Skip to content

La trampa de Rubalcaba

octubre 3, 2011
tags: ,

¿Qué será lo próximo? Rubalcaba ataca, vistiendo de azul sus mítines, escondiendo el logo del PSOE, apelando al cambio, y diciendo que quizá nos estemos pasando con el ajuste…

Rubalcaba es ese mismo que, aspirando a suceder a Zapatero, no tuvo la decencia de reemplazarle como presidente del gobierno, a lo Gordon Brown, y tantos otros que, amortizado el líder, dan un paso adelante y aceptan el reto de defender al que ha sido su equipo. Rubalcaba, sin embargo, optó por el escapismo y la demagogia, por la caza de votos y la engañifa. Convertido en candidato, dejó que José Luis, como él le llama, afrontase los últimos días de su mandato con la vista puesta en un retiro dorado (y con traducción simultánea).

Ahora Rubalcaba apela a la cordura y la mesura en lo que a ajuste presupuestario se refiere. Dice que nos hemos pasado “ahorrando”, que sin gasto no vamos a ninguna parte. Para ello, propone subir impuestos, como si con el tabaco y el alcohol fuera a ser suficiente para evitar el descalabro. Parece obvio que no es una alternativa viable, que si llegase a gobernar, o si lo hubiera hecho desde el timón meses atrás cuando el propio ZP se dio por finiquitado, su política habría sido otra. Me parece bien que diga que no es la política que más le gusta, pero no que trate de engañar a los votantes con cuentos imposibles de ese estilo.

Ahorrar significa que de nuestras rentas o ganancias decidimos no consumir hoy una parte, que guardamos o invertimos según nos parezca o resulte más conveniente. El Estado no ahorra, sino que trata de no gastar lo que no tiene. Estamos lejos de vernos en la tesitura de tomar la decisión sobre si ahorrar o no hacerlo.

La izquierda es: tranquilos todos, vamos a amantaros hasta la sepultura con absoluta indiferencia de cómo se esté comportando nuestra economía. Queremos que trabajéis, pero si no tenéis la opción, haremos que otros trabajen por vosotros. Queremos que disfrutéis de una sanidad y una educación de calidad, pero si no podéis pagárosla, haremos que otros la paguen por vosotros. Y todo esto en la confianza de que siempre habrá alguien produciendo, alguien pagando las facturas, aquí, o en el extranjero. Eso es el socialismo. En Cuba ese otro alguien se llamaba URSS. En España se llama Alemania. Pero nada dura eternamente, ni siquiera la vida política de Rubalcaba.

El iluso e ignorante cree que el bienestar de noruegos, daneses o alemanes se debe, fundamentalmente, a la intensidad con sus Estados redistribuyen la riqueza que producen. Esto es falso, ya que sin riqueza no hay qué redistribuir. Primero se es rico, y luego garantista. O a la par, pero nunca un sistema público de protección social ha logrado que se genere la riqueza suficiente para sostener sus expectativas. Lo que sucede en España es que las expectativas son todas, y la riqueza no tanta. Algo así sucedió en los albores del intervencionismo monetario tal y como hoy lo conocemos. Se veía que en los países ricos había tipos de interés bajos. Pero en vez de respetar la cadena causal descrita, se invirtió colocando los efectos ante las causas: el socialismo cree firmemente en que tipos de interés bajos nos hacen más ricos. Rubalcaba habla de ahorro, considerándolo demasiado, pero no admite que en España no ahorramos lo suficiente y nuestra deuda, pública y privada, se alimenta casi por completo del ahorro extranjero.

Cuando Montoro o Rajoy admiten que los españoles tendremos el Estado de Bienestar que podamos permitirnos, no están combatiendo el modelo, sino solo resignándose a que éste se ajuste a nuestra propia capacidad para soportarlo. Se acabó la época del quiero y no puedo. Eso lo sabe hasta Rubalcaba, que de tonto no tiene un pelo, y es por eso que ante la certeza, confía en seducir a cuantos más incautos mejor. Pero ojo, que no es igual mentir a secas, que mentir a la desesperada.

Saludos y Libertad!

3 comentarios leave one →
  1. María Pilar Tortosa del Carpio permalink
    octubre 3, 2011 3:35 pm

    Lo del azul me parece rídiculo. Veremos que es lo siguiente, capaces de todo por arañar votos.
    Lo próximo vestirse de lagarterana, majo o hippy

  2. rtwng permalink
    octubre 3, 2011 3:42 pm

    Rubalcaba es un caso de estudio, ha conseguido ser simultaneamente el gobierno, la oposicion y la oposicion a la oposicion, en realidad podria presentarse el solo a las elecciones montando diferentes partidos y siendo cabeza de lista en todos ellos.

  3. JFM permalink
    octubre 4, 2011 7:07 am

    Pues lo siguiente sera llevar una camisa que haga juego con ese fondo azul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: