Saltar al contenido

15m. Horizonte, Grecia

mayo 7, 2012

En el mismo diario que cayó rendido ante el esnobismo de Joaquín Torres, a quien en poco más de dos meses ha entrevistado y posteriormente reparado ante una presunta manipulación de sus palabras, calientan motores para el aniversario del movimiento 15m. La banalización de la política y la estética proceden del gusto relativista y contracultural que son tan comunes en el ánimo progre. No es raro que El País combine a la perfección el lujo desmesurado (en líneas sobrias y afiladas) con el despertar de esta juventud ilusa e idiotizada que algunos llaman “la generación perdida”.

Los partidos de extrema izquierda miran a Grecia emocionados porque lo que allí sucede es, sin duda, lo que quieren para España. Gritando “lo llaman democracia y no lo es”, aplauden al mismo tiempo el ascenso de partidos que, como ellos, radicalizan el arco parlamentario redundando en la ingobernabilidad y falta de seriedad de una nación que necesita exactamente lo contrario. No es tanto el desmoronamiento de los partidos moderados de izquierda y derecha, como la parálisis política que ello comporta, el motivo que provoca el júbilo de los simpatizantes del 15m y aledaños.

Pero hay algo más. Un efecto colateral que de alguna forma la extrema izquierda pretende por encima de todas las cosas: el crecimiento de los partidos ultra nacionalistas tildados de extrema derecha. Son su antagonista perfecto, y su desaparición en gran medida supuso un serio varapalo a las aspiraciones políticas de comunistas y anarquistas, que se vieron solos en el campo de la revolución social. En España, por suerte, ni siquiera IU es tan ultra como algunos quisieran. Pero para eso está el 15m, que pisa fuerte capitalizando la experiencia y la organización de todos esos partidillos y grupetes de extremistas, que creen poder convencer a una población entre indignada, idiotizada y pedigüeña, dispuesta a dar la espalda al sistema político y sus representantes actuales.

Lo cierto es que no fue tanto su impacto como algunos temían. Posiblemente haya sido UPyD el gran beneficiario del desencanto con los grandes partidos. Podemos sentir cierto alivio, dado que en España se ha optado por una vía radical, pero democrática y con licencias liberales. No obstante, la izquierda extrema nunca ceja en su intento por subvertir la paz social y conquistar el poder desde el caos y el desconcierto. A la par, los progres alimentan a la bestia dormida pretendiendo con ello seducirla y traerla así a su inconsistente posición.

Hollande se ha convertido con su victoria en el Rubalcaba que algunos soñaron. Un opositor a las políticas de austeridad y disciplina que exige la unidad monetaria para salir de esta crisis sin repetir los errores que nos condujeron a ella. Quizá sueñe El País o el PSOE con contagiar a los indignados con el posibilismo que ya Zapatero supo convertir en la victoria a duras penas de 2008. Para lograrlo necesita que esta legislatura se convierta en un calvario para el PP. Desde fuera, revisando los objetivos de déficit y dejando que el BCE estimule la economía a costa de envilecer el euro. Desde dentro, haciendo oposición territorial desde Andalucía, que se ha convertido en la Cuba del estrecho, con misiles desplegados y apuntando a la Moncloa.

Pero los indignados van por otros lares y no se dejarán seducir. En el País Vasco casan más con Bildu que con el PSE, y en Cataluña se entienden mejor con la guerrilla urbana que con ERC o el PSC.

La banalidad de El País, su apuesta por envolver el radicalismo de buenas intenciones, combinándolo con las dosis exactas de lujo y pedantería, es otra de las señas de identidad de España, que a pesar de los pesares, permanece en una línea de responsabilidad y moderación que otros quisieran.

Saludos y Libertad!

About these ads
2 comentarios leave one →
  1. Pablo el herrero Enlace permanente
    mayo 8, 2012 8:35 am

    Magnífica entrada yosoyhayek de descripción de cómo está ganando la guerra ideológica el fasciosocialismo europeo y…. de denuncia del totalitario Pravda español (El País).

    Saludos .

    Pablo el herrero

  2. Relaciones Internacionales // Foreign Affairs Enlace permanente
    mayo 17, 2012 9:10 pm

    Podría suscribir el post, pero discrepo en la idea de que la extrema izquierda busque el ascenso de la extrema derecha. Esto no puede ser, comparten público objetivo.
    un saludo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 280 seguidores

%d personas les gusta esto: