Skip to content

Las exclusivas de “Salvados”

abril 23, 2012

Con el siguiente titular, Jordi Évole acude a la región (Navarra), donde el Arzobispado revende bienes que registra a su nombre con una ley del franquismo, Público se hace eco del reportaje emitido ayer domingo por La Sexta sobre los negocios inmobiliarios de la Iglesia Católica.

El cóctel Iglesia + pelotazo inmobiliario + ley franquista, es demasiado tentador como para no utilizarlo como acicate anticlerical. Vaya por delante mi total indiferencia ante las prácticas de la Iglesia, o cualquier otra corporación, realizadas al amparo de la Ley Hipotecaria. Lo único cierto aquí es que las pocas anécdotas que el reportaje trataba de convertir en notición, pierden totalmente su aparente “gravedad” cuando se conoce mínimamente los procedimientos previstos para resolver la falta de concordancia entre la realidad jurídica y el registro de la propiedad. Sobre este tema se puede debatir muchísimo, sobre todo acerca de la ineficiencia de los límites y garantías que impiden llevar al registro situaciones irregulares, mayores cabidas u ocupaciones que pueden ser ilícitas. Pero si existe una cuestión pacífica, al menos en la forma, es el mecanismo que permite a determinadas personas jurídicas registrar de nuevas fincas para las que logren probar su dominio sobre las mismas. Dice el artículo 206 de la Ley Hipotecaria:

“El Estado, la provincia, el municipio y las Corporaciones de derecho público o servicios organizados que forman parte de la estructura política de aquél y las de la Iglesia Católica, cuando carezcan del título escrito de dominio, podrán inscribir el de los bienes inmuebles que les pertenezcan mediante la oportuna certificación librada por el funcionario a: cuyo cargo esté la administración de los mismos en la que se expresará el título de adquisición o el modo en que fueron adquiridos.


Que la Iglesia disfrute de la facultad de inmatricular las fincas que considere suyas, cuando estas no consten inscritas en el registro, no es un privilegio inaudito. El Estado, los municipios y demás corporaciones de Derecho público, tienen acceso al mismo mecanismo de reconocimiento registral. Que una de estas entidades se adelante, certifique su dominio de forma verosímil, y logre inscribir la finca en cuestión, no debería suscitar las críticas vertidas en el comentado reportaje. No se trata de un privilegio, sino de una equiparación entre la realidad histórica y jurídica de municipios e Iglesia en lo que al ejercicio de sus derechos de propiedad se refiere. Que en determinado término exista duda sobre la adquisición de un bien, o el título por el que se disfrute, no implica que el procedimiento de la Ley Hipotecaria este concebido para favorecer a los derechos de la Iglesia. Uno de los casos que presentaba Évole era el de un alcalde empeñado en que su ayutamiento tenía derecho, no se sabe en base a qué título, a apropiarse de la Iglesia y la casa parroquial del municipio. La justificación es que en cualquier caso, eran “del pueblo”, y no de “los obispos”. ¿Y por qué no de los feligreses, de ayer, de hoy, del mañana…? Con argumentos de tanto peso jurídico y probatorio, no me extraña que la Iglesia haya logrado inmatricular (inscribir una finca que previamente no figuraba en el registro de la propiedad) tanto lugares de culto como espacios asimilables.

Por cierto, el adjetivo de “franquista” referido a una ley, aparte de no suponer necesariamente un factor deslegitimador de su contenido, puede resultar peligroso en manos de un estatista. El franquismo produjo leyes aún vigentes, que con más o menos reformas, regulan ámbitos tan sensibles como la expropiación forzosa, la propiedad horizontal, o la hipotecaria aquí comentada.

Saludos y Libertad!

3 comentarios leave one →
  1. georgeorwell67 permalink
    abril 23, 2012 6:38 pm

    Si la gente supiera la de Leyes “franquistas” que regulan ciertas cosas cotidianas, a algunos les daría erisipela🙂 No veo esas cosas, más que nada por higiene mental, pero me hago una idea leyendo su magnífica entrada.

    Saludos

  2. Gedeón McHale permalink
    abril 24, 2012 7:15 pm

    Esto es un gran artículo, sí señor.

  3. junio 14, 2012 9:14 am

    Tras leer el artículo y ver el video, he escrito en mi blog sobre ello, por si os interesa mi opinion acerca de las Inmatriculaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: