sólidas, algo totalmente imposible con la inestabilidad con que nos obsequian los neoliberales desde aquel infusto día en que se abolió la Glass-Steagall Act.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: