Skip to content

Tributarios

septiembre 13, 2011

Lejos quedan los tiempos cuando el Rey, para obtener ingresos de sus súbditos, tenía la obligación de pedírselos en la medida que éstos aceptasen pagarlos. Entonces sí eran contribuyentes. Ahora la inquisición tributaria trata de controlar todos nuestros rendimientos, ganancias y transacciones, para cobrarse su parte. Somos tributarios.

El Estado nos saja hasta la mitad de lo que somos capaces de generar. El impuesto de patrimonio quiere ser como tantos, y cobrar dos o tres veces por lo mismo. Directamente pagamos por muestra renta, indirectamente por nuestras compras en general, y por nuestras compras de productos especialmente gravados. También se nos cobra por determinados servicios, licencias o permisos. El Estado es implacable, nos fiscaliza de la cuna a la sepultura. Gravar el patrimonio es algo así como golpear en las piernas a quien trata de levantarse tras el primer impacto tributario.

Rubalcaba habla de “6 o 7 millones” para distraer al personal, y hacer como si él mismo no fuera de ese selecto grupo de sujetos pasivos de este impuesto. Si finalmente se fija el mínimo exento entorno a los 900.000 euros, Rubalcaba pagaría un porcentaje de esos 100.000 euros largos con los que parece superar dicho límite. Podría haber dicho, “estoy a favor de reinstaurar el impuesto, y fíjese, me saldría a pagar, ja ja ja”. Aunque siempre es más seguro que no le relacionen a uno con eso mismo que se trata de perseguir y penalizar.

La pregunta es: ¿quién pagaba este impuesto cuando el mínimo exento rondaba los 150.000 por vivienda habitual? La respuesta es muy sencilla: primero, quienes tenían a su nombre dicha vivienda (entre otros bienes), segundo, siempre que su valor superase ese mínimo, y tercero, a no ser que sus deudas fueran mayores que la diferencia entre el valor del bien y el mínimo establecido.

El sujeto pasivo de este impuesto es la persona física, no la jurídica, así que dudo que haya muchos millonarios con todo su patrimonio puesto a su nombre, en bancos, fondos y registros. Es posible que quede alguno que esté muy mal asesorado, o que pertenezca a ese grupo de desprendidos ricachones, dispuestos a arrimar el hombro en todo lo que esté en su mano.

En España paga impuestos quien no puede evitarlo, ya lo dice CRB. Siendo el mínimo exento relativamente bajo, los pequeños ahorradores pagarían dos veces por lo mismo: primero una parte de su renta, después una parte de su ahorro. Pero, ¿y si el mínimo exento fuera relativamente alto, en torno al millón de euros? Pues me temo que el impuesto no serviría para cumplir el objetivo propuesto: recaudar mil o dos mil millones de euros.

Quienes antes pagaban, se mantendrían en el grupo de los exonerados, y quienes antes no pagaban, seguirían sin hacerlo. ¿Acaso no fue esa, y no otra, la razón por la que se eliminó este tributo? No cumplía con las expectativas, y además, tenía un fatal efecto colateral: los ricos sacaban fuera sus patrimonios, los ocultaban y distraían.  

Saludos y Libertad!

2 comentarios leave one →
  1. yosoyhayek permalink*
    septiembre 14, 2011 9:14 am

    http://politica.elpais.com/politica/2011/09/13/actualidad/1315943941_144302.html
    Según El País, que no es sospechoso de ser enemigo de Rubalcaba, se fijará el mínimo más próximo al millón de euros que a los 600.000 euros. Esto tiene dos efectos: el primero, reducir la recaudación a poco más de 800 millones, (cuando en 2007 se alcanzaron los 2000 millones) en previsión de que las grandes fortunas de hace 4 años no hayan caído en desgracia o tenido que vender o hipotecar sus bienes, y el segundo, hacernos creer que Rubalcaba (o Rajoy) forman parte de esa “clase media” a la que dicen exonerar y defender. En definitiva, una medida electoralista y nada eficaz.

  2. pravda permalink
    septiembre 14, 2011 11:55 am

    Lo que resulta sorprenderte es que hayamos llegado a tal estado de descomposición moral que el gravar doblemente a los ciudadanos sea bien visto por muchos conciudadanos.
    Hemos dejado que se cree tal macroestado que la salvación de muchos españoles pasa porque nos sangren a los pocos que aún podemos aportar. Todo esto tiene un final más que predecible: la bancarrota con lo que ello conlleva: problemas sociales, robos, inseguridad, emigración y, siendo positivo, me quedo sólo ahí.
    Y esto no tiene pinta de cambiar porque los socialistas que copan TODOS los partidos no creo que estén por la labor de liberalizar y hacer un estado muy chiquitito que permita que los ciudadanos tengan SU dinero en el bolsillo. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: