Skip to content

Este país

febrero 5, 2013

Los políticos son un reflejo de lo que hay en la calle. Esto no les exculpa por los ilícitos que puedan cometer, pero sí nos sirve al resto como espejo en el que mirarnos y apreciar nuestras propias miserias.

Vivimos en un país donde la sanción, aún a sabiendas de haber cometido los hechos que la conllevan, trata de eludirse por todos los medios a nuestra alcance, incluida la mentira más descarada. Un país donde no ponemos el papelito del parquímetro con la esperanza de que no pase el agente, arriesgándonos incluso a abonar el recargo unido al pago inmediato. Un país donde el límite de velocidad existe en la medida que puedan pillarnos. Un país donde un programa de tertulia política vende anti radares de tráfico, que por otra parte, son tan legales como la multa por correr demasiado.

Vivimos en un país donde muchos profesionales acuerdan con sus clientes pagos, una parte con, y otra parte sin… Un país donde la gente se separa legalmente para que sus hijos ganen puntos y vayan a un determinado colegio. Vivimos en un país en el que hasta el más progre, factura por sociedades lo que procede de su trabajo personal. Donde quien puede hace bricolaje, cuando no ingeniería, con su declaración de la renta. Donde la escritura de compraventa de una vivienda de segunda mano, rara vez se firma por el precio real.

En España la gente se cuela en el metro, y se piden subvenciones de todo tipo a pesar de no necesitarse. En este país muchos profesionales constituyen sociedades mercantiles para eludir a sus acreedores. Ponen bienes a su nombre de su mujer y sus hijos, o crean sociedades civiles, para defraudar a clientes y proveedores. Vivimos en un país donde muchos empresarios abusan de sus trabajadores. Donde muchos trabajadores abusan de sus empleadores. Un país donde los sindicatos no persiguen el absentismo laboral. Un país donde todo el mundo sueña con ser funcionario porque creen que sólo así ganarán mucho por hacer más bien poco. Vivimos en un país donde la gente no llega a tiempo a sus citas, no paga o cumple en fecha sus compromisos, y la administración se retrasa meses, incluso años en hacer frente a las deudas contraídas con sus proveedores.

En España, cuando la cosa iba bien, se cobraba más de la cuenta por todo. Se cobraba por no hacer bien las cosas. Se construían imperios sobre la mentira y la desfachatez. Y cuando llegó la crisis, muchos de esos malos profesionales, que basaban su éxito en el engaño y la manipulación, desesperados por ver cómo la mayoría de sus clientes huían o quebraban, han pretendido mantener el mismo nivel de ingresos a costa de los pocos que le quedaban.

Esta es la España donde los Bárcenas, los Urdangarines, los Correas, los Pujol y los políticos que pululan por todas partes, se relacionan, participan en grandes tramas, o se pierden por cuatro trajes y un saco de confeti, se han forrado haciendo lo que muchos, muchísimos de sus conciudadanos han hecho, o habrían hecho si hubieran podido. Vender humo, facturar informes de una cara, copiados de internet, cobrar a 3.000,00 euros artículos de opinión que nadie leerá, sentarse a dirigir y aconsejar entidades o empresas para las que no se tiene ni talento ni formación.

Como sucede con los perros, que son como sus dueños, tenemos los políticos que nos merecemos. Y la corrupción y corruptelas que tanto nos indignan, no son sino un ejemplo hipertrofiado de lo que sucede en el día a día de muchos ciudadanos, que cada uno a su nivel, con más o con menos, reproducen esa misma picaresca y tendencia a la engañifa que son la seña de identidad de este país que llamamos España.

Saludos y Libertad!

6 comentarios leave one →
  1. ATR permalink
    febrero 6, 2013 9:44 am

    Has conseguido una estupenda radiografía de España, pero te has olvidado de que no todos los españoles son así, de que no todos los españoles juegan sucio, de que no todos los españoles están satisfechos con esa España…lo duro, lo difícil, es precisamente derribar ese espeso muro que la costumbre muy ha plantado, o implantado, aquí. Por este motivo urge luchar con fuerza contra la corrupción, a grande o a pequeña escala. Y al margen de utilizaciones partidistas o interesadas: simplemente como medio necesario, muy necesario, para empezar a tener un país más honesto.
    Sé también que achacas la corrupción al vicio inherente a lo que tú llamas Estado del Bienestar, pero permíteme que te diga que ello no es excusa: hay muchos países (mira a tu alrededor) en los que semejante nivel de corrupción y fraude no suceden.

    • febrero 6, 2013 9:51 am

      Pero aquí sí sucede. Y tú eliminas uno de los factores en tu juicio sobre la cuestión. Todo influye. Un Estado enorme provoca oportunidades de ganancia ilícita que un Estado comedido no. Luego podemos hablar de mejorar la acción de la justicia, la trasparencia de la contratación pública, de la financiación de los partidos, etc. Todo eso está en mi esquema. El tuyo, sinceramente, lo ignoro. Sin un buen diagnóstico, me temo que no hallarás solución.
      Dices que hay españoles decentes. Por supuesto. Pero en grado. La regeneración tiene que ser completa.

  2. Modusporculandi permalink
    febrero 6, 2013 12:27 pm

    Lo unico que se,es que este pueblo cumple toda norma incluso si choca con la anterior sin demasiados aspavientos(el caso de la prohibicion de fumar en locales),aun habiento tenido que remodelar para cumplir la primera norma.Dejemonos de tonterias y de que nos merecemos lo que tenemos.Por mi parte,cumplo con mi deber de abstencion.Jamas votaria a una casta cuyas acciones hemos visto todos estos ultimos 35 años con claridad,ahora hay una crisis gigantesca y todos los males que arrastramos desde el principio golpean con mas claridad,pero nunca me engañe,los males,como el dinosaurio del cuento estaban siempre ahi.

  3. Andreas permalink
    febrero 8, 2013 4:57 pm

    no me gustó, parece una alegoría a la tributación, multas administrativas y control estatal sobre la economía de las personas. Si todos pagaran los impuestos que deben de acuerdo la legalidad vigente, este país estaría en una miseria más absoluta (si cabe). España es un infierno social-fiscalista y estatista, del artículo se deduce que ni sólo está bien, si no que debemos dejarnos someternos a ello para que el país vaya mejor. Con este liberalismo prefiero a Kim Jong Il. Doy de baja mi suscripción.

    • febrero 8, 2013 5:47 pm

      No me has entendido o me he explicado fatal. Hablaba de la doble moral de algunos. No juzgaba como bueno el sistema. Sino que trataba de abochornar a todos esos “cumplidores” que dicen serlo por convicción pero que cuando pueden, se saltan las normas.

  4. vicente arrabal permalink
    febrero 22, 2013 9:20 pm

    El trasfondo de la corrupcion esta intimamente,ligado a la educacion que hemos recibido,y tambien que estamos dirigieno a nuestros hijos,es necesario que las generaciones actuales y las que vengan,crean y trabajen desde la cultura de la honestidad,desde el sentido de que un niño sabe que un papel va a la papelera y un adulto que una colilla a un cenicero,cada cosa en su sitio,
    Ese afan por darnos un sentido de pais responsable y serenamente ordenado,no nos hara mas aburridos,pero si mas respetados y respetables ante los ojos de los que nos rodean y tambien que la impunidad ante el delito o la deslealtad siempre sera intolerada por todos,de manera automatica y nunca quedara impune,quiero sentirme asi siempre cuendo salga ala calle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: